Fiebre por almacenar

Cada vez más las empresas y gobiernos necesitan almacenar información que deben tener disponible y
Juan Antonio Oseguera

Hitachi Data Systems (HDS) no es una firma tradicional japonesa. Los corporativos nipones no son agresivos, no se refieren a la competencia y nunca hablan mal de los contrincantes de mercado. Pero HDS es diferente. Llegaron a varias dependencias mexicanas de gobierno y han desplazaron a sus competidores.

- HDS está vendiendo, como pan caliente, dispositivos de almacenamiento. Especies de refrigeradores que guardan la información de las empresas y los gobiernos. Estos armatostes archivan grandes volúmenes de datos, por ejemplo, la base de datos de los contribuyentes de un país o todas las transacciones de los últimos siete años de una corporación.

- HDS está moviendo los datos, particularmente en México. Durante años, EMC sentó sus reales en diversas dependencias: Petróleos Mexicanos (Pemex), la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes –particularmente Caminos y Puentes Federales (Capufe) –, por mencionar algunas.

- ¿Y por qué el cambio? HDS, filial de Hitachi Limited –que aglutina a más de 920 empresas–, presentó en septiembre de 2004 una tecnología que ahorra dinero, maneja tecnologías existentes y es fácil de manejar. Los analistas del mercado, como IDC, nominaron a HDS y su flamante tecnología como: cómputo insubordinado.

- Se trata de un dispositivo al cual se le pueden agregar casi cualquier cantidad de discos duros. Lo mejor es que no importa de qué marca. La plataforma universal de almacenamiento (USP, por sus siglas en inglés) es la apuesta de Hitachi. Con ella quieren convencer al mercado de que su tecnología es mejor que la de los demás.

-  Según datos de IDC Latinoamérica, el valor de este mercado llegó a 770 millones de dólares en 2004, siendo México el segundo país en importancia con 150 millones. Le antecede Brasil con 253 millones de dólares.

- El almacenamiento no está de moda. Es una necesidad de las corporaciones y gobiernos.

- Los motivos de almacenar
Al igual que las dependencias gubernamentales, los usuarios  se están convirtiendo en acaparadores digitales en una escala colosal, saturando sus archivos de datos y guardándolos por largo tiempo. Entre otras razones es por la consolidación de datos, por la regulación de los gobiernos, por la continuidad de los negocios y por la disponibilidad de la información.

- Eso está dando origen a una bonanza en una industria con un valor estimado de 23,000 millones de dólares, y que durante muchos años fue tierra de nadie en el sector de la computación.

- Los analistas coinciden que, en términos generales, la capacidad de almacenamiento de datos en el mundo corporativo se expande 60% cada año. Destaca el acelerado crecimiento de HDS, que en 2004 reportó un sorprendente 18% y para este año esperan rasguñar 9%. Los ingresos de los dos gigantes de la computación, IBM y HP, crecieron apenas 6%.

- Si bien siguen siendo insignificantes en el boyante mundo de la tecnología de la información, las ventas de almacenamiento de datos crecieron 9.9% en el segundo trimestre del año, para llegar a 5,600 millones de dólares, de acuerdo con la compañía de investigación de mercados IDC. Eso fue mayor que el crecimiento de 5.6% en las ventas de servidores, los caballos de batalla de las oficinas que manejan las cifras y corren los programas, como los sistemas de nómina o sitios en internet. El auge está impulsando una oleada de contratos con las empresas de almacenaje, aun cuando los precios de esos equipos caen con rapidez.

- Guardar todo y más
En esta era digital, el apetito global por la información archivada está creciendo: desde los escáneres para cuerpo entero en los hospitales a las enormes bases de datos de las cadenas de tiendas, e incluso los interminables ángulos de cámara de un solo juego de beisbol.

- Una vez que se guarda, es posible almacenar la información por tiempo indefinido, en caso de que pudiera tener algún valor a futuro.

- “El almacenaje está apenas en el comienzo de una explosión de acontecimientos que lo inundará todo”, dice Chris Stakutis, ingeniero de IBM y coautor del libro Inescapable Data. La difusión de las conexiones a internet de alta velocidad ha permitido aumentar el tamaño de los correos electrónicos, que con frecuencia tienen tamaños enormes por las imágenes, video y hojas de cálculo que traen anexas. Al mismo tiempo, las disposiciones gubernamentales han obligado a las empresas a retener más correos y documentos electrónicos. También alimentan la demanda los avances científicos en áreas como la genética, meteorología, geología y otros campos en los que es necesario enviar y almacenar vastas cantidades de datos.

- Los depósitos de todos estos datos digitales están en máquinas de gran potencia, fabricadas por EMC, Hitachi, IBM y HP. El bache de la tecnología de los años 2001-2002 afectó más las ventas de estos equipos que las demás variedades en la industria de cómputo. Las empresas puntocom eran los clientes de estos equipos y tenían necesidad de grandes capacidades de almacenamiento. Pero últimamente se ha revertido esta tendencia.

- Muchas compañías comenzaron a almacenar datos no sólo por conservar sus registros, sino más bien para explotarlos como una ventaja competitiva.

- Los proveedores de almacenamiento han permanecido en la vanguardia de la curva agregando características especiales. En muchas dependencias se necesita presentar videos como evidencia ante actos de corrupción, lo que significa que se debe superar cualquier duda de manipulación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Las firmas especializadas en almacenamiento digital desarrollan máquinas capaces de calcular una huella digital electrónica de cada fragmento de video que se almacene. Si dicho video es modificado más adelante, mostrará una huella electrónica diferente, lo que facilitaría la detección de manipulaciones y permitiría autenticar los videos genuinos ante los tribunales.

- Proteger y almacenar la información parece ser todavía una tarea pendiente en las firmas mexicanas, sobre todo en las pequeñas y medianas. Para algunos, la falta de políticas de almacenamiento en las compañías responde a la ausencia de cultura respecto a la importancia de respaldar los datos. Otros ven una excesiva confianza en que la pérdida de información no los afectará.

Ahora ve
Al registrarse como precandidato, AMLO reitera que explora posible amnistía
No te pierdas
×