Frente unido

Arranca programa contra vendedores de autopartes robadas.
Stephen Downer

En los primeros dos meses de 2002, a la Distribuidora de Autoindustrias (DAI) le robaron cinco camiones y un remolque con mercancía por $1 millón de dólares. Esto, y un intento de asesinato por parte del crimen organizado de autopartes, hizo que Salvador Elías, director del organismo, se decidiera a declarar la guerra a la mafia, junto con Sabino García (a quien secuestraron una hija), vicepresidente de la Asociación Nacional de Representantes, Importadores y Distribuidores de Refacciones y Accesorios para Automóviles (ARIDRA).

-

Ambos encontraron la oportunidad con la campaña del gobierno capitalino que busca desalentar la compra de piezas robadas de automóviles, mediante una serie de descuentos de hasta 100% en el pago de derechos.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Junto con la Asociación Nacional de Distribuidores de Llantas y Plantas Renovadoras (Andellac) y el Instituto del Taxi, ARIDRA es una de las patrocinadoras del programa Taxi brodis. Para hacer válidos los descuentos, los taxistas deben comprar refacciones y llantas en negocios autorizados.

“La forma en que me atacaron me dio rabia –afirma Elías. Pero por alguna razón se me perdonó la vida. Con esta campaña haremos algo positivo en contra del crimen”, dice el también presidente de ARIDRA.

Esta asociación calcula que 40% de las autopartes adquiridas por los 104,000 taxistas capitalinos, quienes gastan un promedio de $500 dólares anuales en refacciones, son robadas y conseguidas en colonias como la Buenos Aires.
Ahora ve
Así fue como O.J. Simpson obtuvo la libertad condicional
No te pierdas
×