Grietas en la construcción

Aún en tiempos violentos, las constructoras gigantes y grandes no han carecido de tablas de salvaci
Zacarías Ramírez Tamayo

No obstante estar en el centro de la crisis, Roberto Aguilar Bautista, contador de Construcciones y Edificaciones Aka, no pierde la tranquilidad al hablar. "Estamos esperando a que el gobierno tome las decisiones adecuadas, para generar empleo mejor remunerado", dice sin alterarse en un despacho desde el que la desolación es patente: con el drástico recorte de personal, de 120 a 45 empleados, quedó vacía una parte del piso que ocupa la empresa en la capitalina colonia Del Valle.

-

Si el gobierno no toma esas decisiones, dice Aguilar, Aka no podrá soportar el último trimestre, y el riesgo de irse con el año de la crisis será más que una posibilidad.

-

Al igual que otras empresas de nivel pequeño y medio, Construcciones y Edificaciones Aka -una de las poquísimas firmas de estas dimensiones que desea hablar en estos momentos- está a la caza de cualquier proyecto que pueda surgir de las oficinas planeadoras del gobierno, que si bien no es lo que se llama "un buen cliente", ha sido el más importante y del que depende la meta que gran parte de estas compañías tiene para este año: la sobrevivencia.

-

Los planes de diversificación de servicios con los que Aka esperaba 1995 se esfumaron en diciembre, así como cualquier posibilidad de obtener utilidades, que a decir Aguilar –de acuerdo con el saldo llevado hasta ahora- se reinvertirá en 120% respecto de 1994. A mediados de 1995, Aka pelea como muchas otras pequeñas y medianas empresas los proyectos de mantenimiento de parques, calles y jardines.

-

El problema, explica, surgió del hecho de que esta vez al ciclo tradicional de su austeridad presupuestal producido por el revelo sexenal, se sumó la contracción de la actividad económica decretada por la administración gubernamental como fórmula para enfrentar la situación de la economía, y con la cual los constructores están en abierto desacuerdo, pues se sienten próximo al cadalso.

-

¿Cómo reactivar el sector? En la primera semana de segundo semestre del año, unos días después de que el presidente Ernesto Zedillo diera a conocer su Programa Especial de Vivienda 1995, los constructores, ingenieros y arquitectos, organizados bajo el lema "Ciudad de México, Siglo XXI", se reunieron con la prensa para hacer pública su alianza y plantear así sus propuestas, "muy positivamente", de reactivación del sector, uno de los que en primera instancia resienten la llegada de las recesiones y del que dependen unas tres docenas de ramas industriales.

-

El pasado mes de marzo, la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CNIC) tenía registradas 16,204 empresas, 37.5% de las cuales se reportaron paradas, resultando las más afectadas las micro –categoría surgida apenas este año y segunda en importancia por valor de producción y empleo de mano de obra- y las pequeñas.

-

Una de estas últimas es Recimentaciones y Pilotajes, S.A. (RIPSA), empresa dedicada a la cimentación mecanizada, obra que tiene sentido en donde las construcciones pierden piso por las características del suelo, como es el de la ciudad de México. En mayo, cuenta a EXPANSIÓN su propietario, José Marcos Aguilar Moreno, fueron liquidados 35 empleados y desde entonces la pequeña RIPSA está en espera de mejores tiempos.

-

Aguilar Moreno, con más de 30 años de actividad en la construcción, no se explica qué criterios se aplican cuando, aún tratándose de proyectos recomendados por el propio gobierno, pueden no ser consideradas por las instancias que deciden en las licitaciones a quien se adjudican las obras públicas. Hace tres años propuso la construcción de una planta precicladora de basura que al separar, compactar y vender los desechos a las recicladoras, no sólo sería fuente de empleo, de ahorro de materiales y una aportación ecológica, sino que a la vez hubiese terminado con el control gremial de los pepenadores.

-

Fue ignorado. Lamenta que, teniendo investigadores de talla internacional, el desarrollo tecnológico propio sea mínimo debido a que las autoridades soslayan sus inventos. Es por eso que en breve, asegura, propondrá a la Cámara de Diputados una propuesta que él, ex diputado panista por Naucalpan en los años 80, apoya para que la Ley de Obras Públicas impida a esas autoridades, municipales, delegacionales o del nivel que sea, llevar a licitación proyectos que introduzcan patentes de mexicanos que se traduzcan en mejoras tecnológicas indiscutibles.

-

Los participantes de "Ciudad de México, Siglo XXI" aceptaron, sin más detalles, que la ley tiene "huecos y defectos", a los que atribuyen el que algunas adjudicaciones de obra pública las reciban concursantes que "no son los más adecuados". También ahí se dijo que se han realizado reuniones con legisladores para promover cambios. Aunque quedó claro que, antes de eso, deberán lograr un acuerdo interno, pues el ingeniero Jorge Cabezut Boo, responsable del sector metropolitano de la CNIC, llamó "adecuado" al sistema de licitación existente.

-

Mientras tanto, Aguilar Moreno ya está dando pasos en un sentido que, hasta 1994, era una tendencia en lento cocimiento y que ahora es una emergencia: la diversificación. Basta ver la cantidad de nuevos trailers importados que están llegando y contrastarlos con las malas carreteras que se tienen en el país, explica, para prever que dentro de un tiempo esos grandes vehículos comenzarán a tener problemas; "nosotros vamos a repararlos", anticipa, y para ello ya construyó una gran nave que está en espera del equipo.

-

Diversificación: un hito. La diversificación se está convirtiendo en un hito. El ingeniero Fernando Acosta Martínez, presidente de la CNIC, habla de ella como el punto de despegue para aprovechar Ios buenos indicios para el sector constructor que muestra la economía mexicana", en referencia al anuncio de nuevos programas de liquidación de deuda y financiamiento con la intervención del gobierno federal.

-

Pero para empresas como Aka, que en lugar de indicios esperan nuevos proyectos, significa internarse definitivamente en el campo del mantenimiento y la remodelación, las únicas alternativas que un mercado en contracción le está dejando.

-

El énfasis ha sido puesto, por otro lado, en la obra pública (de la cual la zona metropolitana capta 20% de la inversión nacional), como son las plantas de tratamiento de agua, más que en lo relativo a la vivienda, actividad número uno en el rubro de edificación, que en 1994 consumió N$17 millones de nuevos pesos.

-

La razón escueta es que, como se pregunta Aguilar Bautista, ¿qué caso tiene construir vivienda si la gente lo que menos tiene es dinero para comprarla? La explicación complicada es que, a medida que el espacio para levantar vivienda en la zona metropolitana se reduce, la construcción se vuelve ecológica y políticamente polémica; la redensificación del centro histórico, construir sobre lo que se está cayendo y aprovechar que los servicios ya están ahí, tendrá que pasar por muchas discusiones históricas y legales, reconoce el arquitecto Felipe de Jesús Gutiérrez, del Colegio de Arquitectos.

-

Es casi seguro que la vivienda de interés social (hasta ahora, con valor promedio de N$60,000 nuevos pesos), fuente de actividad para el segmento medio de las constructoras, elevará sus precios, entre otras cosas para compensar el alza en los materiales. Finalmente, la autoconstrucción, que capta 45% de la actividad constructora total y que tradicionalmente mantiene sus niveles de absorción aún en tiempos de crisis, podría ampliar su participación a áreas del sector formal.

-

¿Cómo se construye la confianza? El optimismo, que empresarios y profesionales de la construcción quieren inyectar al momento que vive el sector, recomienda no mirar atrás. Pero el hecho es que tampoco hay mucho que ver hacia adelante. En el informe de la CNIC correspondiente a febrero se establece que las expectativas de la industria estarán determinadas por las tasas de interés (56% en julio) y por los precios de materiales (con aumentos de entre 20 y 40%) e insumos.

-

Según datos del boletín Tendencias Económicas y Financieras, el PIB de la industria de la construcción sufrió una caída de 7.3% y perdió 53,000 plazas de trabajo durante el primer trimestre de este 1995.

-

Aguilar Bautista señala que Aka trabaja a 60% de su capacidad, pero todos, agrega, comparten "el mismo lamento". Tiene razón: se calcula que están paralizadas 50% de las empresas afiliadas a la cámara, 10% ha cerrado y el restante 40% pasa por momentos difíciles. El valor de la producción del primer trimestre (N$8,361.8 millones de nuevos pesos) es el más bajo en los últimos tres años. Según datos del INEGI, el grado de utilización de la capacidad instalada de las empresas constructoras de todos tamaños promedió 46.1% en el periodo enero-marzo de este año.

-

Y aunque los dirigentes señalan hacia adelante, las cifras lo hacen hacia atrás. El propio presidente de la CNIC ha dicho que en los dos últimos años han cerrado casi 200 empresas y que la obra pública lleva seis años contrayéndose. De acuerdo con sus datos, 1994 aparece como un año revelador: 300,000 empleos perdidos, actividad a 50% de la capacidad, postergación de megaproyectos en la ciudad de México, decremento de las empresas grandes, medianas y pequeñas en el mercado, concentración de la actividad en las empresas gigantes (entre 57 y 61% del mercado), rompimiento de la tendencia ascendente de ocupación de personal administrativo más difícilmente reubicable que los obreros-, al perderse casi 25,000 plazas, etcétera.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Lo cierto es que el propio presidente Ernesto Zedillo aseguró que la industria de la construcción se convertirá en la punta de lanza de un plan de emergencia, debido principalmente al arrastre que tiene sobre el resto de la economía, ya utiliza insumos provenientes de al menos 47 ramas industriales y posee un efecto multiplicador de la inversión, además de que es intensiva en mano de obra, contribuye a resolver la demanda de viviendas e infraestructura de transporte (carreteras, puertos, vías férreas, aeropuertos) mucho más eficiente que la actual. ¿Serán buenas noticias para los micro y pequeñas constructoras?

Ahora ve
Policía abate a Younes Abayuyaaqoub, autor de atentado en Barcelona
No te pierdas
×