Guía de supervivencia para una entrevis

¿Te gustaría saber qué respuesta exacta darle a un entrevistador para que te contrate ya? Un recl
Roberto Debayle*

La entrevista de trabajo es quizá el paso más importante del proceso laboral y el elemento decisivo en cualquier contratación. Sin embargo, rara vez le dedicamos el tiempo de preparación que requiere y nos limitamos simplemente a presentarnos cruzando los dedos y deseando que corramos con suerte.

-

¿Sabía que de cada 100 entrevistados apenas 10 candidatos son invitados a una segunda ronda y de éstos sólo tres son contratados?

-

La situación no sólo responde a una crisis en el mercado laboral sino que pone sobre la mesa un grave problema: muchos profesionistas no están preparados para venderse en una entrevista de trabajo.

-

La mayoría de los reclutadores coincide en que los candidatos no son capaces de convencerlos, con sus respuestas, de que son la persona ideal para ocupar el puesto.

-

Esto se debe a diferentes razones: los nervios, la falta de conocimiento de ellos mismos (saber realmente cuáles son sus debilidades y fortalezas), o la falta de una agenda sobre la información que quieren comunicar.

-

Otro grave error es que el candidato utilice un solo estilo de entrevista con todas las personas involucradas en el proceso de reclutamiento, selección y contratación. Lo mejor es ser dúctil.

-

Ante cada entrevistador (ya sea el representante de Recursos Humanos, el gerente contratante o el director general) el mejor secreto es variar el estilo de diálogo amoldándolo a lo que cada uno de ellos busca.

-

LAS PREGUNTAS NEGATIVAS
Pero más allá de los nervios o la falta de preparación, uno de los momentos más complicados de una entrevista laboral es cuando el reclutador comienza con su rosario de preguntas difíciles o incómodas, lo que los especialistas llaman preguntas negativas.

-

Esta es una de las partes más complicadas de la conversación, porque ante preguntas inesperadas tropezamos y terminamos contestando algo incorrecto o que nos compromete.

-

¿Le gustaría saber exactamente cómo responder positivamente a preguntas negativas?

-

No crea que le daré la clave para estereotipar respuestas artificiales, sino que sepa estructurarlas para que le retraten de la mejor manera.

-

Seguramente las siguientes preguntas le sonarán muy familiares…

-

* 1. ¿Cuáles son tus debilidades?
La reacción inmediata es la incomodidad y rápidamente perdemos el contacto visual para tomarnos unos segundos y pensar lo que vamos a contestar.

-

Bajo la presión del tiempo, los nervios naturales de una entrevista y la falta de introspección previa, el entrevistado enumera con toda sinceridad sus debilidades más negativas, las cuales terminan jugando en contra.

-

En repetidas ocasiones he escuchado a lo largo de las entrevistas respuestas tales como: “soy explosivo”, “soy intolerante” o “ soy muy impuntual”. Cada una de estas respuestas comprometen al candidato y desaniman inmediatamente al reclutador.

-

¿Qué quiso preguntar en realidad? Aun cuando es importante conocer las debilidades de un futuro empleado, lo que es más determinante para el entrevistador es saber hasta que punto el candidato trabajó estas dificultades para superarlas y ponerlas a su favor.

-

Respuesta correcta
Primero hay que cambiar la connotación negativa a positiva. “...bueno, yo más que verlas como debilidades las considero áreas de oportunidad...”, esta mágica frase al instante da vuelta a su favor a la pregunta.

-

Sugiera que se trata de una debilidad que tenía en el pasado: “...habiendo dicho eso, históricamente he sido...”.

-

Conozca cuáles son sus debilidades neutras o no siempre negativas, lo que los especialistas llaman “grises”.

-

Un ejemplo es el perfeccionismo, una debilidad que es muy bien recibida en áreas como control de calidad o diseño, aunque indeseable para funciones operativas o administrativas ya que afectan la productividad.

-

Con todos estos tips, la respuesta correcta sería: “Bueno, yo más que verlas como debilidades las considero áreas de oportunidad. Habiendo dicho eso, históricamente he sido perfeccionista. Sin embargo, he trabajado mucho en superarlo y de hecho he atendido talleres para el manejo efectivo del perfeccionismo. Ahora se ha convertido en atención al detalle y mientras que antes repercutía en mi productividad ahora no es algo que afecte la misma. Reconozco que aún puedo seguir mejorando esta condición, pero considero que he hecho mejoras notables en este frente”.

-

En un solo paso reconoce humildemente la debilidad, sugiere que ha tomado acciones para superarla y admite que aún le queda algo de camino por recorrer para convertirla en una fortaleza.

-

* 2. ¿Qué es lo que más le disgusta de su jefe?
Aquí suele traicionar la sinceridad y el factor sorpresa y la mayoría contesta sinceramente todos los aspectos que le desagradan de esa persona. Más aún, si la relación es de fricción o terminó resentida, no son pocos los que aprovechan esta oportunidad para descargarse emocionalmente. Error: ofrezca siempre respuestas objetivas.

-

Respuesta correcta
Aquí también es importante cambiar a un tono positivo la pregunta mediante la respuesta. Una buena fórmula es:
-“Lo que más me disgusta de mi jefe es el hecho de que interactúo poco con él, ya que considero que puedo aprender mucho de su trabajo porque es una persona muy talentosa; desafortunadamente su agenda no permite aprovecharlo más”.

-

Es una manera indirecta de salir de la pregunta y hasta terminar elogiando al jefe. Otra alternativa es hablar sobre características de éste que sean menos relevantes para el empleador potencial. Esto lo puede conocer investigando la cultura organizacional o competencias del capital humano de la empresa, antes de la entrevista. Así podrá mencionar de su jefe actual aspectos que son menos importantes para los ejecutivos de la firma que le está entrevistando.

-

* 3. ¿Cuál ha sido su mayor fracaso?
Lo único que quiere saber aquí el entrevistador es la habilidad que tiene para recobrarse de los desencantos o fracasos. Es decir, qué tan automotivable es y cuál es su estilo para levantarse después de haber caído.

-

Respuesta correcta
Una vez que recuerde cuál fue, en forma breve dedíquele una mayor parte de la respuesta a cómo fue capaz de recuperarse rápidamente y explicar las técnicas que utilizó para salir adelante.

-

Mueva la pregunta negativa al lado positivo y sugiera con mucha seguridad que “más que verlo como un fracaso fue una oportunidad de aprendizaje muy valiosa que forjó mi temple y me permitió ser más inteligente para enfrentar estas situaciones”.

-

La clave en todos los casos es la misma: ante preguntas negativas, difíciles de contestar e incómodas, se debe cambiar a una connotación positiva.

-

Pero lo más importante es anticipar qué es lo que busca el entrevistador detrás de cada pregunta y concentrar la respuesta en torno a esto y no exclusivamente en responder la pregunta tal cual la escucha. Esto sólo se logra preparando de antemano respuestas contundentes.

-

Piense que su búsqueda laboral no es ni más ni menos que un proceso de venta, donde el candidato es el vendedor, el producto que ofrece son sus servicios profesionales y las ventajas del producto son sus habilidades y fortalezas soportadas por sus logros.

-

Con este formato, la entrevista se convierte en una visita de ventas en donde el candidato debe usar todas las herramientas a su disposición para cerrar la operación con su potencial comprador, o mejor dicho reclutador.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El autor es asesor en búsqueda de trabajo y socio fundador de la agencia Bravado. Comentarios: rdebayle@prodigy.net.mx.

Ahora ve
Con este gesto, Melania Trump muestra que no quiso tomar la mano de su marido
No te pierdas
×