Guadalajara. La invasión de los narcos

-
Guadalupe Rico Tavera

Quien haya conocido la Guadalajara de hace un cuarto de siglo podrá recordar a una pacífica ciudad que no sabía de escándalos ni de violencia. Por desgracia, la Perla de Occidente fue atacada por una plaga llamada narcotráfico y, desde entonces, perdió su tranquilidad.

-

En efecto, la Operación Cóndor (que el Ejército mexicano y la Procuraduría General de la República, PGR, instrumentaron en Sonora y Sinaloa para combatir al narcotráfico) provocó que, a partir de los años 70, los principales capos se trasladaran a la capital tapatía en busca de refugio. Así, Guadalajara no sólo se convirtió en el centro de sus operaciones sino también en el escenario de una larga cadena de hechos escandalosos, que comenzaron a sonar fuerte en 1985 con el asesinato de Enrique Camarena Salazar, agente estadounidense de la Drug Enforcement Agency (DEA), a manos de la banda de Rafael Caro Quintero, y que todavía en junio pasado dieron de qué hablar con la detención de Héctor Luis "el güero" Palma, jefe del Cártel de Sinaloa.

-

Pero el arribo de los narcos a tierras jaliscienses, así como desencadenó una ola de violencia, también provocó el despliegue de un poderío económico nunca antes visto por los lugareños. Exceso es la mejor palabra para describirlo, pues de la noche a la mañana comenzaron a circular los sujetos que llegaban a una agencia de autos y compraban 50 Grand Marquis último modelo, o adquirían una residencia al triple de su valor real.

-

Sectores sospechosos. Analistas consultados por EXPANSIÓN aseguran que no es lógico pensar que el boom económico, que se vio en esta ciudad hace años, sea atribuible sólo a las inversiones de los narcos, ni que éstas fueran de tal magnitud como para mover todo el engranaje económico.

-

Del otro lado están los que, como Fernando Espinoza de los Monteros, de la División de Estudios de Estado y Sociedad de la Universidad de Guadalajara (U de G), opinan que sí llegaron grandes sumas de dinero que, al invertirse en negocios fáciles de desmontar, "crearon un ambiente de aparente desarrollo". Es más, asegura que después de la reclusión de los grandes capos como Rafael Caro Quintero, Ernesto Fonseca y Miguel Ángel Félix Gallardo, ese "escenario irreal" se derrumbó por el retiro de sus inversiones.

-

Con todo, la duda prevalece: no existen cifras o datos con los que se podrían negar o afirmar los argumentos que apuntan hacia uno u otro sentido. Sin embargo, al hacer un repaso por distintas actividades productivas, hay algunas que, al parecer, sí se prestaron para el lavado de dinero.

-

Uno de estos sectores sospechosos -y cuyo crecimiento durante la pasada década puede explicarse, en parte, debido a la narcoeconomía- fue el inmobiliario. Para Rodolfo Chávez Calderón, reportero de la sección "Seguridad Pública" del periódico Siglo 21, los narcos llegaron a comprar fincas a diestra y siniestra, para establecerse y tener sus "casas de seguridad".

-

Según el periodista, en el ramo hotelero también se dio el lavado de ganancias ilícitas. "Hubo muchos hoteles que se construyeron con dinero de narcotraficantes", asegura.

-

El sector de la construcción fue, en general, una de las actividades preferidas para el blanqueo del capital negro, coinciden Espinoza y Chávez. De igual forma, hubo inversiones de origen dudoso en el área de los servicios, particularmente en negocios como restaurantes, discotecas y centros nocturnos.

-

Pero, si bien hay economistas que reconocen que el de los servicios es uno de los sectores que más facilitan el lavado de dinero, no adjudican el repunte del mismo a la narcoeconomía. ”Ciertamente los servicios manifestaron un crecimiento impresionante, pero es una tendencia normal que tuvo que ver con los mercados internacionales y con la naturaleza de la economía de Jalisco", justifican.

-

Para el investigador de la U de G, la que tampoco está exenta de sospechas es la rama financiera. Y otro académico lo apoya: "Con Enrique Alvarez del Castillo (gobernador de Jalisco de 1983 a 1989) se vino la primera crisis financiera local, debida al retiro de depósitos."

-

Alianzas estratégicas. Lo que queda claro es que si, en mayor o menor medida, los narcos han podido actuar en todas esas áreas de la vida económica es porque se les ha dado la libertad para hacerlo. ¿Y quiénes se lo han permitido? En primer lugar, algunas dependencias policíacas que venden cara su protección.

-

No hay que ir muy lejos para comprobarlo. Con Luis Héctor "El Güero" Palma, también fue detenido Apolinar Pintor Aguilera, subdelegado de la PGR en Jalisco, quien recibía del capo hasta $8 millones de dólares por cada cargamento de cocaína que dejaba pasar.

-

El mismo tipo contubernio se dio en tiempos de Caro Quintero y de Fonseca.

-

"Ellos colocaban a los comandantes de la judicial del estado, recomendaban gente en la judicial federal y prácticamente mandaban en todas las corporaciones", afirma el periodista del Siglo 21.

-

La pregunta obligada es si esos delincuentes contaron, asimismo, con la complicidad de hombres de negocios, que aprovecharon para blanquear dinero A Espinoza no le cabe la menor duda. Es más, habla incluso de una alianza entre narcotraficantes y políticos, los cuales "han servido para relacionarlos con algunos empresarios del estado".

-

Por su parte, Chávez simplemente dice que "cualquier empresario pudo haber caído en esa tentación", mientras que otros de los economistas entrevistados -que pidieron no ser nombrados- prefieren mostrarse más cautelosos. Uno de ellos opina: "Yo no me atrevería a empañar el prestigio de los empresarios, pero no podríamos descartar que los narcos, en cierto grado, pudieron haber participado en algunas empresas".

-

Con todo y que los principales capos de la droga que operaban en la zona occidente han ido cayendo, y que sus bandas se han debilitado por las constantes vendettas, es difícil pensar que los narcos hayan dejado de considerar a la capital jalisciense como uno de sus principales centros de operaciones. Sin embargo, ¿por qué ya no son tan evidentes sus alardes de poderío económico? ¿Será que la ciudad ya nos les parece tan segura para lavar su dinero? Las opiniones se dividen en tres corrientes.

-

De un lado, Espinoza señala que, mientras "no se rompa la relación que hay entre mafiosos, políticos y empresarios", Guadalajara seguirá siendo atractiva para blanquear capitales negros.

-

Del otro, hay los que rechazan que la economía local esté impregnada con dinero del narcotráfico. "Si así fuera, Jalisco debería estar creciendo", juzga un analista económico, quien cree que los flujos monetarios provenientes de esa actividad se están trasladando a otros países.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Y en medio de las dos vertientes, Chávez, de Siglo 21, no descarta que los narcos lo mismo estén invirtiendo aquí que en otros países. "Son tan increíbles las utilidades que genera el narcotráfico que da para eso y más", concluye.

Ahora ve
Nicolás Maduro lleva donación a Cuba, golpeada por el huracán Irma
No te pierdas
×