Guerra en el aire

Con una victoria legal en mano, Gutiérrez Vivó, se lanza a la conquista de nuevos medios... y a Ra
Marina Delaunay

Uno sigue levantándose a las 3:30, leyendo los comentarios sobre su programa que le envía su madre desde Texas y acostándose a las 21:00 horas. El otro sigue haciendo ejercicios matinales y discute audiencias y rentabilidad de sus frecuencias con seis hermanos. Para José Elías Gutiérrez Vivó, el conductor de Monitor, y Francisco Aguirre, su ex contratador y presidente del Consejo de Administración de Grupo Radio Centro (GRC), todo eso sigue igual. Pero sus destinos han cambiado de la noche a la mañana y hoy preparan sus mejores armas para enfrentarse en una batalla legal por millones de dólares.

- Hace dos años, el periodista radial pidió un arbitraje ante la Cámara de Comercio Internacional, un organismo de la ONU con sede en París, por presunto incumplimiento de GRC del contrato de prestación de servicios que los unía.

- El primero de marzo pasado, el tribunal falló, inapelablemente, a favor de InfoRed, la empresa de Gutiérrez Vivó, a quien GRC deberá pagar $21 millones de dólares por daños ocurridos entre diciembre de 1998, fecha de la firma del contrato, y el 7 de mayo de 2002.  Los puntos en conflicto no se darán a conocer hasta que pague GRC.

- La relación contractual entre ambos era tan complicada que el laudo internacional desencadenó nuevas batallas legales, incluyendo el uso de la marca Monitor, ahora al aire en dos frecuencias rivales.

- Castillo de naipes
Tras el fallo, el periodista se fue de la cadena, se asoció con MVS para tener cobertura nacional, lanzó un diario y prepara su salto a la televisión. En tanto, el empresario radial afila el lápiz y prepara un batallón de abogados para juicios millonarios en los que es demandante y demandado.

- El desenlace de la historia comenzó a escribirse una tarde de octubre pasado en la Secretaría de Gobernación. Era la última de 10 conversaciones para solucionar el conflicto, pero los Aguirre no se presentaron. “No hay nada de que hablar”, dijeron los dueños de GRC. “Una cita antes admitieron que habían incumplido. La inasistencia fue lo mismo que decir: no vamos a pagar”, comenta Gutiérrez Vivó en sus estudios de InfoRed. Aguirre lo contradice: “Nunca admitimos eso; ¿para qué ir si la rigidez de la negociación se mantenía?”

- Dos días después del laudo, el 3 de marzo, GRC sacó del aire a InfoRed. Inmediatamente el periodista se refugió en las dos emisoras de AM que GRC le había cedido en diciembre de 1998 como parte del contrato. Días más tarde cerró la alianza Monitor-MVS, que lo volvió a poner en la FM para seguir con su programa estelar, Monitor. El conductor lo apodó “el original”, para diferenciarlo del de GRC, que siguió usando el mismo nombre en sus noticieros. El periodista tomó el micrófono y arengó a los radioescuchas para que le fueran fieles y le dieran la espalda a la radiodifusora. Hoy miles de taxis, escuchas de Red Vial, el servicio de ayuda al conductor inventado por Gutiérrez Vivó, llevan fotocopias pegadas en los vidrios de sus autos anunciando las nuevas frecuencias de Monitor.

- La mano que mece el micrófono
El laudo abrió las puertas a la faceta empresarial del periodista. Si todo resulta, su marca, voz y mano estarán en todos los formatos de medios. Él quiere ser empresario multimedia desde hace tiempo. En 2001, asociado al grupo español Prisa, ya había intentado comprar GRC. También por aquellos años quiso hacerse del problemático diario Excélsior.

- Su sueño se cumplió a principio de 2003, cuando Juan Antonio Pérez Simón –consejero del propietario de Inbursa, Telmex y Grupo Carso– compró en una cifra aún desconocida El Heraldo de México a la familia Ala rcón. El nuevo dueño le ofreció ser su socio, sumando InfoRed al mismo paquete que el diario. Gutiérrez Vivó hoy tiene 70% de esa sociedad cuyos activos, recursos humanos y marcas, dice, han sido valuados por un banco internacional en $160 millones de dólares.

- Junto con Pérez Simón, el periodista adquirió también una porción minoritaria de Radiovisa, una emisora de Los Ángeles, donde el accionista mayor es JP Morgan Partners. Esa estación podría disparar su audiencia en Estados Unidos, pues está destinada a la población hispana de 10 ciudades, donde 60% de los escuchas son mexicanos. “Ahora somos inversionistas, más adelante prevemos involucrarnos con los contenidos”, anuncia.

- El 8 de marzo, el periodista y su socio relanzaron El Heraldo bajo el nombre Diario Monitor. Según fuentes del periódico, hoy vende 47,000 ejemplares diarios en la capital del país y en Puebla. En sólo una semana, aseguran, superaron la meta que se habían propuesto para 2004: comercializar 46,000 ejemplares por día. Esa sola cifra representa más de 1% de los radioescuchas de Gutiérrez Vivó en el Valle de México. El boom de ventas llegó motivado en gran parte por las referencias repetidas en el programa radial. Diario Monitor está asociado hasta fines de año con la consultora Danilo Black, una exitosa compañía que ha diseñado unos 80 periódicos en Norte y Latinoamérica, entre ellos, los del Grupo Reforma, además de la revista Expansión.

- El proyecto multimedia del conductor está guiado por el mismo eco: la marca Monitor y su voz como carnada para aumentar la circulación del diario y, a futuro, el rating de la TV “Con la radio, el diario tiene mayor circulación; por eso es el que se lee y se escucha: es un sistema de relevos de información”, dice Gutiérrez Vivó mientras acaricia a Matilda, una perra abandonada en el Periférico capitalino, que adoptó y hoy acompaña al periodista cada mañana mientras emite el noticiero.

- El plan ideal es que ambos puedan hacer sinergia en materia prima (la información) y costos de producción. Pero hasta el momento la concordancia se limita a la mención del diario en las emisiones radiales.

- Un muchacho caro
Nada de esto significa que Gutiérrez Vivó haya tocado el cielo. Manejar InfoRed, una productora de contenidos, es algo que sabe hacer. ¿Logrará lo mismo como empresario?

- Para empezar, Aguirre mantiene contra él un juicio para recuperar las dos emisoras que le cedió en el pasado y que formaban parte de un contrato. “El juicio ya lleva tiempo. Gutiérrez Vivó nunca formalizó un contrato de arrendamiento de los terrenos en donde están las antenas; debe cuatro años de renta y costos de energía y mantenimiento de operadores”, dice el directivo.

- Tras 32 años cobijado por un grupo radial imponente como GRC, ahora Gutiérrez Vivó salió a competirle con su nombre –que es fuerte y reconocido–, en un sector que se reparten 32 diarios en el Distrito Federal, 52 estaciones de radio AM  en el Valle de México y otras 300 en todo el país. Muchos ven en esa actitud un difícil doble papel como empresario y comunicador que se va a encontrar con fuertes desafíos.

- El hombre conocido como la voz que México escucha por millones de personas deberá remar con algunas cargas. La producción de sus programas suele costar $1 millón de dólares mensuales, un costo por encima del promedio del sector. MVS y él deberán cubrir esos costos tras el relanzamiento conjunto.

- GRC ya sabe de tales gastos. De hecho, después de rescindir el contrato con Gutiérrez Vivó, Aguirre dice sentirse aliviado. “[Monitor] fue rentable en los primeros dos años; en los últimos tres la relación entre costos e ingresos era uno a uno por la escalada de precios que quiso aplicar sin apegarse al contrato”, asevera. No obstante, el proceso con Gutiérrez Vivó es uno de los riesgos reconocidos por la compañía en su informe a Bolsa de junio del año pasado, ya que Monitor representó 25% de las ventas en 2002.

- Los críticos auguran una canibalización de contenidos entre la radio y el periódico del conductor y ven poca posibilidad de compartir costos, pues los activos que utiliza cada medio –como imprentas o consolas que sólo se usan en uno u otro– se excluyen. Además, Gutiérrez Vivó debe hacerse cargo de casi 1,000 salarios (470 empleados en la radio y 350 en el diario; tiene planes de contratar 250 empleados más para el periódico).

- La propia alianza con MVS deberá pasar la prueba. Aunque con el nuevo grupo el periodista pretende consolidar su marca durante siete meses para luego expandirla (llega ahora a 30 ciudades y en mayo totalizará 55), MVS ya ha tenido problemas anteriormente con sus socios, en particular, con Pedro Ferriz de Con, por un contrato de comercialización. Hoy, InfoRed le provee 13 horas y media de programación y asumió la comercialización del tiempo-aire.

- Esta es una tarea nueva para la empresa. Si Gutiérrez Vivó tomó eso a su cargo fue para evitar reproducir el esquema que poseía con GRC, donde la cadena era la responsable de las ventas. Por lo pronto, el nuevo desafío ha llamado la atención de mucha gente, su ex socio Aguirre incluido. “La relación con MVS es peor todavía [que la que tenía GRC con el conductor]: la parte débil es que la venta de publicidad ahora estará a cargo de él”, advierte.

- Sed de cambios 
Al comienzo del escándalo se creía que la salida de Gutiérrez Vivó tendría un efecto negativo para el sector radial. El relanzamiento de su programa atomizaría más la audiencia de un mercado que ya tenía sobreoferta de estaciones y una decena de noticieros en el Valle de México. Pero al poco tiempo del debut con MVS, las percepciones cambiaron. Ahora, además de una extensa audiencia, el periodista tiene infraestructura suficiente y un inversionista, Pérez Simón, ligado al poderoso apellido Slim. Si el magnate está tras aquél, el periodista podría ser el artífice del inicio de la consolidación del sector.

- Más aún, al interior del propio Diario Monitor fuentes aseguran que Inbursa ha prestado $10 millones de dólares antes de la compra del periódico, algo que Gutiérrez Vivó desmiente. “Sí, he cenado varias veces con el señor Slim, pero para hablar de cómo está el mundo, nada más; no necesito a Inbursa.”

- El primero en sentir los efectos de esa jugada ha sido GRC. Su acción en la Bolsa Mexicana de Valores bajó cerca de 30% en una semana, cuenta Ana Gabriela Ocejo, subdirectora de Análisis en Scotiabank Inverlat. El abandono del periodista no significa la salida de un conductor más: él, con InfoRed, proveía de contenidos al Grupo y aportaba en promedio 30% de sus ingresos publicitarios. Nada ayudó a los papeles de GRC que el propio Aguirre dijera que disputaría el laudo arbitral internacional ante las cortes mexicanas.

- La cadena radiofónica la tiene aún menos fácil. Deberá preparar un batallón de abogados, además de los $21.35 millones de dólares de indemnización y costos judiciales. También tendrá que atender una nueva demanda que Gutiérrez Vivó inició ante la Cámara Internacional de Comercio por otros incumplimientos del mismo contrato, presuntamente realizados entre el 8 de mayo de 2002 y el 3 de marzo pasado. La resolución de esa demanda podría tomar dos años;  mientras tanto, GRC tiene delante un juicio por embargo establecido por el conductor para hacer efectivo el cumplimiento del laudo. “Si no paga hasta el 31 de marzo, comenzarán a correr intereses diarios por $128,000 dólares”, dice el propietario de InfoRed. Y no es todo: el periodista también estableció otra demanda por el supuesto uso ilegal de su marca registrada, Monitor, que GRC seguía utilizando al cierre de esta edición en sus propios noticieros.

- Con Gutiérrez Vivó fuera de sus frecuencias, las demandas judiciales y nuevas voces que imponer a la audiencia, es incierto que GRC recupere los niveles de audiencia que tenía (según la investigadora de mercados INRA México, fue líder hasta 2003, superando en 40% a Radio Fórmula). “Sin duda, fue una mala táctica de la familia Aguirre. Tuvieron mucho tiempo para prepararse: estaban en pleito internacional desde 2002”, dice un hombre de medios que pidió el anonimato.

- A partir de ahora el empresario radial deberá armarse con uñas y dientes. La alianza con MVS en radio podría avivar la competencia y motivar otras alianzas o fusiones. Mientras más tiempo tarde GRC en dar a conocer su estrategia corporativa al mercado, mayor incertidumbre habrá en torno a su futuro. Hasta mediados de marzo, “sus títulos [cotizaban] por debajo de su valor contable en libros: $76 millones de dólares versus $1,200 millones”, afirma la analista de Scotiabank.

- Incluso Gutiérrez Vivó no descarta adquirir Radio Centro. Tal vez decida esperar a que el Goliat caiga rendido: una compra hostil frente a la posibilidad de embargo por falta de pago, declaración de quiebra o la intervención del gobierno con la posible anulación de las concesiones de las emisoras.

- Hoy, GRC tiene problemas de flujo de caja para atender la deuda con su ex empleado. Al cierre de 2003 tenía sólo $6 millones de dólares disponibles. “Vamos a tener cerca de $10 millones de dólares en el reporte trimestral de este año. Mejorará porque ahora ya no subsidiaremos más al programa [de Gutiérrez Vivó]; además podemos pedir préstamos y emitir más acciones”, se defiende Aguirre. Durante el año pasado renegoció la deuda que mantiene con Scotiabank de dólares a moneda nacional, dejándola en $226 millones de pesos a pagar en 2007.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Frente a lo poco apetecible que es la acción de GRC, algunos analistas creen que su salida sería postergar el cumplimiento del laudo hasta el año próximo. “Si no consigue un préstamo, está es su única oportunidad: postergar lo más posible el pago de sus deudas hasta 2005 o 2006, cuando inicien las elecciones presidenciales”, dice Eduardo Estrada, analista de Banamex-Accival. (En 2000, la inversión en radio aumentó 90%, superando la hecha en prensa y televisión.)

- Gutiérrez Vivó y Aguirre llevan tres décadas en la radio, pero la historia apenas comienza. Al primero le esperan muchas madrugadas. La idea de quedarse con la empresa que lo catapultó a la fama sigue en mente. Pero el segundo no tiene la mínima intención de vender. Más aún: dice que cumplirá con sus deudas y que comprará otras compañías. Más que el voluntarismo personal de uno u otro, la batalla legal y el mercado serán los que den el veredicto final.

Ahora ve
Las desventajas que tiene ser un trabajador freelance
No te pierdas
×