Guillotina procteriana

-

Los revolucionarios se arriesgan a perder la cabeza. Ahora lo sabe Durk I. Jager, quien trató de armar una revolución en Procter & Gamble, el fabricante de marcas como Ariel, Crest y Pringles. Apenas cumplió 17 meses de presidir la empresa cuando anunció su renuncia. Aunque aseguró que esta dimisión era por “razones personales”, quienes lo sustituyeron –Alan G. Lafley, nuevo presidente, y John Pepper, su antecesor, que volvió de su retiro– aclararon que no estaban de acuerdo con la manera en que manejaba la compañía.

-

Jager había propuesto un plan de reestructuración, para tomar decisiones más rápido y llevar más productos al mercado. Según sus críticos, el error de Jager consistió en que trató de eliminar gran parte de la cultura “procteriana”.

Newsletter
Ahora ve
El terror de los deportados a México: Cruzar el puente Santa Fe
No te pierdas