Haga una empresa responsable

A finales del siglo xx existen compañías que aún observan en las mujeres un riesgo latente: puede
Guadalupe Rico Tavera

La Fundación Mexicana para la Planeación Familiar (Mexfam) estima que de cada 100 mujeres en edad fértil y con empleo, 40% tiene posibilidades de embarazarse. Lo anterior, desde el punto de vista de algunos corporativos, representa gastos, tanto por los 84 días de incapacidad a los que tiene derecho la madre trabajadora, como por la necesidad de sustituirla temporalmente mientras regresa a su puesto.

-

Para eludir tales obligaciones de ley, algunas firmas exigen el examen de ingravidez como condición para ingresar a una empresa o llegan al extremo de despedir a las empleadas en las que advierten un embarazo.

-

Según ha denunciado la Unión de Trabajadoras Mexicanas (UTM), los casos se multiplican en ciudades con alto número de plantas maquiladoras –Tijuana, Matamoros y Ciudad Juárez–, aunque también han surgido situaciones similares entre el personal del Sistema de Transporte Colectivo (STC) “Metro” y en los bancos Atlántico (absorbido por Bital) y Serfin (intervenido por el Instituto para la Protección del Ahorro Bancario).

-

Pero más allá de esa flagrante violación a la protección de la maternidad –expresada en la Ley Federal del Trabajo (y sin relación comprobada con el triste final financiero de las dos instituciones de crédito arriba mencionadas)–, la problemática lleva a la pregunta siguiente: ¿La empresa tiene alguna corresponsabilidad en la promoción de la educación sexual y la planeación familiar entre sus empleados, incluyendo mujeres y hombres?

-

De acuerdo con Mexfam, sí, toda vez que estos factores ayudan a incrementar la productividad y la calidad de vida de los miembros de la organización. Bajo tal premisa, esta asociación civil –con 34 años de experiencia– ha diseñado un programa empresarial con el fin de orientar y capacitar a los integrantes de los centros de trabajo en las áreas de educación sexual, atención a la salud y planeación familiar.

-

Calidad de vida integral
Al comulgar con el principio de que la calidad no está en los bienes o servicios, sino en las personas que los proveen, Mexfam busca mejorar en forma integral la calidad de vida de los trabajadores.

-

Su programa empresarial está estructurado en varios módulos interrelacionados, pero que se abordan cada uno en su particular contexto.

-

Mario Espinoza Hinojosa, gerente de la región occidente de esa asociación, explica que el curso inicia con una sesión sobre la importancia de la administración del tiempo libre y la comunicación familiar.

-

“Si el empleado se desenvuelve en un medio ambiente contaminado y su relación con el núcleo familiar es inadecuada –detalla–, sus conflictos personales trascienden dentro de la organización, llegando a provocar, incluso, accidentes laborales.”

-

El siguiente tema aborda la biología del cuerpo humano, donde se le explica al trabajador los cambios y los trastornos que se presentan, tanto en el hombre como en la mujer, y el cuidado que debe tener con su salud. Una de las sugerencias de Mexfam descansa sobre la práctica de estudios clínicos periódicos, un servicio que la fundación también puede brindar a través de sus centros de servicio médico (14 en todo el país).

-

La orientación se refuerza con una plática sobre educación sexual. El propósito es abatir las consecuencias negativas que provoca la desinformación en torno al tema: embarazos no deseados, matrimonios forzados, abortos, abandono de los hijos, enfermedades de transmisión sexual y acoso sexual.

-

Espinoza aclara que en la fundación consideran que  “la planeación de la familia no debe ser un esquema dictado, sino una decisión que debe provenir del propio individuo”. En ese sentido, al abordarse el tema de la metodología anticonceptiva –el último de los módulos–, se expone el espectro de alternativas que existen para que los trabajadores escojan la opción que mejor les convenga.

-

El programa consta de cinco sesiones de dos horas cada una, las cuales son impartidas por un equipo de profesionales (médicos, psicólogos y trabajadoras sociales) que apoyan sus pláticas con material audiovisual, publicaciones y equipo médico. “En esas 10 horas de trabajo –reconoce el entrevistado– es imposible ir al fondo de temas tan complejos, pero lo que pretendemos es darle a la gente la llave para que abra un cofre donde puede encontrar soluciones permanentes”.

-

Adicionalmente, Mexfam forma a trabajadores como instructores internos. A los empleados elegidos como virtuales capacitadores se les instruye en el manejo de los contenidos básicos de la sexualidad, el uso de materiales didácticos y la aplicación de dinámicas de grupo para que transmitan sus conocimientos en la empresa. De igual manera, la fundación instruye al personal médico de la compañía para que apoye en aspectos de salud reproductiva y manejo de la metodología anticonceptiva.

-

Costo-beneficio
A cinco años de haber arrancado el programa, Mexfam ha prestado los servicios de planeación familiar en 282 centros de trabajo, tanto del Distrito Federal, como de las ciudades de Guadalajara, Monterrey, Tijuana y Puebla.

-

A decir de Espinoza, y con base en la retroalimentación que han recibido de sus usuarios, el programa ha demostrado que contribuye a reducir las incapacidades y los gastos de personal ocasionados por aborto, embarazo y enfermedades infecciosas.

-

De igual manera, los cursos y la capacitación otorgados ayudan a disminuir la tasa de riesgos y accidentes laborales (atribuibles a conflictos personales y familiares), así como la baja productividad (relacionada con la sexualidad o la falta de comunicación familiar). Además, mejoran el ambiente laboral (promueven la sana interrelación entre los elementos humanos que conforman la organización).

-

No obstante los beneficios prometidos, Espinoza admite que la respuesta no ha sido la deseada. El motivo principal: el prejuicio que existe entre algunos directivos de la iniciativa privada hacia temas de sexualidad y planeación familiar.

-

Otros motivos que han detectado es que el empleador percibe los cursos como un gasto, y no como una inversión, y que los empresarios no están dispuestos a ceder a estos fines unas horas de la jornada de trabajo.

-

El especialista argumenta que la fundación subsidia el programa, por lo cual el precio de estos cursos –deducible de impuestos– es más accesible que el de los que imparten otras instituciones; además de que están registrados ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STYPS).

-

Jesús Cerda López, gerente de recursos humanos de Jabil Circuit, una firma de la industria electrónica con domicilio en Guadalajara y una plantilla de 1,200 empleados, está más que satisfecho con los servicios de Mexfam.

-

El directivo afirma que el curso básico de salud sexual y reproductiva no se impartió con la finalidad de disminuir las incapacidades por embarazos, aun cuando 60% de la población trabajadora de la planta es femenina, sino para brindar información objetiva a los empleados en beneficio de su desarrollo personal.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

“La gente recibió la información de manera positiva y sus comentarios fueron excelentes, sobre todo porque aprecian que no toda la capacitación es para impulsar el crecimiento de la empresa. Además, en Jabil Circuit daremos seguimiento al programa, porque no podemos abrir la llave (de la atención y reconocimiento al empleado) para luego cerrarla”, concluye el ejecutivo.  

Ahora ve
Trece países de la OEA le piden a Nicolás Maduro suspender la Constituyente
No te pierdas
×