Hammams desde Oriente

Tradición cotidiana en la cultura islámica, florecieron en Turquía durante el imperio otomano y a

Conocidos en Occidente como “baños turcos”, los hammams (proveedores de calidez) son herederos de los baños griegos y romanos. La versión islámica de estos espacios públicos de purificación surgió con el liderazgo religioso de Mahoma, quien recomendó a los fieles el uso cotidiano de los - hammams con el fin de aumentar la fertilidad y purificarse antes de las oraciones. Previamente al florecimiento de este ritual, los seguidores del Islam acostumbraban bañarse con agua fría y nunca en tinas, pues esta práctica se consideraba poco salubre, por tratarse de agua “estancada”.

- Con la conquista de Alejandría en el 642 d.C., el uso de los hammams se popularizó, hasta convertirse en elementos imprescindibles en las mezquitas, como espacios anexos, utilizados para realizar las ceremonias de higiene y purificación requeridas por el Corán, antes de ingresar y realizar las oraciones. Poco a poco, estos recintos de paz y salud comenzaron a desprenderse de las mezquitas y se convirtieron en espacios populares, erigidos discretamente a lo largo de las principales ciudades árabes. Y al contrario de sus antecesores romanos, eran discretos, con una arquitectura sencilla y sin ostentaciones.

- La esencia de estos “baños” consiste en la combinación de masaje, limpieza y ritual cotidiano. Cada hammam tiene tres espacios principales, el patio central o Sicaklik —zona de masajes—, un cuarto adyacente con vapor y el vestidor-área de descanso, donde después de cada sesión, los clientes se refrescan con una bebida y, ocasionalmente, toman una siesta. Existen - hammams en todo Medio Oriente y en el norte de África, además de Turquía, donde hay algunos muy famosos, como el Cemberlitas.

- ¿Reinvención o moda?
La tradición de los hammams emigró poco a poco a Occidente, hasta convertirse en parte de la cultura de los - spa más famosos. Hoy en día, existen en las principales ciudades europeas. En París se pueden encontrar - hammams tradicionales (hay uno excelente en Le Marais) y en Budapest hay baños tradicionales centroeuropeos (los antecesores de los -spa).

- También hay hammams en Estados Unidos y México que, sin ser tradicionales, conservan la esencia oriental.

Ahora ve
Estos son los hechos que prueban que el cambio climático es una realidad
No te pierdas
×