Hasta los cielos

Airbus y Eurocopter pelean contra los estadounidenses.
Marina Delaunay

México tiene la mayor flota civil de aviones y helicópteros (6,500 unidades) de Latinoamérica. Airbus y Eurocopter del Grupo EADS (European Aeronautic, Defense and Space Company) quieren quedarse con la mayor tajada; 36 aviones y unos 100 helicópteros de estas firmas sobrevuelan nuestro territorio. Airbus, para los próximos dos años tiene pedidos por $160 millones de dólares: cuatro aviones que ya compró Mexicana de Aviación. “Posiblemente unos 80 aviones sean demandados en cinco años”, dice Rafael Alonso, vicepresidente de Airbus para Hispanoamérica.

-

El jet set aéreo
¿Por qué tanto éxito tan cerca del país de origen de Boeing, su mayor enemigo? “Una de las razones es la mayor afinidad entre la cultura latina con la europea que con la anglosajona”, advierte Alain Dupiech, gerente regional de Comunicación.

-

Como su competencia, Airbus está incursionando en los jets privados. “Hay un potencial enorme en México, que ya es el segundo mercado mundial [4,800 unidades] después de Estados Unidos”, dice Alonso. Cada año espera colocar dos aviones en la región a $40 millones de dólares cada uno.

-

A toda hélice
Para Eurocopter el tiempo es dinero. Cada vez más ejecutivos y funcionarios necesitan transportarse rápido, seguros y con facilidad. En dos años, el fabricante líder de helicópteros en el mundo incrementó 50% sus ventas en México, facturando $18.5 millones de dólares el año pasado.

-

El primer helicóptero de la firma que voló en cielos mexicanos lo hizo en 1962; los mandatarios del país vuelan en ellos desde los 70.

-

“Estamos apostando al segmento corporativo fundamentalmente de la ciudad de México”, dice Fabrice Cagnat, director comercial de la empresa en México. El gigante urbano reúne todos los requisitos: tráfico difícil, inseguridad, grandes distancias, cielo libre y cantidad suficiente de helipuertos.

-

Los edificios brasileños explotan comercialmente sus instalaciones dejando aterrizar helicópteros previa autorización, aunque sus pasajeros no tengan oficinas allí. En la ciudad de México, con casi 60 edificios triple a –cuyo requisito es contar con helipuerto–, eso todavía no ocurre. “Nuestra apuesta –revela el Cagnat– es llegar rápidamente a este punto.”

Ahora ve
No te pierdas