Hogares y oficinas rodantes

La industria automotriz acompaña los avances tecnológicos con los carros del futuro. Seguridad y e
Rita Contreras Mayén

Tome el volante y pise el acelerador de su auto, permítase estas acciones que pronto serán cosa del pasado. Los vehículos del futuro –que saldrán a la circulación en menos de cinco años— han sido concebidos en principio para la generación net, los niños y jóvenes de la era internet. Estos autos traen consigo una vasta gama de dispositivos que permiten integrar herramientas de productividad, como el acceso a los servicios en línea, o funciones de entretenimiento, como televisión y radio vía satélite, que harán más gratos los trayectos largos, y donde la voz será una guía para el conductor.

- Se notan lejanos los días en que el austero modelo T fabricado por Henry Ford daba inicio a la próspera industria automotriz. De acuerdo con Milton Beach, vocero oficial de Delphi Delco, compañía integradora de autopartes y cuyos orígenes se ligan con General Motors, “de 1970 a la fecha podemos hablar de tres revoluciones clave vividas por la industria del automóvil, que desembocan en lo que hoy se vislumbra como el auto del futuro”.

- Explica Beach: “En los años 70 la inclusión de la radio en el automóvil marcó un hito vinculado a cuestiones de estatus y clase de vehículos. En los 80, los dispositivos electrónicos para el control del auto marcaron significativos avances en cuanto a funcionalidad. Y en los 90 se empezó a perfilar lo que hoy conocemos como infotainment, es decir, el surgimiento de dispositivos que mezclan la información y el entretenimiento, a través de una red de servicios de telecomunicación que permiten conectar al auto, vía satélite, con fuentes específicas de información, como es el caso de internet.”

- Este nuevo escenario, atizado por el juego continuo de fusiones, también se ve alentado por la demanda. “Ya no vendemos un coche, sino una manera de vida”, afirma Mario Medina, director de ingeniería y planeación del producto, calidad y calendario maestro en DaimlerChrysler de México.  “Cada vez las personas pasan más tiempo en el coche, ya sea por el tráfico intenso o por las necesidades de transporte, y se requiere que éste sea una herramienta productiva que le permita al conductor estar informado y comunicado de manera permanente.”

- Auto hiperequipado
El auto del futuro parece sacado de una novela de ciencia ficción: la seguridad, el desempeño, y el manejo se administrarán por computadora, facilitando al conductor el desplazamiento de su vehículo y una significativa reducción de riesgos de accidentes o de quedar atrapados en medio del tráfico o a la deriva por descomposturas intempestivas.

- Marcos Pérez Oyamburu, director de desarrollo de producto de Ford México, dice que “hay una gran amplitud de tecnologías consideradas para estos autos; desde sistemas de posicionamiento global (GPS por sus siglas en inglés), que permitirán ubicar a un auto vía satélite, hasta dispositivos para la activación de comandos de voz, útiles para ejecutar  los controles de sistemas de audio, telefonía celular, clima, etcétera, sin descartar los aditamentos de multimedia para radio, televisión y otros aparatos orientados al entretenimiento a los que se tendrá acceso vía satélite.”

- “Estas funcionalidades apuntan a convertir al auto en un dispositivo para conectarse a la red”, comenta Luis González Noriega, gerente de soluciones de comercio electrónico de sun Microsystems, firma de tecnología que se ha involucrado fuertemente en el desarrollo de nuevos prototipos de autos con alta carga de tecnologías de información (TI). Y agrega que “desde hace algunos años se ha estado trabajando en conectar un coche en todo lo que es la red, a través de las tecnologías Java y Jini, poderosos sistemas operativos propios para el acelerado ambiente de internet”.

- Sun Microsystems, junto a General Motors, ha desarrollado el prototipo denominado Java Car, presentado en junio de 1999. Este vehículo totalmente eléctrico cuenta con un servidor miniatura  al cual están conectados todos los dispositivos que lo componen. El Java Car posee 24 chips que controlan el funcionamiento total del auto y a la vez permiten su conexión permanente a internet.

- Asimismo, Ford y DaimlerChrysler cuentan con los llamados autos-concepto, presentados en el Auto Show de Detroit en enero pasado. “El auto conceptual 24.7 de Ford es un vehículo dirigido a la nueva generación de usuarios acostumbrados a internet,  cuenta con mucha tecnología, pero sin dejar de ser un vehículo para usuario medio”, señala Pérez Oyamburu. “Este vehículo incluye, por ejemplo, una docking station para conectar las palm top a fin de bajar la información y también facilita el acceso al formato mp3 de audio, incrementando la interconectividad”.

- Por su parte, para DaimlerChrysler su prototipo de pick up Dodge MAXXcab es considerado una oficina o una guardería móvil. Con su sistema denominado Infotronic, esta camioneta provee al conductor una computadora portátil (al estilo de los actuales autoestéreos) con acceso a internet –a través de reconocimiento de voz–, mediante la cual puede obtener información en tiempo real sobre el clima y el tráfico, así como tener acceso al correo electrónico.  Sin embargo, estos autos-concepto son por el momento “una manera de medir las reacciones del mercado”, dice Mario Medina.

- Mercado elitista
 “Hay que distinguir los coches de nueva generación –aclara González Noriega– y los dispositivos que se fabrican para los autos que ya existen”. Es decir que, aunque las expectativas más optimistas indican que los autos del futuro correrán sobre calles y carreteras en unos cinco años, ya es posible contar con algunas de sus bondades en los actuales.

- Los beneficios de los sistemas electrónicos y de tecnologías de información, no obstante, son aún privativos de los llamados autos de lujo. “En el caso de Ford, algunos dispositivos de  comunicación, navegadores de tráfico, activación por voz y multimedia se hallan disponibles en vehículos del tipo Jaguar, Lincoln o Volvo. Sin embargo, vehículos como la Windstar 2000 ya cuentan con funciones de entretenimiento como módulos integrados de videocasseteras y videojuegos”, comenta Pérez Oyamburu, de Ford.

- En lo que concierne a DaimlerChrysler, funciones similares se hallan disponibles en los modelos Mercedes-Benz Clase S, apunta Medina. Cabe mencionar que el rango de precios de autos como los citados va de los $40,000 a los $800,000 dólares, muy alejado del mercado medio y masivo nacional. “Estamos apenas en la etapa de desarrollo y es muy temprano para identificar los costos, pero sin duda éstos se abaratarán de la misma manera que ha pasado con otras tecnologías”, asegura.

- Más directo, Carlos Blanco, director general de Visteon México, una de las empresas integradoras de autopartes nacida en el seno de Ford, explica: “Los costos varían de acuerdo con la complejidad de los sistemas. En los casos de sistemas de entretenimiento los precios van de $12, $15 hasta $20,000 pesos adicionales al costo del auto. Se espera que todas las tecnologías de infotainment se vayan abaratando en un periodo de cinco años, cuando se tenga acceso global a estos servicios.”

- El usuario promedio se enfrenta a altas tasas de interés en el financiamiento de automóviles, amén de los elevados impuestos que incrementan el precio de los vehículos mexicanos entre 20 y 50% por encima del de los estadounidenses. No obstante, la industria automotriz registró un considerable crecimiento en el primer trimestre del 2000: 193,000 unidades vendidas, 43% más que en el mismo periodo de 1999.

- El cliente manda
Si bien tradicionalmente la industria se guiaba por sus propios desarrollos, la participación del cliente para definir las directrices del diseño de los automóviles ha crecido de manera significativa. “El usuario quiere y busca este tipo de soluciones porque necesita estar conectado en todas partes y a todas horas”, señala Paul Mening, director de ingeniería eléctrica y electrónica de Freihgtliner, fabricante de tractocamiones de DaimlerChrysler.

- La denominada economía digital impactará en los autos del futuro. Al incrementar el tiempo productivo de un conductor, surgirán nuevos servicios que representan oportunidades de negocio para las firmas automotrices.

- Pérez Oyamburu afirma que “antes, con la venta de un coche terminaba la relación con el cliente. Ahora y en el futuro, la relación se establece a través de servicios posventa (…), que son mucho dinero para la industria como para ignorarlo, a tal grado de que el fabricante puede llegar a vender al costo el vehículo, como sucede con las computadoras hoy en día, en donde el negocio no es el hardware sino los servicios en torno a internet”.

- En el escenario automotriz del futuro ingresan pujantes actores como Delphi y Visteon, empresas generadas por General Motors y Ford, respectivamente, y cuya capacidad de innovación en materia de autopartes las pone a la vanguardia de los negocios automotrices.

- “Visteon es un integrador de sistemas de reciente aparición (fundado en 1997), cuyas líneas de productos abarcan, entre otras, componentes para chasis, control de clima, sistemas de transformación de energía y sistemas electrónicos con dispositivos telemáticos y de entretenimiento”, resume Blanco. Esta firma ha hecho alianzas con Intel, Microsoft y Nintendo, de donde surgió el llamado Sistema Familiar de Entretenimiento de Nintendo 64, que se coloca en los asientos traseros del automóvil. “Se trata de mantener el contacto con el cliente, volverse su proveedor integral de servicios, de allí la necesidad de innovar y mantener alianzas”.

- A su vez Delphi, surgida en 1998 y con ingresos por $29, 200 millones de dólares en 1999, liderea el sector de autopartes y apuesta al mercado multimedia de autos, valuado en $2,900 millones de dólares.

- La danza de los servicios también alcanza a las automotrices como General Motors, que liberó hace poco su sistema OnStar, el cual permite tener acceso a las redes de áreas locales a través de telefonía celular.  Así, los conductores pueden solicitar ubicaciones geográficas, programar sus reservaciones de boletos de avión o localizar el taller mecánico más cercano luego de detectar una falla en su auto.

- Aunque el carro del futuro está pensado para la generación internet, estas ventajas quizás también puedan estar al alcance de las aspiraciones y los bolsillos de los mortales nacidos antes de los años 80. Todo depende de la velocidad con que las firmas automotrices aceleren su incursión hacia el vasto territorio de las ti, las cuales les han obligado a romper con su propio paradigma de manufacturar sólo carrocerías y motores, impulsando la transformación del sector automotriz. Hoy el nombre del juego es el mismo que rige a todos los participantes de la economía digital: servicios.

Ahora ve
Así es el primer hotel de gran lujo que abre sus puertas en Cuba
No te pierdas
×