Impuestos en Internet: la gran duda

Las reglas y estándares sobre comercio electrónico se discuten en todos los foros internacionales.
Leda Beck

Si el encuentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en Seattle, a finales de noviembre, quedó inconcluso y sin lograr el consenso, no por ello se paró el comercio mundial, ni el comercio electrónico.

- Las transacciones entre comercios (llamada en inglés B-2B por aquello del business to business) alcanzaron en 1999 la cifra de casi $300,000 millones de dólares, y se espera que para el 2003 sumen la friolera de $1 billón de dólares, según Forrester Research, consultora de mercado. En tanto, el mercado de consumidores o B-2-C (business to consumer) obtuvo el año pasado $7,800 millones de dólares y se estima que en el 2003 sobrepasará los $100,000 millones de dólares.

- Por los montos que se operan, para muchos es urgente regular el comercio electrónico. Desde la reunión en Seattle, las negociaciones y acuerdos sobre la materia prosiguen y algunas decisiones importantes serán retomadas en foros internacionales.

- A punto de terminar 1999, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) publicó lineamientos internacionales de protección al consumidor entorno al comercio electrónico. También la Comisión Consultiva sobre Comercio Electrónico del Congreso de Estados Unidos se reunió para debatir y tomar decisiones sobre el tema. Y como la OMC, tampoco logró un consenso.

- La Comisión Consultiva estuvo en San Francisco para contactar directamente a las industrias del sector y oír su opinión. Los comisarios y ejecutivos de la industria lograron acuerdos en al menos dos puntos: todos pretenden (aunque todavía no lo hacen) eliminar cualquier tipo de impuesto sobre Internet; y están de acuerdo con la eliminación de un arancel de 3% sobre servicios de telecomunicaciones.

- En cambio, en el encuentro bilateral entre la Comunidad Europea y Canadá se firmó una declaración conjunta sobre comercio electrónico y la sociedad de la información, reafirmando las intenciones de garantizar la seguridad de las transacciones y proteger la privacidad y al consumidor.

Nexus e impuestos
La mayor parte del tiempo, dicha comisión debatió en torno a los impuestos sobre la venta y la cuestión del nexus, palabra que utilizan en el argot legal estadounidense para designar la ciudad o estado donde una empresa tiene su sede física. Empero, hay ahora duda sobre la definición de “presencia física”. El servidor donde está el sitio web de comercio electrónico ¿es un nexus, s o no? Si la empresa tiene sus oficinas corporativas en una ciudad y su servidor en otra, ¿dónde está el nexus, para efecto de impuestos locales sobre las ventas? - Esta es una cuestión fundamental para los gobiernos locales en Estados Unidos, que tienen miedo de perder ingresos cuando los consumidores realicen sus compras masivamente en la Web.

- El gobernador de Utah y presidente de la Asociación Nacional de Gobernadores, el republicano Mike Leavitt, propone que los consumidores paguen impuestos sobre la venta en toda transacción, electrónica o no. Pero James Gilmore, su homólgo de Virginia, y también republicano, sugiere una excención total de impuestos sobre la venta para bienes comercializados vía e-commerce. Gilmore argumenta que pagar impuestos sería mucho más difícil para pequeños negocios porque hay alrededor de 7,500 jurisdicciones diferentes en todo el territorio estadounidense, y cada una con sus propios impuestos sobre la venta.

- Sin embargo, nada de eso se arregló en Seattle y la semana siguiente al fracaso de la reunión algunas voces representativas de la industria llegaron a suspirar de alivio en público. “Estábamos muy preocupados”, expresa Tim Bennett, vicepresidente senior de la American Electronics Association (AEA), quien está convencido de que el colapso en las negociaciones favoreció a la industria, pues todo indicaba que había alguna esperanza remota de un acuerdo para gravar esa actividad.

- Ahora hay divergencias al respecto. Algunos analistas creen que todas las reglas anteriores a la reunión de Seattle continúan en vigor hasta la conclusión formal de ese encuentro, a celebrarse en los próximos meses, en Ginebra; otros piensan que la moratoria expiró con el colapso de las negociaciones y que todos los países están ahora libres para establecer impuestos de importación sobre transmisiones electrónicas.

- Un detalle relevante: los acuerdos vigentes regulan de manera exclusiva las transmisiones electrónicas, y no la compra y venta de productos. Por ejemplo, si un usuario en México adquiere y descarga de Internet un software extranjero, no tendrá que pagar impuestos de importación porque, en el caso especifico del software, los impuestos sólo se aplican sobre el medio físico de transmisión (sea CD o disquete) y no sobre el software propiamente dicho. (La mayor parte de las legislaciones de software en el mundo adoptarán la definición preferida de Microsoft: “El software no es un bien ni un servicio, es solamente propiedad intelectual”.) En cambio, si el mismo mexicano compra un libro extranjero a través de la red, teóricamente sí tendría que pagar derechos de importación.

- Una de las razones por las cuales los 135 países miembros de la OMC pactaron la moratoria de los acuerdos y lineamientos fue porque todavía no logran establecer una manera eficiente para colectar impuestos.

- Y mientras un comunicado de Microsoft afirma que “continúa con la idea de apoyar el trabajo de la OMC en sus esfuerzos por abrir el comercio entre las naciones y mejorar las vidas de millones de personas en todo el mundo”, líderes como Dave McCurdy, presidente de la Electronic Industries Alliance (EIA), una confederación de entidades de la industria de telecomunicaciones y tecnología, no están interesados en nada de esto.

- En todo caso, durante la reunión de Seattle –célebre por la manifestación de más 50,000 opositores que ocuparon el centro de la ciudad e impidieron a los delegados reunirse en los dos primeros días–, ninguno de esos temas estuvo en el centro de las preocupaciones.

Newsletter
Ahora ve
Imágenes muestran la embestida del vehículo en el puente Westminster en Londres
No te pierdas