Indicador empresarial. Una realidad apar

Sin abandonarse a los malos augurios, tres dirigentes de organismos empresariales sopesan aquí la a
María Hope

Si hay algo que en la actual crisis hubiera de distanciar a los dirigentes de los organismos empresariales del país, sería cualquier cosa, menos el pesimismo.

-

Convencidos de que el reajuste era inevitable, de que la crisis ya está tocando fondo, y que a partir de octubre la economía iniciará un pausado, pero seguro ascenso, los representantes empresariales ven la luz al final de un túnel, aunque para muchos empresarios y ejecutivos es como la boca del lobo.

-

Héctor Larios Santillán, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), señala a EXPANSIÓN que en los pocos meses transcurridos desde la devaluación de diciembre, los empresarios han pasado de la incertidumbre a la instrumentación de medidas que les permitan reactivar su operación durante el segundo semestre de este año.

-

De acuerdo con Larios, enero y febrero fueron los meses más difíciles porque se carecía de "una estrategia para atacar los problemas, las ventas se fueron a cero y la economía estuvo prácticamente parada; al siguiente bimestre las empresas se enfrentaron a "una enorme falta de liquidez" y no fue sino hasta mayo que las cosas empezaron a "moverse un poco".

-

Tal vez por ello los pronósticos del CCE no son tan oscuros como otros. Mientras académicos, sindicalistas y consultores -además de los empresarios y ejecutivos encuestados por esta publicación- vislumbran una hondonada todavía más profunda, con decremento del Producto Interno Bruto (PIB) mayor a 5%, inflación superior a 52% y 1.2 millones de desempleados más, el organismo cúpula prevé un cierre de año con 45 ó 50% de inflación, un millón más de cesantes y una caída del PIB de 4.5%.

-

Qué representan estas cifras en la vida (y economía) real de la mayoría de los ciudadanos, es algo que parece no mermar el optimismo de Larios para quien, no obstante las dificultades, es necesario dejar de lado las actitudes negativas (el miedo, la angustia, la desesperación, el enojo) y apostarle al triunfo.

-

No ha de ser fácil para un empresario en quiebra real o virtual aceptar la apuesta. El mismo dirigente acepta que si lo peor ya quedó atrás, lo logrado no basta para asegurar la sobrevivencia de las empresas.

-

Si lo primero era secar la economía para estabilizar las variables macroeconómicas, y eso está ya prácticamente controlado, lo que toca ahora es impulsar las variables micro, y para ello habrá que desatar los nudos financiero y fiscal que traban los negocios.

-

No es hora de cantar victoria. Lejos también del pesimismo, Víctor Manuel Terrones, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), opina que sería ceguera "no ver los resultados macroeconómicos muy interesantes" que el país ha experimentado a raíz del programa de ajuste. Sin embargo, le faltan ánimos para cantar victoria todavía.

-

Las razones no son escasas. De acuerdo con los resultados de una encuesta practicada entre 300 de sus afiliados, 98.5% tiene pasivos con la banca, 72% admite tener problemas financieros y 12% reconoce que el renglón fiscal es su mayor dificultad.

-

Datos hemerográficos recabados a lo largo de estos últimos meses señalan que la cartera vencida del sector industrial creció 50% en cinco meses, que en cuatro meses cerraron 20% de los establecimientos fabriles y que las plantas en operación están trabajando, en promedio, a 30% de su capacidad.

-

Convencido de que "en términos generales siempre hay renglones perdedores y nichos que brillan por sí solos", el dirigente observa que mientras los sectores de alimentos, químico y petroquímica se defendieron mejor, los ramos mueblero, de bienes de capital y autopartes se cuentan entre los más golpeados.

-

Al igual que Larios, Terrones estima que de no darle un giro radical a los asuntos fiscal y financiero, muchas empresas más seguirán clausurando sus puertas, impactando en consecuencia los niveles ya de por sí altos de desempleo.

-

Que el crédito es caro y de difícil acceso es ya un lugar común en todo análisis económico. Sin embargo, la falta de "recursos suficientes" de la banca de desarrollo la ha colocado en un predicamento: o cambia su visión estratégica o no podrá enfrentar la problemática nacional y cumplir con los objetivos para los cuales ha sido creada.

-

"Yo creo que la banca de desarrollo tiene que ser más agresiva y menos ortodoxa para afrontar la grave coyuntura que existe en el país", expone el presidente de Canacintra.

-

El tropezón del comercio y los servicios. Germán González Quintero, presidente de la Confederación Nacional de Cámaras de Comercio (Concanaco), acepta que el sector comercial y de servicios ha sufrido una de las caídas más abruptas de su historia.

-

Datos de este organismo establecen una contracción de 20% entre enero y marzo en las ventas, mientras las cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) marcan un descenso de 20% sólo para el mes de marzo, en las ventas al menudeo.

-

Asimismo, de las 480,000 personas que perdieron su empleo en el primer trimestre del año, 160,000 corresponden a este sector, esto es, la tercera parte de ese total, y aún se espera que aumente.

-

Constituida por 1.5 millones de afiliados según los registros de enero- se estima que a estas alturas podrían ser menos dado el cierre no reportado de empresas-, de los cuales 1.25 millones son negocios micro, la situación financiera de la mayoría de las empresas es precaria: o tiene una grave falta de liquidez, o se están excesivamente apalancadas.

-

"Sabemos de muchos negocios que cierran sencillamente porque el margen ya no les permite subsistir; otras están trabajando con márgenes muy apretados", refiere el dirigente; él mismo un comerciante, afirma no haber registrado nunca un margen tan magro.

-

Tras indicar que la cartera vencida del sector ascendía a N$ 30,000 millones de nuevos pesos en diciembre de 1994 ("por lo que ahora debe estar mucho más alta", a pesar de las reestructuraciones), González Quintero prevé un panorama que va del negro al gris en los próximos seis meses; malo los primeros tres, menos malos los segundos.

-

Pero el declive no viene de ahora, Convencido de la urgencia de modernizar al sector, el presidente de Concanaco refiere que estuvieron seis años diciendo "ahí viene el lobo" y cuando vino no estaban preparados. Era el lobo de la feroz competencia externa. Ya no se puede dar marcha atrás, admite, pero en cambio si es posible replantearse esquemas de organización: establecer uniones de compra, desarrollar "micro-franquicias", refuncionalizar las centrales de abasto.

-

EL problema, siempre el problema, es que por ahora estas necesarias reformas seguirán posponiéndose porque "se requiere de inversión", ¿y quién está pudiendo invertir en este momento?

-

Los líderes empresariales advierten y proponen. Y en sus propuestas vuelven a existir coincidencias. Unos más puntuales que otros, los tres líderes empresariales sugieren medidas que aireen a las empresas.

-

Haciendo la similitud con el enfermo, dice Larios que lo primero es darle respiración para que no muera: "¿Y qué podemos entender por respiración? Que haya medidas que le fijen en el tiempo una tregua para poder salir de todos aquellos problemas que tienen, como son las altas tasas de interés, combinadas con una recesión brutal, o los problemas fiscales".

-

Medidas que vayan desde la desregulación de muchas de las normas a las que hoy están sujetas las empresas y la eficientización del gasto público hasta una "profunda reforma fiscal que deje de ser recaudatoria", para volverse promotora de la inversión y del empleo. De otro modo, advierte, "no tendremos la posibilidad de responsabilizarnos como empresarios de ser el motor de desarrollo del país".

-

Terrones propone –y a estas alturas ya es un hecho- instrumentar un programa de construcción de vivienda popular que dinamice a resto de los sectores; revisar el esquema arancelario con los países que no realizan un comercio recíproco con México, y diseñar nuevos mecanismos financieros.

-

Por su parte González Quintero sólo indica que en Concanaco "estamos trabajando medidas simples, emergentes, para detener la caída".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Los dirigentes de Concanaco y Canacintra afirman estar concertando ya al interior de sus organizaciones y con el gobierno la aplicación de los programas concretos que permitan el aterrizaje de las propuestas contenidas e el Plan Nacional de Desarrollo (PND) al ámbito específico de la microeconomía. Se oyen optimistas o, en el peor de los casos no con el ánimo para abajo. ¿Qué dirán, empero, sus representados? ¿Podrán afianzarse a tiempo a las tablas de salvación que se busca lanzarles? Sin duda aquí habrá materia para la polémica.

Ahora ve
Japón presenta su primer avión comercial en 55 años y podría cambiar el futuro
No te pierdas
ç
×