Industria siderúrgica: hornos calientes

-
Leopoldo Eggers

La industria siderúrgica mexicana continúa superando sus registros históricos de producción. En el informe sobre la producción siderúrgica nacional, elaborado por la Cámara Nacional de la Industria del Acero (Canacero) con cifras al primer bimestre de 1996, se observa que la producción de acero crudo alcanzó 2.15 millones de toneladas, cantidad que representa un crecimiento de 14.6% respecto al mismo periodo de 1995.

-

El segmento de productos intermedios con mayor dinamismo fue el de laminados planos, con una producción de 785,187 toneladas, que significaron un aumento de 66.5%, seguido por los de tubería sin costura y tubería con costura, que manufacturaron 90,637 y 70,285 toneladas con incrementos de 47 y 13.6%, -respectivamente.

-

Su desarrollo se explica por la competitividad de las grandes empresas integradas, fruto de -importantes inversiones y esfuerzos de modernización e internacionalización realizados en el último lustro. Esta competitividad les ha permitido sortear la contracción del mercado nacional exportando alrededor de 50% de su producción en una coyuntura internacional con -mayor demanda y precios atractivos, así como sustituir importaciones y diversificarse hacia productos con mayor valor agregado.

-

El segmento menos dinámico fue el de laminados no planos, con una producción de 773,822 toneladas y un aumento de 3.29%, en tanto que el único que reportó una caída fue el de productos semiterminados, cuya producción de 361,070 toneladas fue 0.6% inferior a la registrada en el anterior periodo. El rezago en la producción de laminados no planos se debe a su vínculo estrecho con la industria de la construcción, que apenas comienza a superar la parálisis de 1995, en tanto que la producción de semiterminados (que se exporta en 100%) detuvo su marcha ascendente por -mantenimiento y servicio a instalaciones, así como por la reciente inestabilidad en los precios internacionales de estos productos.

-

Desde el cuarto trimestre de 1995 se detectó una desaceleración en el crecimiento de la demanda internacional, que ha revertido las tendencias alcistas de los precios afectando en mayor medida a los géneros de laminados planos. Aunque algunos especialistas pretenden minimizar los riesgos de esta nueva coyuntura siderúrgica, es probable que la baja de precios, en condiciones de oferta creciente, contribuya a desatar una violenta espiral competitiva sin descartar brotes de proteccionismo comercial en los principales mercados, hasta que los niveles de producción e -inventarios se acomoden a la nueva dinámica de crecimiento internacional.

-

De ocurrir esto, el mercado interno será presionado por los -competidores extranjeros, que tratarán de colocar sus excedentes a precios bajos sin descartar la posibilidad de ventas dumping y otras prácticas de comercio desleal. En estas condiciones es necesario revisar a la baja la expectativa de crecimiento de la producción nacional para 1996, inicialmente estimada en 8 ó 9%.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

En los últimos cinco años, la producción siderúrgica mexicana ha crecido a una tasa media anual de 11.2%, al pasar de 7.9 a 12.2 millones de toneladas entre 1991 y 1995. Este ritmo ha sido muy superior al de sus contrapartes de Estados Unidos (3.9%) y Canadá (2.4%), cuyo peso relativo en los mercados acereros del TLC ha disminuido. De continuar esta tendencia, es muy posible que para el año 2000 México se convierta en la segunda industria siderúrgica de Norteamérica.

Ahora ve
España interroga a los cuatro detenidos por el doble atentado en Cataluña
No te pierdas
×