Industria siderúrgica: sigue la mata da

-
Leopoldo Eggers

La industria siderúrgica mexicana ha vuelto a superar los pronósticos de las agencias especializadas que estimaban, para 1996, un volumen anual de producción de acero líquido de 12.8 millones de toneladas (mts). Con un nuevo record de producción de 1.16 mts durante octubre y un promedio mensual de 1.09 mts en los primeros 10 meses del año pasado, la producción acumulada en dicho periodo ascendió a 10.9 mts, lo que significa un crecimiento de 9.4% con respecto al mismo lapso de 1995. Así, en el ciclo enero-diciembre de 1996 el volumen acumulado de producción será de entre 13.2 y 13.3 mts.

-

El incremento proviene principalmente de la producción obtenida por el proceso de horno eléctrico (EAF, por sus siglas en inglés), que entre enero y octubre aumentó 12.2% y representó 64% de la producción total, en tanto que la producción obtenida por el proceso de aceración al oxígeno (BOF) creció sólo 4.8%.

-

Si bien el desempeño del sector es altamente satisfactorio, lo más significativo de su evolución está en el acentuado dinamismo de la producción de aceros con mayor valor agregado, tales como aceros planos (plancha y láminas roladas en caliente y en frío), que en conjunto aumentaron 30.6%, láminas recubiertas (galvanizadas, estañadas, pintadas, cromadas), que crecieron 45.8%; inoxidables, 9%, y tuberías con y sin costura, 67.3 y 25.8%, respectivamente. Así, la producción de aceros terminados sumó en el periodo enero-octubre un volumen de 8.8 millones de toneladas, lo que representa 80% de la producción total de acero, mientras que en 1995 representaron 72% de ese total.

-

Otros aspectos relevantes del desarrollo siderúrgico nacional son la modernización tecnológica y el aumento de la eficiencia productiva, que han llevado a la mayor parte de las empresas a operar con un costo promedio inferior al costo medio internacional, de $300 dólares por tonelada; así como la automatización e implantación de dispositivos de control de calidad tanto en los productos como en los procesos de fabricación. Varias de las más importantes siderúrgicas del país han obtenido la certificación de los estándares normativos internacionales ISO-9000 e ISO-9002, calificando con ello como proveedores internacionales confiables, lo que les ha abierto las puertas de los mercados de exportación.

-

Estas mejoras estructurales han permitido a la industria avanzar en un proceso eficiente de sustitución de importaciones, al grado de reducir la participación del acero de importación de un promedio de 30% del Consumo Nacional Aparente (CNA) en los últimos años, a sólo 10%. En 1996, el CNA será de 10.3 mts.

-

Así, las perspectivas de corto y mediano plazo para la siderurgia nacional son favorables: fuentes del Instituto Internacional del Hierro y el Acero (IISI) estiman que México tendrá, entre 1997 y el año 2000, uno de los mercados más dinámicos del mundo, con un crecimiento de 6% anual en su CNA, que llegará a 18 mts. Dicha tasa supera en más de tres veces el crecimiento anual esperado (1.8%) de la demanda mundial de productos siderúrgicos.

-

El aumento de la producción nacional se sustentará más en fuentes internas que en las exportaciones. El mayor dinamismo provendrá de la sustitución de importaciones, alentada por la demanda de aceros especiales, laminados planos con y sin recubrimiento para las industrias automotriz, de maquinaria y equipo eléctrico, electrónica y línea blanca. El ramo de la construcción contribuirá también al crecimiento de este sector, especialmente por el levantamiento de infraestructura petrolera, petroquímica, eléctrica, portuaria, ferroviaria, hidráulica, de riego y saneamiento.

-

La producción obtenida mediante procesos eléctricos experimentará un crecimiento mayor, mientras que la producción en altos hornos presentará un avance moderado debido, sobre todo, a problemas de abastecimiento y a los altos precios de la chatarra, su principal materia prima.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

En materia de inversiones, se proyecta un paquete de proyectos por $3,700 millones de dólares para el periodo 1997-2000. Sin duda, la industria siderúrgica estará entre las principales animadoras del crecimiento económico de México.

Ahora ve
Julio César Chávez jura que el asesinato de su hermano no quedará impune
No te pierdas
ç
×