JIB. ¿Jalisco, en venta?

Con una agresiva campaña de promoción sobre las ventajas competitivas del estado, llevada acabo po
Guadalupe Rico Tavera

La competencia que libran las entidades federativas para atraer la inversión y generar fuentes de empleo es tan fuerte, que prácticamente viven una guerra por ver quién es la que logra seducir con sus encantos al mayor número de capitales. Jalisco, un estado a donde en el pasado fluían los negocios casi de forma natural, también ha entrado a esa lucha, nada más que en lugar de esperar que los inversionistas lleguen, está yendo por ellos.

-

Esa agresiva labor no la está encabezando el gobierno estatal, sino el Jalisco Investment Board (JIB), un organismo creado en abril del año pasado a iniciativa de 10 prominentes empresarios de la entidad. Sin embargo, como el reto de atraer inversión y de generar los 60,000 nuevos empleos que el estado necesita cada año es mayúsculo, este puñado de hombres de negocios (conocidos inicialmente como "El grupo de los 10") no trabaja aisladamente, sino que ha logrado involucrar a todos los sectores, incluyendo al gubernamental. Como justifica su director general, José Manuel Fernández Ruiz, "si hay más inversión y más empleo, el entorno para los negocios será más favorable y, en un ambiente así, todos resultan beneficiados".

-

Integrado como fideicomiso sin fines de lucro, la que es la segunda institución en su tipo autorizada a recibir donativos deducibles de impuestos (la primera fue el Mexican Investment Board), está dando un cambio radical a lo que hasta ahora había sido la promoción tradicional, pasando de una actitud receptiva a otra proactiva. Es un enfoque que, "en vez de tomar pedidos, sale a vender oportunidades de negocios", señala Fernández.

-

A sabiendas de que ya no se le puede tirar a todo, esta labor de promoción y marketing sólo se orienta a las áreas de oportunidad que tienen mayor impacto en la economía y el empleo local. Además, lejos de vender con los clásicos indicadores, se trata de una venta muy técnica en la que se busca atraer al inversionista presentándole todos los factores que hagan que se decida por establecerse en la entidad y no en otra región.

-

Las armas de la promoción. Con un enfoque de rayo láser, y echando mano de las armas más modernas que hay en marketing, el JIB desarrolla varias estrategias para posicionar a Jalisco como "the state of the art for investment".

-

Para preparar el terreno, una de las estrategias de alta difusión es "Jalisco, su mejor inversión", una campaña a nivel nacional que asocia al estado con el éxito que han obtenido las empresas aquí arraigadas. Bajo el concepto de que "no hay mejor promoción que un cliente convencido", Fernández explica que la campaña se vale de testimonios de firmas de alto renombre (IBM, Motorola, AT&T, Honda y Kodak, entre otras) que dan fe que en Jalisco han encontrado el mejor terreno para sus operaciones.

-

Para reforzar esa imagen, el organismo utiliza un video dirigido a inversionistas potenciales, tanto nacionales como extranjeros, ampliamente difundido a través de los canales de promoción institucional (embajadas, consulados, consultorías), así como en forma directa entre empresas localizadas dentro y fuera del país. También se prepara una guía de negocios denominada Doing business in Jalisco, que reforzada con un software promocional que permitirá ingresar a las redes de comunicación internacional, responde a las interrogantes que pudiera tener cualquier inversionista.

-

Con el fin específico de dar a conocer las oportunidades de negocios que ofrece el estado, paralelamente se desarrolla un disco compacto titulado Jalisco in business. Según Fernández, se trata de un material de vanguardia -"el primero en México"- que se vale de todos los recursos técnicos que hay en la actualidad (video, animación, texto y gráficas), y que actúa mediante un sistema interactivo a través de medios electrónicos y redes de comunicación.

-

Por si fuera poco, también se cocinan estrategias de promoción sectoriales y regionales. Entre las primeras, detalla el directivo, se incluye un proyecto enfocado al sector turismo y que busca posicionar a Jalisco como "el máximo destino de la mexicanidad", así como otro que mostrará al estado como la mejor opción para el desarrollo de agronegocios.

-

En cuanto a las estrategias regionales, se trabaja en un proyecto de largo plazo encaminado a la promoción y el desarrollo económico de Ocotlán y que puede servir como modelo de planeación para implantarse en otras ciudades medias de la entidad.

-

Todos estos proyectos, que Fernández valora en $1.5 millones de dólares, han sido fondeados hasta ahora por la iniciativa privada y el gobierno local en una proporción de 60 y 40%, respectivamente. ¿Y no es mucha la inversión cuando los tiempos no están para bollos? "Los tiempos están para tres bollos", responde categórico. Y añade: "Es cierto que no estamos viviendo los mejores años para atraer los negocios, pero de cualquier manera vamos a intentarlo, porque cuando la crisis arrecia hay que multiplicar la promoción".

-

Un mundo de ventajas. Para nadie es un secreto que cuando una empresa está decidiendo dónde ubicarse toma en consideración todos los factores: los servicios e insumos que ofrece la zona, el acceso al mercado, el costo, la oferta y calidad de la mano de obra, la infraestructura de las comunicaciones y hasta la calidad de vida. Afortunadamente, asegura Fernández, Jalisco tiene eso y mucho más.

-

Es cierto, y nadie lo discute. Pero, ¿de qué sirve contar con tantas ventajas competitivas, si hay quien se queja de no encontrar los apoyos ni los incentivos para invertir en el estado? "De nada, si no se da la inversión", reconoce Fernández, quien antes de llegar al JIB dirigió una institución de promoción mixta de Guanajuato.

-

Precisamente porque en Jalisco no había las mejores condiciones para la inversión, el JIB estuvo insistiendo en la necesidad de crear medidas de desregulación y simplificación administrativa, así como instrumentar diversas políticas de fomento. Para bien del estado y de las empresas que quieran venirse aquí, el concluido gobierno de Carlos Rivera Aceves tuvo la sensibilidad de recoger todas esas propuestas en la Ley de Fomento Económico de Jalisco.

-

Dicha ley, que para Fernández "es la más agresiva del país en su tipo", es un paquete completo que ofrece muchas ventajas. Algunas de ellas: exención o reducción temporal de impuestos, incentivos para capacitación y adiestramiento, apoyos al comercio exterior y precios preferenciales en la venta o donación de bienes muebles e inmuebles.

-

¿Es de esperarse entonces que con este paquete de incentivos y con toda la labor de promoción y marketing que viene realizando el JIB llegarán las inversiones con mayor fluidez? "Sí, pero no de un día para otro -admite su director-. Aunque ya estamos atendiendo a algunos posibles inversionistas, este es un esfuerzo de largo plazo." Y valora: "Lo que ahora son proyectos, para mí son enormes logros, porque estamos preparando el terreno con una estrategia de promoción que es la más agresiva en la historia de Jalisco".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Sin dudar que el actual gobierno estatal del panista Alberto Cárdenas Jiménez apoyará esa actitud pronegocios, y que en todos los sectores encontrará eco el esfuerzo de promoción que encabeza el JIB, Fernández confía que la inversión se dará más temprano que tarde. Entonces sí, concluye, "Jalisco se irá para arriba".

Ahora ve
Estados Unidos suspende temporalmente visados a Rusia
No te pierdas
×