Jorge Kawagi Macari

-

El primer campeón mexicano de box del peso crucero, categoría intermedia entre semicompleto y completo, es también un empresario exitoso en el ramo de la construcción, proveedor de equipo médico, operador de verificentros y vicepresidente de la Confederación Nacional de Cámaras de Comercio (Concanaco). El licenciado en derecho y en administración de empresas peleó nueve rounds con nosotros:

- -

1. Desde niño fui agresivo, pero luego entendí que no servía para nada esa actitud. A los ocho años mi papá me llevo a entrenar box en el Deportivo Hacienda; después comencé como amateur a pelear por la UNAM y luego tuve que dejarlo para dedicarme a los negocios, hasta que un día, entrenando en el gimnasio de mi amigo Eric el Terrible Morales, Fernando Beltrán, el promotor más importante de México, me ofreció debutar profesionalmente. En esa ocasión Bob Arum me contrató por 10 peleas, así de fácil.

- -

2. Cuando suena la campana siento mucho miedo, mucha emoción, pero todo eso se borra al momento en que empieza la pelea y me concentro en mi objetivo, que es ganar.

- -

3. Los demás boxeadores me ven como un amigo. En el gimnasio soy uno de ellos, no existen las clases sociales ahí: los golpes nos duelen igual.

- -

4. La actitud de la gente de negocios y mis socios ha cambiado. Antes me decían que estaba loco por meterme a boxear, pero como han visto que esto va en serio y que gracias a Dios me ha ido bien, ahora hasta me acompañan a las peleas, me echan porras y entienden que a veces no puedo estar en juntas y comidas.

- -

5. Me divierto más en el box que en los negocios; si tú me pones a pelear lo hago gratis, pero si me pones a trabajar gratis, no lo hago.

- -

6. Creo que mi mejor cualidad es que siempre voy con la verdad por delante. Tengo un dicho: "para atrás... ni para agarrar vuelo".

- -

7. Además del box, que es mi pasión, me gusta la equitación, viajar, estar con mis amigos y mi familia.

- -

8. De las poquitas cosas que no me gustan del box es la pobreza extrema en la que se encuentran muchos deportistas. Quiero desarrollar un proyecto, hablar con la gente de negocios que conozco para que patrocinen a esos muchachos desde el principio. Esa se ha ido convirtiendo en mi pelea más importante.

- -

9. Creo que la pelea más dura a la que me he enfrentado es conmigo mismo; luchar todos los días por ser auténtico, eso es lo más difícil.

-

Newsletter
Ahora ve
Recomendaciones para conseguir tu trabajo ideal
No te pierdas