Jorge Larrea Ortega

-
Jaime Santiago

Hoy el zar está retirado, siete años después de terminar la conformación de su imperio. A los 85 años de edad, don Jorge Larrea es presidente honorario de Grupo México, consorcio que -reúne compañías mineras, comercializadoras y constructoras.

-

El título no le queda grande: bajo su férreo… bueno, cúpreo control está más de 95% de la producción nacional de cobre en México, sexto productor mundial del metal. Es decir, sólo cinco países producen más cobre que Jorge Larrea.

-

Es el zar del cobre, pues; el séptimo hombre más rico de México, con una fortuna calculada por la revista -Forbes en $1,400 millones de dólares, con miles de empleados y millones invertidos en exploración y explotación en el país.

-

Político alemanista en sus años mozos, Larrea inició su vida empresarial al abrir Constructora México, su fuente de capital para ir comprando poco a poco algunas minas que el gobierno fue privatizando a lo largo de los años.

-

Formó Mexicana de Cobre –un gigante que le competía a la también enorme, pero bastante ineficiente Minera Cananea, todavía en propiedad del gobierno–. Su fortuna, bien repartida en diversas empresas del país, lo llevó al Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN) y a una posición de influencia ante la clase política que alcanzaría niveles insospechados al llegar al país los ventarrones neoliberales... y los Salinas de Gortari.

-

Los enemigos de Larrea –de los que hay muchos entre los sindicatos (lo llamaban el azote de los mineros, por su delicadeza para las relaciones laborales)– señalan varios momentos clave en la formación del imperio del cobre en los primeros años del -salinismo.

-

Primer acto: el dueño de Mexicana de Cobre no puede pagar la deuda de su empresa ($1,400 millones de dólares) y se la traspasa al gobierno.

-

Segundo acto: Nafin repara la situación financiera de la empresa en un tiempo récord de cinco meses.

-

Tercer acto: el antiguo dueño recompra la empresa en $1,400 millones de dólares en papeles de deuda pública, que por entonces valen la mitad. Se queda con la mayoría absoluta y libre de pasivos; maniobra magistral, pero ahí no acaba.

-

Para 1987 el gobierno había decidido vender Minera Cananea, baluarte de los movimientos sociales prerrevolucionarios, bastión del sindicalismo y gran fuente de cobre. Luego de quebrar la mina y acabar con la organización minera, empezó la puja. El primer postor fue -Protexa, pero algo no salió bien, y la operación no se hizo. En 1990 se efectuó otra subasta a la que sólo entró ICA, pero -algo volvió a salir mal, porque se convocó a un tercer concurso al que entró Minera México. Larrea ganó, pagando en 1990 $475 millones de dólares por una empresa por la cual dos años antes había ofrecido $1,200 millones.

-

Los suspicaces argumentaron que apenas pagó $25 millones más que ICA, como si hubiera sabido el monto con anterioridad. El hecho de que uno de los más importantes socios de Minera México fuera Claudio X. González, entonces flamante asesor presidencial, animó los malos pensamientos. Curiosamente, ICA anunció que protestaría, para desistirse tres días después. Con los años llegarían quejas de los mineros de Cananea con respecto al trato de los nuevos dueños, quienes armaron un cuerpo de vigilancia de confianza y pusieron, dicen los quejosos, “orejas” hasta en las cantinas.

-

El ahora llamado Grupo México es un consorcio de clase mundial, que remonta con facilidad los vaivenes de los precios del cobre, produce importantes cantidades de zinc, oro y plata y es también propietario de las cuatro fundidoras de cobre en el país. No es monopolio, argumenta el gobierno, porque el mercado está abierto, y la empresa no podría fijar precios.

-

Tal vez la cuestión de las influencias esté dejando de ser parte de Grupo México: apenas en 1996 el gobierno de Sonora no tuvo empacho en embargarle un cargamento de cobre, por rehusarse a pagar seis años de impuestos. Presidido actualmente por Germán Larrea Mota-Velasco, el grupo afirma haber introducido todo tipo de reglamentos y técnicas para respetar el medio ambiente. Entre sus socios están Miguel Alemán, Juan Sánchez Navarro, Rómulo O’Farrill y Juan Gallardo Thurlow (yerno de Jorge Larrea). El viejo zar tiene además inversiones en Banamex, TMM e Inverlat; nadie se mete con él... ya hubiera querido esa suerte un Romanov.

Ahora ve
EU pide a Latinoamérica romper contacto comercial y diplomático con Pyongyang
No te pierdas
×