La alegría de las burbujas

-
María Luisa Tavernier

La asociación entre alegría y vinos espumosos es universalmente conocida. En esta categoría destaca el champán, unánimemente elegido para celebrar ocasiones especiales relacionadas con la felicidad. Los enólogos de Champagne saben aprisionar las burbujas que dan esas gratas sensaciones de picor y frescura, una especie de éxtasis que favorece el espíritu de cohesión. No en vano ha sido el vino más imitado del mundo, razón por la que los cultivadores de la región han emprendido una verdadera campaña para defender su nombre de los mañosos.

-

Lo que distingue a un vino tranquilo del champán es la segunda fermentación. Ésta se provoca al añadir una pequeña cantidad de azúcar y levaduras en el vino base, para que desprenda ese inquieto gas que se disolverá en el vino. Los ejemplares de gran calidad adquieren un sabor muy especial gracias al contacto prolongado con sus sedimentos,. Nada mejor para las fiestas navideñas que elegir un champán ligero, blanco o rosado, como aperitivo. Uno más corpulento y complejo para la gama de los mariscos y pescados.

Se dice que el champán es un vino que se volvió loco de alegría al beberse a sí mismo; aprovechemos ese júbilo.
Newsletter
Ahora ve
“Se ve progreso en las variaciones mensuales de inflación”: Carstens
No te pierdas