La caída de Villalonga

-
YR

Juan Villalonga forma ya parte de la historia de la primera empresa de España: Telefónica. El empresario aguerrido y ensalzado por los bancos y analistas estadounidenses tuvo que salir corriendo de la empresa que lo encumbró y le llenó los bolsillos de millones. Y el diario El Mundo, el segundo periódico español, tuvo mucho que ver en esto. La supuesta venganza empezó con Telefónica Media, una filial de la compañía integrada por el canal de Antena 3, la emisora de radio Onda Cero y Vía Digital, y en donde quería un trozo del pastel del director de El Mundo. Pero Villalonga se decantó por el Grupo Prisa, principal rival del diario mencionado. Así que el director del segundo diario de España, Pedro J. Ramírez, no paró hasta que el rey Midas cayó. Los titulares de su periódico, tan acostumbrados al escándalo, señalaron a Villalonga y su stock options (las opciones sobre acciones concedidas por la propia Telefónica a Villalonga y un grupo de 100 ejecutivos, que les reportó $442.6 millones de dólares) y evidenciaron con documentos que el expresidente de la compañía de telecomunicaciones había aumentado considerablemente su patrimonio gracias a información privilegiada en 1998. Todas las acusaciones se fueron cumpliendo, aunque la Comisión Nacional de Valores lo exculpó de la segunda. Claro que todo estaba pactado a la hora de dejar su puesto: una indemnización de unos $27 millones de dólares y la promesa de no investigar su gestión en la saneada compañía, considerada por Fortune la número 72 dentro del ranking de las 1,000 empresas más ricas del planeta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Aunque la gestión de Villalonga ha logrado lo que se propuso desde el principio: "Crear valor para los accionistas" (el valor bursátil ha crecido seis veces desde 1996), todavía están por verse las consecuencias de su expansión por Latinoamérica, de sus adquisiciones en medios de comunicación y de su ambición de poder.

Ahora ve
Las dos pandas gigantes más longevas fuera de China viven en la CDMX
No te pierdas
×