La cúspide del intervencionismo

-
Feike de Jong

Hace 21 años se hablaba de reformas constitucionales. Pero el debate era totalmente opuesto al actual. Uno de los artículos de la portada de Expansión, titulado “Palanca para fortalecer al Estado”, analizaba las propuestas impulsadas por el entonces presidente, Miguel de la Madrid, que intentaban aumentar el poder del Gobierno en la economía mexicana.

- Un editor contemporáneo sólo puede tener nostalgia de aquellos tiempos porque los expertos al menos en algo coincidían: la de 1983 era la reforma constitucional más importante desde 1917.

- En momentos que circulaba la edición número 361 de Expansión (16  de marzo de 1983) no se hablaba de liberación de mercados, privatización de empresas y ni siquiera de apertura de fronteras. Un destacado jurista y catedrático, Ignacio Burgoa, las tildaba de “reformas fascistas” que “sientan las directrices” para que el Estado asuma todo el control de la economía.

- Por otro lado, un miembro del Consejo Coordinador Empresarial, Agustín Ortiz, afirmaba que fue exactamente la economía de la libre empresa en tiempos del porfiriato la que causó la Revolución Mexicana.

- Pero no todos los argumentos sonaban tan anticuados. La libre competencia, según Ortíz, no puede existir en medio de la concentración económica “y es de conocimiento público la existencia de grandes monopolios en México”. Ya sabemos que (para bien o para mal) sí fue aplicable.

- Las crisis económicas que siguieron fueron debilitando la influencia estatal en la economía. Y, tal como lo tipifica el artículo de Expansión, siguieron alimentando “la eterna contienda Estado-sector privado en la que ambos se disputan el control sobre la actividad económica”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Hoy, a dos décadas de distancia, las reformas que reclama el sector privado serían el tiro de gracia para derrumbar la filosofía de intervencionismo que había en 1983. El segmento empresarial mantiene sitiados a los últimos bastiones del intervencionismo estatal.

- Una pausa antes de la tormenta.

Ahora ve
¿Cómo Flexi pasó de ser una pequeña productora a una empresa multinacional?
No te pierdas
×