La cumbre de las reformas

En tres días de mesas de discusión, lo único claro es que la ausencia de reformas es el freno de
Javier Martínez Staines

Reformas. No importa quién estuviese en los podios, todos hablaron sobre la urgente necesidad de llevar a cabo las reformas estructurales. La Cumbre de Negocios de Veracruz fue, en este sentido, una suerte de sinfonía inconclusa, que refleja lo ocurrido en México desde el inicio del actual gobierno, en diciembre de 2000.

-

Una voz discordante: Carlos Slim Helú. Con su característico pragmatismo, el empresario señaló que “no se deben confundir los medios con los fines”, en clara alusión al paquete de reformas, y alertó sobre la costosa ociosidad de mantener un elevado nivel de reservas monetarias, de buscar cumplir a toda costa un objetivo inflacionario y sobre el riesgo de firmar acuerdos comerciales a diestra y siniestra, en vez de ser selectivos y negociarlos con base en las verdaderas necesidades del país.

-

Pero el Presidente no lo escuchó. Vicente Fox llegó minutos después de la ponencia del acaudalado empresario, sólo para ufanarse, entre otras cosas, de los más de $50,000 millones de dólares a que ascienden las reservas internacionales y de que México ya es el país con más tratados de libre comercio en el mundo. Comentó las negociaciones avanzadas para suscribir convenios de este tipo con Japón y Uruguay, lo que provocó que más de uno de los asistentes se cuestionara sobre lo estratégico de invertir energías en firmar un acuerdo con la nación sudamericana. El volumen comercial con ésta ni siquiera pinta en la balanza.

-

Con las reformas, todo; sin las reformas, nada. Esa fue la tónica en los tres días de trabajo en el World Trade Center de Boca del Río, en un evento organizado por el muy movido gobernador de Veracruz, Miguel Alemán Velasco, y Claude Smadja, ex director general del World Economic Forum.

-

Un día después el ex presidente estadounidense William Jefferson Clinton cautivó a la audiencia, planteó los desafíos a que todos estamos sujetos en los tiempos de la interdependencia (paz, seguridad y prosperidad compartida), citó –como siempre cuando viene– a su amigo Slim y, como buen político, se manifestó más optimista que nadie y lanzó a la palestra la oportunidad que tiene  México de hacer jugosos negocios con energías alternativas y conservación. Por su parte, los banqueros aprovecharon para acentuar su campaña de reivindicación con el lema de “ahora sí llegó la activación del crédito”, mientras los legisladores priístas-perredistas-verdes (el panista invitado brilló por su ausencia) aceptaron que las reformas son urgentes, pero justificaron su rechazo a la postura “simplista” del Ejecutivo. “No entendemos por qué el discurso de la reforma fiscal se limita al IVA en alimentos y medicinas, cuando la evasión y elusión fiscal, sólo en el ISR suma $500,000 millones de pesos”, comentó Jesús Ortega, coordinador de la fracción del sol amarillo en el Senado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Pronósticos optimistas (y una buena oleada de inversiones) si al menos se llevan a cabo la reforma fiscal y la energética. Alerta sobre el creciente problema de las pensiones. China, omnipresente. Guillermo Ortiz y la defensa del ortodoxismo. Francisco Gil Díaz y los riesgos de disminuir el presupuesto federal si no se aumentan los ingresos fiscales. Nada nuevo bajo el sol.

Ahora ve
Estamos ante el peor ataque dirigido a niños y jóvenes: Theresa May
No te pierdas
×