La educación del futuro

Los estudiantes se harán más responsables de su propio aprendizaje, la educación básica seguirá
Julio A. Millán

Para el año 2020, la educación experimentará una transformación radical, comenta Irving H. Buchen; “no será por decreto ni vendrá de un grupo específico sino de muy diversas y variadas fuentes; incluyendo nuevos modelos de administración y aprendizaje, que involucran entre otros actores a los estudiantes y sus parientes, las empresas privadas y el avance tecnológico”.

-

El cambio contempla: nuevas estructuras de organización, nuevos avances y sistemas de monitoreo, nuevos roles para los maestros, estudiantes y administradores. Bajo este modelo, la educación será impartida 24 horas al día, siete días de la semana, 365 días del año; no necesariamente en el salón de clases sino en la casa y en innumerables espacios, incluso virtuales.

-

Se dará prioridad a la opción del estudiante sobre el programa rígido de los maestros, controlando su aprovechamiento mediante bases de datos que lleven récords individuales, con todas las actividades académicas y los tiempos que le dedican en un sistema de monitoreo cibernético.

-

El primer paso para mejorar las escuelas será la eliminación gradual de los administradores. Los maestros desarrollarán ambas funciones ya que son ellos quienes mejor conocen las necesidades de los centros de educación. Algunos, con el tiempo, serán más administradores que maestros, otros permanecerán solamente en la cátedra.

-

Los estudiantes se harán más responsables de su propio aprendizaje, la educación básica seguirá dándose, pero no habrá materia o estudio al que se le imponga algún límite, se liberará la educación de su formato tradicional. Un niño de 10 años podrá hacer estudios de jóvenes de 15 o uno de cuatro años iniciará segundo grado de matemáticas.

-

A su vez, la educación pública se irá modificando y, de acuerdo a las necesidades del país, marcará si se mantiene en los niveles actuales o se modifica en el futuro.

-

Las nuevas ideas cambian la manera de aprender y trabajar. Originalmente, la búsqueda de excelencia se reducía al propio campo profesional; hoy día los ejecutivos la buscan a través de todas las áreas y de todos los países, en contraste con muchos educadores que, al querer explorar nuevas ideas, sólo consultan con sus pares, sin examinar cómo los corporativos integran equipos de individuos de diversas disciplinas.

-

Las resistencias a este modelo que se caracteriza por un mayor conocimiento de la web, el desarrollo de la inteligencia competitiva y de la compatibilidad multicultural en los estudiantes del siglo XXI, serán enormes por parte de aquellos sectores que desean mantener el status quo, invocando visiones de caos y apocalípticas.

-

No obstante, las nuevas industrias y las empresas del futuro darán origen a nuevas formas de trabajo y a nuevas profesiones. Los estudiantes deberán tomar conciencia de que vivimos la era de la creatividad y van a requerir ser altamente innovadores si quieren lograr la riqueza económica, influencia política, religiosa, tecnológica y social.

-

Será imprescindible contar con el estudio de más idiomas, tener enfoque del futuro para la construcción de escenarios, y sobre todo, gran adaptación al cambio y a su velocidad, en especial en países como México que tienen una amplia brecha educativa frente a sus principales socios comerciales.

-

Ahora ve
¿Perdiste las escrituras de tu propiedad en el sismo? Te decimos qué hacer
No te pierdas
×