La era cerebral

La cura de la depresión, el Alzheimer y otros males está en las conexiones neuronales.
Cuauhtémoc Valdiosera

Por curioso que parezca, en 1989 el presidente George Bush firmó una -resolución que declaraba la década de los 90 como la Década del Cerebro. Los -neurocientíficos estuvieron a la altura de la visionaria ley: utilizaron -neuroimágenes para localizar regiones del cerebro asociadas con todo lo habido -y por haber, desde el reconocimiento de rostros hasta cómo jugamos.

- Encontraron los genes causantes de algunas enfermedades mentales, así como -del Alzheimer y el mal de Parkinson y descubrieron los caminos moleculares que -sostienen la memoria, aunque lo más importante es lo que ellos llaman -neuroplasticidad del cerebro.

- Los neurocientíficos imaginan que en este nuevo milenio dominará la “neuroplasticidad -directa”, es decir que se podrá descubrir cuál es la secuencia de -información específica, que se inyecta al cerebro para lograr desenmarañar -algunos de nuestros circuitos nerviosos para aliviar la depresión, la segunda -enfermedad a nivel mundial; pero también para curar problemas de aprendizaje, -rehabilitar víctimas de embolias, posponer los efectos del Alzheimer, -etcétera.

- La intención es tener la capacidad de enseñarle a un cerebro viejo nuevos -trucos para que la gente pueda alterar los suyos con las herramientas adecuadas.

- Esto revolucionará el aprendizaje, pues tendremos una educación con bases -neurocientíficas; las adicciones, los trastornos del sueño, el mecanismo de la -memoria tendrán una nueva relación con el desarrollo de poderosas aplicaciones -en cómputo como las redes neuronales, la robótica y la inteligencia -artificial.

- En los próximos 10 a 20 años comprenderemos lo esencial del funciona- -miento del cerebro humano. Las computadoras nos están abriendo cada vez más -ventanas a ese misterioso mundo y permiten contemplar, en vivo y en tiempo real, -su frenética actividad. Es como si, de repente, un rayo de luz surgiera en -medio de la oscuridad.

- El cerebro pesa 1,400 gramos aproximadamente, contiene 100,000 millones de -neuronas, tantas como estrellas tiene nuestra galaxia y con igual complejidad en -la conexión entre ellas. Cada célula de la corteza está en condiciones de -enviar señales a otras 10,000, tanto de la corteza como de otras partes de la -cabeza.

- ¿Seríamos más inteligentes?
-
Si entendemos una máquina tan compleja, ¿sería, por tanto, posible -manipular la memoria y el aprendizaje? La idea de modificar la inteligencia -resulta hoy tan arriesgada como en su día lo fueron el submarino o los viajes -planetarios. Lo que sí es cierto es que algunos ratones, programados -genéticamente mucho antes de su nacimiento, aprenden y memorizan mucho mejor -que sus hermanos o progenitores.

- Al producir animales mutantes con estas cualidades, el doctor Joe Tsien, de -la Universidad de Princeton, no sólo aclara una parte importante del -funcionamiento de la memoria, sino que reabre un viejo debate cuyas -consecuencias, como era de esperar, han puesto en guardia a los expertos en -bioética. Nadie duda de que existe un abismo entre nosotros y el resto de las -especies, y de la dificultad de definir eso que llamamos inteligencia, pero -tampoco faltan quienes empiezan ya a fantasear con la idea de potenciar -determinados atributos mentales de los humanos por medio de la genética.

- Para 2030, más de 160 millones de personas mayores de 65 años vivirán en -Estados Unidos y en Europa. De ellos, unos ocho millones sufrirán el mal de -Alzheimer, varios más padecerán la enfermedad de Parkinson y alteraciones de -la memoria relacionadas con la edad. Para muchos, no está lejos la -implantación en el cerebro de células modificadas genéticamente que ayuden a -mejorar su enfermedad. Algunos ratones llevan ya genes humanos mutantes -responsables del mal de Alzheimer, lo que sin duda será decisivo en la -búsqueda de nuevos tratamientos que regulen la velocidad de desarrollo y -bloqueen los traumáticos efectos de estas enfermedades.

- En la mente de numerosos expertos subyace ya la idea de hacer réplicas del -cerebro humano, o lo que es lo mismo, hacer una copia de los mecanismos -neuronales que intervienen en la memoria y el razonamiento para luego -trasplantarlos a robots. Estas criaturas mecánicas no sólo harían las -operaciones para las que fueran programadas, sino que dispondrían de capacidad -de decisión ante situaciones imprevistas, como lo hacen habitualmente las -personas.

Ahora ve
No te pierdas