La estela de Katrina

El huracán colocó a Cemex como actor relevante en la reconstrucción de Nueva Orleáns.
Hernán Iglesias-Illa / Nueva York

Houston es una ciudad diferente desde septiembre. A principios de ese mes, y -a lo largo de tres días de intenso frenesí, de Nueva Orleans arribaron 200,000 -personas desalojadas, deprimidas y cansadas. Tuvieron que abandonar sus casas -destrozadas por el huracán Katrina y hoy, poco a poco, se van -incorporando, de manera más o menos traumática, al tejido social de una nueva -urbe.

- Ahora que los refugios de emergencia ya fueron clausurados y que los -habitantes recientes han sido distribuidos en apartamentos y albergues -familiares, en Houston apenas comienza una de las etapas más difíciles: -rehacer la vida cotidiana.

- Richard Shapiro, vicepresidente de Marketing y Asuntos Públicos de Cemex -usa, la filial estadounidense de la tercera productora mundial de cemento, vive -en Houston, al igual que todos los altos ejecutivos de la empresa que ha fincado -en esta urbe su cuartel general. “El cambio se ve en todas partes. En el -colegio de mis hijos, por ejemplo, entraron esta semana 40 alumnos nuevos -provenientes de Nueva Orleans”, cuenta.

- Cemex afronta una situación paradójica y delicada. Mientras sus eufóricos -inversionistas compran y venden acciones (hasta el 19 de septiembre pasado la -cotización de sus bonos había aumentado 20% en promedio, tanto en México como -en Nueva York, por lo que se preparan para concretar grandes negocios durante la -reconstrucción de Nueva Orleans), sus empleados estadounidenses deben lidiar a -diario con las víctimas del huracán. De ahí que Cemex, a través de Shapiro, -proceda con tiento al hacer anuncios triunfalistas. “Haremos todo lo posible -por ayudar a la gente y mantener el compromiso con nuestros clientes”, -sostiene el ejecutivo.

- Una vez superada la emergencia de los primeros días en Nueva Orleans –rescatar -a los sobrevivientes, hacer el recuento de los muertos, vivir el duelo por las -pérdidas humanas–, ahora se presenta el reto de reedificar un escenario -similar al que existía antes del paso de Katrina.

- En este marco, respecto del papel que México ha desempeñado ante la -tragedia estadounidense, destacan tres aspectos, dos que pueden considerarse -positivos, y uno negativo. En primer lugar cabe mencionar que la colaboración -del Ejército mexicano en las labores de asistencia a los refugiados tuvo una -fuerte repercusión en Estados Unidos y fue recibida con agradecimiento.

- Más aún, el precio del petróleo, después del huracán Katrina, se -estableció en alrededor de 70 dólares por barril (unos 45 dólares para la -mezcla mexicana), lo que favorece a la economía nacional. La mayor parte de los -pronósticos colocan a Cemex entre las empresas mejor posicionadas para obtener -contratos de reconstrucción en Nueva Orleans. Otros nombran también a Vitro, -cuyo desempeño a últimas fechas fue cuestionado por algunos analistas -financieros (y cuyas acciones subieron 10% en las semanas previas al huracán, -debido a rumores sobre la venta de algunos activos para reducir su deuda).

- El único punto en contra para México es que el desastre acaecido en Nueva -Orleans pudiera provocar una recesión o una desaceleración en la economía de -Estados Unidos, lo que afectaría de manera negativa el crecimiento mexicano.

- Cabe destacar que el 8 de septiembre de 2005 durmieron por primera vez en -suelo estadounidense 195 ingenieros, médicos y enfermeras del Ejército -mexicano, algo que no ocurría desde 1846. La imagen de la caravana de 35 -camiones militares que los transportaron a través de la frontera se difundió -por Estados Unidos y el mundo entero. Este hecho tuvo una evidente importancia -simbólica, aunque el contingente mexicano fue destinado a San Antonio, una -ciudad alejada del desastre y con pocos refugiados.

- Las autoridades sanitarias de Estados Unidos, con el argumento de su -preocupación por el ‘mal de las vacas locas’, impidieron a los cocineros -mexicanos usar las raciones de carne guisada que tenían planeado repartir entre -los nuevos homeless. Todo ello ocurría cuando la sociedad estadounidense -asestaba las críticas más fuertes contra el gobierno de George W. Bush y le -exigía explicar el porqué del desastre en Nueva Orleans.

- La opinión pública coincide en que la actuación de México le anotó -muchos puntos a su favor, lo cual ayudará a que las empresas locales de Estados -Unidos venzan sus prejuicios en torno a su participación en las obras de -reconstrucción y también a acelerar el final de las medidas antidumping -que dificultan la importación de cemento mexicano (desde 1990 sujeto a un -exorbitante arancel de 54.97%). Los últimos detalles respecto de este tema aún -se negociaban al cierre de esta edición. Lo cierto es que, como Richard Shapiro -señala, la misión mexicana “ha sido altamente apreciada por todos, incluido -el gobierno (estadounidense). Ha sido (algo) muy positivo”.

- Los supuestos beneficios no serán corroborados sino hasta 2006, cuando -comiencen las obras de reconstrucción de la ‘Nueva-Nueva Orleans’, según -los pronósticos de algunos analistas, terminarían los efectos negativos -macroeconómicos del huracán y empezaría a verse su lado positivo.

- Para el Centro de Predicciones Económicas para México (CFK, por sus siglas -en inglés), con sede en Filadelfia, el efecto Katrina reducirá en una -décima de punto el crecimiento económico previsto para México en 2005 (de 3 a -2.9%), y aumentará el déficit de su cuenta corriente en 300 millones de -dólares para alcanzar 11,800 millones.

- Se considera que para el próximo año el desastre provocado por este meteoro -tendrá repercusiones positivas en la economía mexicana: hasta hace unas -semanas el CFK manejaba un pronóstico de crecimiento de 4% para el PIB de -México en 2006; ahora la cifra es de 4.2%. Prevé un aumento de las -exportaciones (de 6 a 6.5%) y de la producción industrial (5.5% contra 5.3%), -todo como producto de los efectos de Katrina, cuyas manifestaciones -tangibles se reflejarán en los altos precios del petróleo y en materiales para -la construcción.

- En Cemex sostienen que sin la revisión del arancel a la importación del -cemento mexicano será difícil aprovechar el crecimiento de la demanda que se -genere en 2006. “No hay ninguna razón para mantener el arancel. Los -productores estadounidenses están trabajando a su capacidad máxima; incluso -tuvieron que importar el año pasado 27 millones de toneladas”, agrega el -también encargado de cabildear estos asuntos con legisladores y funcionarios -del gobierno de Estados Unidos. Al preguntarle a Shapiro su opinión respecto de -la posible eliminación de barreras arancelarias, prefiere no mostrarse -demasiado optimista, pues considera que el triunfalismo es malo para negociar.

- “El mercado ya estaba operando al límite de su capacidad antes de la -llegada del huracán, con escasez de cemento en 30 estados de Estados Unidos”, -explica Shapiro. Cemex usa aportó el año pasado 24% de los 8,149 millones de -dólares que facturó el Grupo Cemex en todo el mundo, produce la mayor parte de -su cemento en las plantas que tiene en Estados Unidos y sólo importa una -porción pequeña de México (que constituye su principal mercado, con 36% de -las ventas).

- Al parecer las quejas de la empresa ya están siendo escuchadas: diversos -analistas y dirigentes políticos han pedido públicamente el fin de las -restricciones arancelarias, no sólo para el cemento mexicano sino para la -industria maderera canadiense. Es de sobra conocido que la mayoría de las casas -habitación en EU están hechas de madera y que el cemento se utiliza para -construir oficinas y edificios públicos.

- De hecho, Shapiro considera que una de las principales oportunidades de -negocio para Cemex se encuentra en la reconstrucción de las autopistas de -acceso a Nueva Orleans, en particular la que cruza el Lago Pontchartrain, el -puente más largo que se ha edificado sobre agua en el mundo, y que Katrina -destruyó a su paso.

- Un informe de la consultora Risk Management Solutions (RMS) calcula en 10,000 -millones de dólares la inversión que se requiere para reconstruir la -infraestructura dañada en el área del Golfo de México. Qué porcentaje de -esos contratos terminará en manos de Cemex, Vitro u otros posibles proveedores -mexicanos, dependerá de la habilidad de sus cabilderos, pero también de la -postura de las instancias políticas. Durante una visita reciente a la Asamblea -General de Naciones Unidas en Nueva Cork, el secretario de Relaciones -Exteriores, Luis Ernesto Derbez, admitió que las conversaciones para eliminar -la barrera comercial al cemento se llevan a cabo entre las altas esferas de los -gobiernos de ambos países.

- Según los análisis más recientes, los daños económicos totales -provocados por Katrina se estiman en 125,000 millones de dólares, cifra -cinco veces mayor respecto de las pérdidas provocadas en 1992 por el huracán Andrew, -que hasta ahora era considerado el mayor desastre natural en la historia de -Estados Unidos (por cierto que el huracán Rita, que sobrevino luego de Katrina, -provocó daños calculados en 7,000 millones de dólares). De acuerdo con RMS, -la mitad de los daños en Nueva Orleans fueron ocasionados por el huracán, y la -otra mitad, por las inundaciones que se produjeron el día siguiente, cuando la -ciudad entera quedó bajo el agua al romperse los diques sobre el Lago -Pontchartrain. Esta distinción entre las causas de los siniestros está hoy en -el centro de un duro debate en el ámbito de las aseguradoras, que analizan la -manera de reducir la factura por 60,000 millones de dólares, un récord -absoluto, que sus clientes intentan cobrar.

- Luego de estos acontecimientos nadie espera una reducción del precio del -petróleo en los próximos meses.

- Si ya el mercado de energéticos atravesaba por un momento delicado, con las -plantas de producción y de refinamiento de crudo trabajando al máximo de su -capacidad, así como con el consumo creciente –sobre todo de China y Estados -Unidos–, la sacudida provocada por el huracán no ha hecho sino aumentar el -nerviosismo.

- En los días posteriores al desastre de Nuevo Orleans, el petróleo cruzó la -barrera de los 70 dólares por barril, para estabilizarse alrededor de los 65. -En México, los altos precios de los energéticos tienen un efecto doble y -contradictorio: por un lado mejoran las finanzas de Pemex e, indirectamente, las -del sector público (la petrolera estatal absorbe 40% de los gastos del Estado), -pero, al mismo tiempo, encarecen el precio de la gasolina y del gas de consumo -doméstico, dado que se importan tanto la gasolina como el gas que se consumen. -El gobierno mexicano ha propuesto un subsidio de casi 900 millones de dólares -hasta fines de 2005 para así controlar el precio del gas; al cierre de esta -edición la propuesta aún no había sido votada en el Congreso.

Ahora ve
No te pierdas