La herencia de Hank

-
Alfonso Zárate

Fue tan largo el proceso de apertura y "liberalización" del régimen priísta, que sus figuras más emblemáticas le sobrevivieron hasta la ruina... o casi. Fidel Velázquez, capo mayor del sindicalismo corporativo, decidió morir antes de entregar por las buenas el poder. Fernando Gutiérrez Barrios, leyenda de la policía política, tuvo la desdicha de presenciar la derrota en las urnas antes de exhalar el último suspiro. Carlos Hank González, en fin, sobrevivió a los nueve meses de gestación del primer gobierno post-priísta, pero no a las leyes de la biología y la historia.

- -

El profesor, padrino e impulsor de varias generaciones de políticos a la mexicana, abandonó el escenario justo cuando uno de sus axiomas empezaba a encarnar en un gabinete: "Un político pobre es un pobre político." Ya no podrá, el vendedor de dulces que aspiró a La grande, verificar las bondades de la primera administración federal que, sin engaño, pretende gobernar al país como se maneja una empresa exitosa.

- -

Parece difícil que el legado de Hank pueda trasladarse, como filosofía de Estado, a los círculos foxistas, pues la mezcla de negocios públicos e intereses privados tuvo lugar en condiciones particulares: las que propiciaron un Estado sustancialmente corrupto, copado por bandas que lucraban al amparo de la Revolución institucionalizada.

- -

Difícilmente los supergerentes podrán servirse de las arcas nacionales para beneficio propio. El objetivo de la nueva clase gobernante consiste en instalar definitivamente la visión del mundo de los negocios en la columna vertebral del aparato político-administrativo. Labor histórica, cultural, estratégica, que se distingue muy claramente de la simple ganancia ––individual, familiar, de clanes–– que definió a los nuevos ricos de la postrevolución.

- -

Es en el PRI donde la herencia puede rendir frutos. Hoy los diferentes juniors del partido huérfano buscan capitalizar los intereses que supo tejer el profesor Hank.

- -

El más adelantado es Roberto Madrazo, quien recibió en 1999 el espaldarazo hankista en la lucha intestina por la candidatura presidencial y hoy, seguramente, cuenta con los votos del aún poderoso priísmo mexiquense en la contienda por la dirección nacional del tricolor.

- -

Desde hace años la estrella del prócer de Tianguistenco había comenzado el viaje sin retorno a los confines de ninguna parte. Sus negocios y vínculos políticos eran motivo de escándalo e investigación, especialmente en Estados Unidos. El poder político de el profesor empezó a declinar al tiempo que se profundizaba el deterioro del antiguo régimen. Su fuerza y capacidad de convocatoria provenían de la estructura y los mecanismos del viejo sistema. Su carisma y estilo personal resultaban insuficientes frente al cambio de hábitat y la mutación acelerada del entorno sociocultural que lo hicieron posible.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

–El autor es director general de Grupo Consultor Interdisciplinaro

-

Ahora ve
¿Salsa verde o salsa roja? Amazon vende ahora tacos al pastor
No te pierdas
×