La industria cementera, en concreto, com

-
Leopoldo Eggers

Una milenaria tradición constructiva basada en el uso de cementos y materiales sólidos, favorecida por el espectro climatológico del territorio nacional, una demanda interna de amplia escala —exigente en cuanto a calidad y características de sus productos—, la normatividad instrumentada por el gobierno mexicano desde hace varias décadas y la participación competitiva en el mercado nacional de algunas de las empresas más importantes del mundo en el ramo, son los factores que explican la fortaleza y la competitividad de la industria cementera mexicana.

-

De facto, este es el sector de la industria de la transformación más competitivo de la economía nacional. Ello se refleja en su capacidad para enfrentar exitosamente la competencia de las grandes multinacionales cementeras, que a pesar de la baja cobertura comercial (sus niveles arancelarios fluctúan entre 4 y 6%) y de los recurrentes periodos de sobrevaluación cambiaria, nunca han podido penetrar segmentos relevantes del mercado mexicano con exportaciones directas.

-

De acuerdo con cifras del Banco de México, en el periodo enero-mayo de 1996 las importaciones de cemento sumaron $18 millones de dólares, mismas que representan apenas 1% del consumo nacional aparente (CNA).

-

En cambio, la exportación de cemento y concretos superó los tres millones de toneladas, más de 40% del CNA en el mismo periodo, y significó un ingreso de $677 millones de dólares. Por lo anterior, el saldo exterior de esta industria arrojó un superávit de $661 millones, equivalente a 62% del saldo comercial total del país.

-

La competitividad de la industria cementera se refleja también en la creciente participación de la factura externa en las ventas totales de los principales grupos cementeros mexicanos. Dos de estos grupos —Cementos Mexicanos (Cemex) y Cementos Chihuahua (GCC)— han incursionado con mucho éxito en mercados extranjeros como productores y distribuidores de cemento y concretos, al adquirir plantas y consorcios en naciones como Estados Unidos o España y diversos países de América Latina y el Caribe.

-

Para el conglomerado de empresas propiedad de Cemex, que ocupa el cuarto lugar entre los más importantes consorcios cementeros en el mundo y el primero de América, los ingresos en moneda extranjera participaron con 60% de las ventas totales en el primer trimestre de 1996. Para las empresas de GCC, sus ingresos en moneda extranjera explican 48% del mismo total.

-

En el caso de Apasco, debido a su condición de filial del Holderbank —la más grande multinacional cementera—, las exportaciones no constituyen uno de sus objetivos centrales, aunque con la recesión y la baja en las ventas internas, el grupo se ha inclinado por otorgar una mayor prioridad a su cartera de exportación: en el primer trimestre de 1996 colocó en el exterior 6% de sus ventas.

-

Esta orientación exportadora y la presencia directa en otros países con una ciclicidad económica distinta, ha permitido a los cementeros mexicanos sobreponerse a los malos tiempos y continuar con sus programas de expansión orientados a conseguir una mayor presencia en los mercados mundiales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Las perspectivas de la industria cementera deberán mejorar en la medida que se consoliden las tendencias hacia la recuperación de la economía nacional. Se espera que para 1997 el sector alcance una tasa de crecimiento de 10%. A su vez, la existencia de capacidad instalada superior en más de 30% al consumo interno de 1994 (que ha sido el más alto en la década de los 90), garantiza que la expansión de las ventas internas no afectará en modo alguno la capacidad exportadora de las empresas del sector.

Ahora ve
Liliane Bettencourt, la mujer más rica del mundo, murió a los 94 años
No te pierdas
×