La isla de la salud

El número de mexicanos con adicciones o males oculares y cutáneos atraídos por la medicina cubana
Ira Franco

Cada vez más mexicanos viajan a Cuba para algo más que asolearse en la hermosa playa de Varadero. Van en busca de un tratamiento médico eficaz.

- Algunos gastan hasta $7,000 dólares para liberarse de las adicciones, pero la mayoría va porque la isla se ha convertido en su única opción.

- Padecimientos como el vitiligo y la psoriasis (en ambos casos males de la piel) tienen tratamientos exitosos y la retinosis pigmentaria (una enfermedad que provoca la ceguera) es de alivio exclusivo en Cuba.

- En 12 meses, los mexicanos que viajaron a este destino por motivos de salud se incrementó 40%.

- “El año pasado viajaron más de 300 personas sólo para tratarse la retinosis pigmentaria”, dice Obel García, asesor médico de Cubanacan, una oficina del gobierno de Cuba que canaliza pacientes potenciales a los centros de salud en la isla.

- Quienes viajan para tratar sus enfermedades aún no representan 10% del total, pero cada vez más agencias de viajes publicitan  su oferta de salud. “Estamos potenciando el turismo de salud. Queremos mostrar que la oferta no es puro sol y playa”, dice Velio Barrera, director de la oficina del Ministerio de Turismo en Cuba.

- México es el séptimo mercado turístico para Cuba. El año pasado, 88,786 mexicanos visitaron la isla caribeña cuyo principal ingreso de divisas proviene del turismo.

- Directivos de Cubanacan aseguran que además del idioma, la cercanía geográfica y una legendaria simpatía entre las dos naciones son los factores que animan a los mexicanos a viajar a la isla.

- El entorno paradisíaco también juega a favor de la rehabilitación. “Para el enfermo es benéfico salir de su ambiente habitual”, afirma García Santana. Más aún cuando se trata de pacientes con adicciones o enfermedades degenerativas como Alzheimer o Parkinson.

- El precio de los tratamientos es otro factor. Una hora de rehabilitación neurológica en EU, por ejemplo, cuesta en promedio $250 dólares, mientras que en la isla, un tratamiento de siete horas diarias con la atención de 12 especialistas cuesta $300 dólares.

- La explicación cubana es que el bloqueo económico, que limita la compra de tecnología, obligó a los isleños a desarrollarla. En cuatro décadas han diseñado tratamientos especializados que no existen en ninguna otra parte del mundo.

- “No comerciamos con salud, ofrecemos opciones de vanguardia que igual damos gratis al pueblo cubano”, señala García Santana.

- La isla se coloca como una opción más en cuestiones de salud, pero aún cuesta trabajo sustituir las imágenes de sol, playa y mujeres hermosas, por la de quirófanos y batas blancas.

Ahora ve
No te pierdas