La ley, la regulación y la realidad

-
Carlos Sámano

En estos tiempos en que la euforia del cambio hace que el optimismo se desborde, aparecen voces que renuevan los reclamos de “cambios estructurales”, “reformas fiscales integrales”, al tiempo de que parecen renovarse los ánimos privatizadores.

-

Existen muchos temas pendientes en el proceso de avance de México hacia realmente convertirnos en nación desarrollada, no sólo desde el punto de vista económico, sino en todos los sentidos, particularmente en cuanto a que verdaderamente la ley sea de observancia general.

-

Es importante señalar que uno de los proyectos que rescatará (debemos reconocer que esta administración trató y no pudo), el equipo de la nueva administración que se estrenará el primero de diciembre próximo, es el relativo a la entrada de la iniciativa privada al sector eléctrico. Y es aquí donde debemos tener cuidado, porque no se trata simplemente de abrir las puertas al capital privado.

-

Es necesario dirigir inversiones de gran magnitud al sector eléctrico, ya que es claro que la infraestructura actual carece de la capacidad suficiente para surtir las necesidades proyectadas para los próximos años; y difícilmente pudiéramos esperar que del sector público se destinen los recursos necesarios, si consideramos que parte de las metas anunciadas incluyen el mantener un déficit público. Pero, usualmente esta pequeña palabra anula los mejores argumentos, se debe tener presente que no existe todavía una regulación adecuada en México, cuando hablamos de la regulación de monopolios, inclusive cuando han sido privatizados y supuestamente expuestos a libre competencia.

-

Si existen dudas, sólo hay que preguntar a las compañías telefónicas si sienten que verdaderamente la Comisión Federal de Telecomunicaciones ha logrado generar un ambiente equilibrado para competir en el mercado telefónico. O peor aún, en estos meses en los cuales se ha presentado un problema para la industria, derivado del fuerte incremento que presentó la cotización del gas natural, ¿de quien dependió la propuesta de solución para este asunto? ¿De la Comisión Reguladora de Energía o de Pemex? ¿Se resolvió el problema o se le puso un parche? El poder y el peso del monopolio estatal son imbatibles, no obstante que exista la capacidad profesional y las mejores intenciones por lograr condiciones de verdadera eficiencia de mercado.

-

Ojalá y la nueva regulación contemple este problema. Esperemos que el enfoque nuevo se aplique tan fuertemente a la forma como al fondo del asunto y que realmente sea exitoso este proceso, sin que responda a intereses particulares o de grupo, para que todos disfrutemos verdaderamente de los beneficios del cambio.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El autor es director de análisis de Casa de Bolsa Bancomer

Ahora ve
#DeSalida con los candidatos al gobierno del Edomex
No te pierdas
×