La locomotora del crecimiento

En su papel de promotor del desarrollo, el Estado debe impulsar mucho más la creación de empresas

El análisis y listado que usted encontrará en esta edición, sobre Los 100 empresarios más importantes de México, deriva en dos noticias: una mala y una buena.

- Primero, la mala. Tras realizar la investigación, selección y análisis de la muestra para elaborar este informe, queda la sensación de que en este país los empresarios brillan por su ausencia: existen muy, pero muy pocos hombres (y mujeres, menos aún) de negocios con la capacidad de idear y construir proyectos que repercutan en una mucha mayor creación de riqueza. Si bien es impensable que los empresarios se reproduzcan por generación espontánea –la política económica es una herramienta insustituible para alentar la inversión–, tampoco hemos intentado cultivar una cultura emprendedora en el país. Si no, pregunte a niños y adolescentes a qué desean dedicarse cuando sean mayores; rara vez encontrará la palabra “empresario” en su diccionario vocacional. De ahí que se mantenga siempre vigente la muy afortunada frase de Gabriel Zaid: “Hacen falta empresarios creadores de empresarios.” Hemos citado esas palabras en varias ocasiones en este espacio, y lo haremos decenas de veces más porque la necesidad sigue presente.

- Ahora, la buena: sí existen algunos. Y muchos de ellos se encuentran justamente dentro de Los 100 de Expansión. El mayor porcentaje de los nombres incluidos en el reporte no sólo tienen la estatura de las cifras que les permite ingresar a este selecto club, sino también las dotes humanas, de conocimiento y de talento que se requieren para crear y reproducir riqueza. Con sus contadas excepciones –porque, para ser justos, sí las hay–, esta centena de hombres contribuye con más de un grano de arena a la edificación de un país más pujante: otorgan empleos, capacitan gente, pagan impuestos y generan divisas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Algunos números permiten ilustrar con eficacia la importancia de Los 100 en la economía mexicana: emplean a más de 700,000 personas, el valor de capitalización de mercado de sus empresas equivale a 39% del Producto Interno Bruto (PIB) y representan activos totales equivalentes a 59% del PIB. Su esfera de influencia es considerable. Son, ni duda cabe, la locomotora del crecimiento.

- Pero las locomotoras requieren vías despejadas para avanzar y el entorno, más bien, está plagado de retos. La llamada “era digital”, de la hipercompetencia global, es un laberinto en constante transformación. Los empresarios deben hoy conducir sus negocios en medio de todo tipo de presiones: la exigencia continua de buenos retornos por parte de los mercados financieros, la cada vez más difícil (y competida) satisfacción del consumidor y los cambiantes entornos políticos, económicos y sociales, entre muchos otros factores. Así de complicada, y más, es la tarea empresarial hoy día.

Ahora ve
Cientos exigen transparencia en el uso de recursos para los damnificados del 19S
No te pierdas
×