La mayor gema

La familia Posternak ha desarrollado una de las fábricas de joyas más grandes de la región.
Nora Vasconcelos

No puede ver la hermosura de la pieza que está creando pero su sensibilidad -y experiencia le dicen, detalle por detalle, que será una obra de arte: Omar -Braulio Potenciano Hernández, ciego, es uno de los muchos trabajadores -discapacitados de Corporación Sixtar, una de las fábricas de joyas más -grandes de Latinoamérica.

- Lija piezas, corta cadenas y realiza otras actividades guiándose con el -tacto y su trabajo se suma al de personas con problemas auditivos, sordomudos e -invidentes que trabajan en la empresa, con ventas anuales de $500 millones de -pesos y 500 empleados que funden metales, elaboran y refinan moldes de cera, -cortan piezas, ensamblan y pulen un millón de joyas al año.

- “Aun la pieza más sencilla se elabora en gran medida a mano porque la -joyería no es una industria que se pueda automatizar en todos sus procesos. Por -ello requerimos gente comprometida, con mucho talento y deseos de trabajar”, -dice Daniel Posternak Buckhalter, presidente de Joielle de México y director de -Corporación Sixtar. Heredero del negocio y de los valores de su padre y de sus -tíos, Daniel —junto con sus hermanos Miguel y Martín— ha continuado con -este proyecto familiar que nació hace más de 50 años.

- En México distribuyen 60% de su producción a través de tiendas de -autoservicio o departamentales como Wal Mart, Palacio de Hierro, JC Penny, -Sanborns, Crystal Joyas, Amway de México, Avón México, Grupo Bizarro, -Kimberly de México y Alamán Joyeros. El resto lo exportan a África, América, -Asia, Australia y Europa a través de Avon Products, Aurafin, Oroamérica, IBB -(Canadá y Londres), Amway Centroamérica y Carrefour.

- Del tango al tingo
-
A mediados de los años 40, Isidoro, Mauricio y Marcos Posternak Sigal -vieron en la joyería una oportunidad de negocio. Hijos de inmigrantes rusos, su -vida en Buenos Aires cambió cuando montaron en la cocina de su casa un taller. -Adquirieron una máquina para hacer extensibles y cajas de relojes en oro. Esto -los convirtió en uno de los pocos talleres en Argentina que hacían este tipo -de trabajos.

- Sin embargo, en 1962, las condiciones económicas del país comenzaron a -cambiar y decidieron probar fortuna en otro sitio. Su primera intención fue -establecerse en Estados Unidos, pero una escala en la ciudad de México les hizo -ver que éste era el lugar ideal para seguir adelante con sus negocios. A partir -de entonces, Corporación Sixtar ha sido parte de la historia joyera mexicana.

- Durante sus primeras dos décadas en el DF la familia Posternak abrió cinco -empresas dentro de un sector joyero marcado por el proteccionismo y el cierre de -fronteras. Tales características favorecieron el desarrollo de pequeños -talleres y tiendas que ofrecían al público piezas elaboradas con insumos -nacionales y diseños poco sofisticados. El temblor de 1985 y la apertura -comercial cambiaron el rostro a la industria joyera.

- Muchas de las pequeñas fábricas situadas en el Centro Histórico -desaparecieron y la zona ya no era ideal para seguir haciendo negocios. Era hora -para la familia Posternak de mudarse al área de Cuajimalpa. Pero el cambio no -fue sólo de dirección física sino también en materia corporativa, para dar -paso a ideas frescas. Los hermanos apuntaron a dos frentes: la exportación y -las ventas multinivel.

- Con la creación de Joielle, en julio de 2001 iniciaron sus ventas directas -en Estados Unidos, negocio que trajeron un año después a México. Con él -compiten en la actualidad dentro de un mercado nacional conformado por una -docena de empresas grandes, miles de tallercitos familiares y una industria que -ha logrado equilibrarse ante los altibajos del consumo nacional e internacional.

- Reaparecen los destellos
-
A partir de 2001 se ha registrado una pérdida en la producción de joyas de -30%, de acuerdo a Miguel Herrera, presidente de la Cámara Regional de la -Industria de Joyería y Platería del estado de Jalisco. La entrada de joyería -de mala calidad, proveniente de Corea, China, India, Tailandia e Indonesia, se -ha sumado a la inseguridad, el ambulantaje, nuevos competidores y una situación -económica cambiante, para bajar las ventas al menudeo.

- Las cifras en el mercado mexicano son difíciles de calcular por la gran -cantidad de microtalleres que no reportan resultados y grandes empresas que -prefieren mantener en privado sus cifras por razones de seguridad. No obstante, -la Cámara reporta una producción de piezas de 10 toneladas de oro y 40 de -plata, tan sólo en Jalisco, estado que concentra 60% del total nacional.

- A pesar de ello, los joyeros tradicionales no se rinden y confían en que en -2004 recuperarán el terreno perdido y subirán la producción a 13 toneladas de -oro y 50 de plata. Para ello se han agrupado para planear estrategias que les -permitan salir adelante. Entre estos proyectos se encuentra el programa de -autorregulación de kilataje, encabezado por la Cámara de Joyería de Jalisco, -la cual busca también la creación de un Consejo Regulador de Joyería.

- Otras empresas han encontrado una salida agrupándose en centros joyeros, -vendiendo a través de tiendas departamentales y de autoservicio, y algunas más, -como Sixtar, se han concentrado en las ventas directas. Las que son por catálogo -han permitido a Joielle compensar la caída de 25% en sus exportaciones. -“Vemos la oportunidad de un negocio a través de la venta por catálogo. Es -una forma de convertirse en un microempresario con una mínima inversión”, -dice Posternak. Con más de 10,000 personas registradas, Joielle se ha mantenido -creciendo desde que inició sus operaciones hace dos años.

- Brilla por el mundo
-
A nivel internacional la joyería mexicana se enfrenta a un mercado heterogéneo -que exige a los exportadores estar al tanto de las tendencias de moda, los -gustos y costumbres de cada país. Se distinguen dos tipos principales de -consumidores, los que utilizan la joyería como adorno y los que la ven como -inversión.

- En los continentes americano y europeo se le considera un adorno. El precio -de la pieza final no se determina por las cotizaciones de metales y piedras, -sino por las tendencias de la moda y la efectividad de las campañas -publicitarias. Allí, las ventas se determinan por los altibajos de la economía -y los ciclos de consumo.

- Para la mayoría los países de Medio Oriente y de Asia la joyería es una -inversión y un adorno asociado a sus creencias, de manera que los costos son -acordados por el peso de las piezas y los precios de las materias primas. Así, -las ventas están influidas por las variaciones en los precios de los metales. -También influyen ciclos rurales, días festivos y bodas, ya que las joyas -siguen ligadas a las creencias religiosas.

- Dentro de este contexto, México se ha colocado entre los principales -exportadores de joyería fina, junto con Bolivia, Turquía, Israel, Rusia, India -y China. Estos países han ido desplazando a Italia paulatinamente como eje de -la producción y exportación. El principal mercado de destino de las ventas -mexicanas es EU, donde anualmente su población gasta unos $40,000 millones de dólares -(según el Departamento de Comercio) en joyas.

- Entre 60 y el 80% de las ventas exteriores se destinan a ese país. Es ahí -donde las joyeras mexicanas tienen mayor oportunidad. “Si consideramos que -todo mundo quiere exportar a Estados Unidos, existe suficiente mercado por -atacar en otras regiones”, apunta Posternak, quien considera que México puede -sacar ventaja de sus diseños originales, sus tratados de libre comercio y una -mano de obra de excelente calidad.

- “Otros países están empezando en la producción y exportación. México -ha exportado joyería desde 1985, debemos enfocarnos a mantener esa ventaja”.

- Entre los mercados que se han explorado recientemente se encuentran Gran -Bretaña, Canadá, Centroamérica y Asia.

- Seducción al bolsillo
-
Como adorno, inversión o símbolo de estatus, las joyas han sido parte de -la vida de los mexicanos desde tiempos ancestrales. Habitualmente portamos joyas -sin importar el nivel socioeconómico o la inseguridad. “Algunas piezas de -joyería son capaces de acentuar rasgos especiales de las personas que las usan, -con lo que se convierten en una parte integral de su personalidad”, explica -Gigi Mizrahi, diseñadora de joyas.

- Reconocida a nivel internacional, sus piezas con motivos mexicanos han -conquistado el corazón de asiáticos, europeos y estadounidenses.

- Comprar una pieza de oro, plata o pedrería, dice, ofrece al portador la -posibilidad de expresar sus diferentes facetas. Por ello la elección de los -modelos se convierte en un asunto muy personal. “Ahora estamos viendo una -nueva tendencia hacia piezas con pedrería de colores, de manera que es posible -escoger una joya por cada personalidad”, apunta Elisa Tena, directora general -de Joielle.

- De igual forma, la plata está ganando terreno, en gran parte impulsada por -la situación económica y la inseguridad. No obstante las piezas de oro siempre -serán consideradas de gran valor económico y emocional.

Newsletter
Ahora ve
Autoridades de Corea del Sur recuperan ferry naufragado
No te pierdas