La nueva novela de Salinas Pliego

Pagó cacahuates por una compañía que alguna vez costó millones. Ahora tiene a todos intrigados:
Roberto Morán

Queda claro que Verizon y Vodafone están hartos de la telefonía celular en México, porque parecen dispuestos a aceptar menos de $10 millones de dólares por Iusacell, cuando habían invertido más de $2,000 millones de dólares. Lo que no está muy claro es cómo piensa Ricardo Salinas Pliego, el que hace la oferta de compra, pagar las deudas de la empresa y darle la vuelta para convertirla en rentable.

-

La versión oficial: que la firma llegará a un acuerdo con sus acreedores, a los que les convendría más aceptar una renegociación del adeudo de $800 millones de dólares que hacerse cargo de la compañía o cerrarla.

-

Sin embargo, según algunos analistas, ante las dificultades para volver rentable a Iusacell la jugada del empresario puede ser hacerla desaparecer y quitarle un competidor a Unefon (donde TV Azteca, tiene participación).

-

Ante tal conjetura Salinas responde, en una entrevista con Dow Jones Newswires, “que muchas veces los analistas dicen que no se puede y resulta lo contrario”. Una posibilidad intermedia sería fusionar ambas empresas telefónicas, opción que los voceros de las mismas aseguran no considerar.

-

“Esto tendrá más capítulos que Mirada de mujer”, la telenovela con mayor rating en la televisora del Ajusco, comenta Manuel Güereña, analista de Standard & Poor’s, quien no se arriesga a hacer un pronóstico. La correduría dejó de calificar la deuda de Iusacell cuando ésta incumplió el pago de intereses, el 3 de junio pasado.

-

Héctor Romero, en representación del Grupo Salinas, asegura que la organización tiene la fórmula para  hacer que Iusacell produzca utilidades de nueva cuenta. “La idea es hacer lo que sabemos muy bien, que es darle la vuelta a las operaciones de las empresas. La telefónica genera más de $500 millones de dólares por año en ingresos; desgraciadamente los gastos de operación se llevan 80%. Hay que aplicar muchas economías ahí.” La oferta de compra, agrega el vocero, “es lo mejor que les podía haber pasado a los acreedores”.

-

En cuanto anunció la intención de adquirir la compañía telefónica, la consultora neoyorquina Merrill Lynch, secundada por Bear Stearns, bajó la calificación de TV Azteca, ante el temor de que se usara dinero de esa firma para rescatar a Iusacell.

-

Sin embargo, decidió restituir la nota de “compra” luego de que Unefon negociara la deuda contraída con Nortel Networks, proveedor canadiense de equipo telefónico, que es su principal acreedor. En su nuevo reporte, declaró que “aunque TV Azteca ha dicho que no dará fondos para un rescate de la empresa, si esto sucediera, se revisará la calificación”.

-

Romero aclara que Iusacell tendrá que caminar por sus propios medios: “Con tan sólo ver su estado de resultados se nota que se puede sacar más flujo de sus ventas. No tenemos pensado inyectarle un centavo: sentimos que dados su base de clientes, reconocimiento de marca, tecnología y sistemas, con sólo aplicar la filosofía Salinas, se podrá generar más  valor. Si con Unefon –que partimos de la nada– esperamos generar $150 millones de dólares este año, imagina lo que podemos hacer con una empresa ya consolidada.”

-

Hay quien dice que se requerirá más que eso para salvar a la compañía. Rogelio Urrutia, de Santander Serfin, observa que la telefónica genera un flujo de efectivo cercano a $125 millones de dólares anuales, insuficientes para pagar deudas por $90 millones al año e invertir cerca de $130 millones, como planeaban sus hasta ahora dueños.

-

Por lo pronto, Salinas Pliego tiene en sus manos una cartera de más de dos millones de usuarios de telefonía celular, y aunque Iusacell ha cedido el segundo lugar a Pegaso-Movistar, no sería remoto pensar que logrará resucitarla.

Ahora ve
No te pierdas