La otra conquista de América

Ésta es la hazaña de América Móvil para echarse al bolsillo a los analistas y a los bancos de in
Georgina Gatsiopoulos

Carlos García Moreno podría descansar en sus laureles. Pero no lo hace. El director de Finanzas de América Móvil (AMX) trabaja más que nunca. Antes también, pero la presión era diferente como gerente corporativo de Financiamiento en Pemex o como director general de Crédito Público de la Secretaría de Hacienda.

- Como miembro de un equipo encabezado por Carlos Slim Helú, en poco menos de cinco años ha convertido a esta compañía de telecomunicaciones en la número uno en toda América Latina. Este hecho no le satisface. Tiene un reto en frente, y luego habrá otros.

- Para lograr un crecimiento exponencial –de 10.5 millones de suscriptores sólo de Telcel en 2000 a 66 millones de clientes en todo el hemisferio a finales de 2004– ha sido importante tomar riesgos, y sigue siéndolo. “Ese ha sido el principal reto de la empresa: no es el de tomar riesgos sino administrar riesgos” dice García Moreno.

- Su encomienda en el corto plazo es explicar el negocio de América Móvil, no necesariamente en números, sino en la interpretación de ellas. “Siempre se nos ha pedido que veamos por el interés estratégico de la empresa (…) sujeto a ciertas restricciones”, explica.

- La historia que quiere contar tiene tres vertientes: Que la firma ve mucho potencial para su crecimiento. Que, mientras acelera su ritmo de expansión, América Móvil pretenderá mantener su razón de apalancamiento en niveles conservadores. Y al mismo tiempo, seguirá adelante con sus programas de pago de dividendos y recompra de acciones.

- El día del Inversionista
La difusión de su mensaje empezó el 3 de mayo pasado. La telefónica –que regularmente se maneja de manera discreta– abrió sus brazos a cerca de 200 analistas e inversionistas. Hubo cócteles y comidas espléndidas, y también algo de trabajo. En el Hotel Sheraton, ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México, la dirección, empezando con Patricio Slim Domit, presidente del consejo, hizo presentaciones de 20 minutos cada una y otros 10 minutos para preguntas y respuestas.

- El tercero en presentar en el “Día del Inversionista”, -el primer evento de este tipo en la historia de América Móvil- fue García Moreno. Alto, trajeado e intenso, el ejecutivo expuso el panorama financiero de la compañía. Actualmente, la firma opera en 11 países y está lista para ofrecer servicios en dos más. El crecimiento del Producto Interno Bruto supera el 3% en todos los países donde está América Móvil. La compañía da empleo a casi 30,000 personas. Su valor de mercado supera los $30,000 millones de dólares. A finales de marzo contaba con 1,387 millones de dólares en efectivo y reportaba un Ebitda (ganancias antes de impuestos) de $1,127 millones de dólares.

- Su deuda financiera al concluir el primer trimestre de este año fue de $5,236 millones de dólares. Desde enero de 2004, América Móvil ha devuelto a los accionistas que han invertido en ella, más de $2,600 millones de dólares por la vía de recompras de acciones y el pago de dividendos.

- Hubo una pausa de unos minutos. Luego hicieron sus presentaciones los directores generales de las divisiones de la compañía en Sudamérica. Estaba Luis Cosío Prior, de Brasil, Adrián Hernández Urueta, de Colombia y Reyes Sandoval Palma, de Guatemala. Los inversionistas tenían muchas preguntas para ellos.

- Parado hasta atrás del salón, García Moreno complementaba las respuestas de los directores de los principales negocios de la empresa. Soltaba datos: expectativas sobre niveles de inflación en México, tipo de cambio real del dólar, cómo se debe calcular el costo de subsidiar el precio de un teléfono celular para nuevos suscriptores. Los inversionistas y analistas presentes tomaron apuntes y le hicieron mucho caso. Pero pocos lo volteaban a ver. Es que el glamour de América Móvil se asocia con las adquisiciones relámpago de firmas de telecomunicaciones que operan desde Patagonia hasta Pensilvania. También la empresa es el centro de atención de ambos lados del Atlántico por su capacidad de hacerle competencia a los grandes jugadores en el ámbito internacional.

- Lo cierto es que ha llegado a mercados como Argentina y Brasil pisando las cabezas de las multinacionales mientras ellas huyen de América Latina. Sólo durante las últimas semanas, América Móvil concretó su entrada en los mercados de Paraguay y Perú. También anunció su intención de analizar oportunidades en España.

- Con tanto dinamismo en el ámbito operativo, y lo llamativo que es ver cómo ‘El Ingeniero’ Slim expande su imperio, no sorprende que pocos hablen de la cuidadosa labor financiera.

- Bajo la batuta de Carlos García Moreno, América Móvil es pionera en el mercado de capitales. Su programa de deuda denominada en pesos (los instrumentos llamados certificados bursátiles) abrió el camino para que las grandes empresas mexicanas como Petróleos Mexicanos (Pemex) y Kimberly Clark volvieran a capitalizarse en moneda nacional y que las pequeñas, como Vitro y Copamex, tuvieran una opción de financiamiento importante.

- Las emisiones de la compañía en los mercados internacionales de capital se han hecho en momentos oportunos y a tasas de interés tan bajas como cualquier Blue Chip de Estados Unidos. Entre 2000 y 2005, la telefónica colocó $3,100 millones de dólares en deuda en Wall Street y otros $13,750 millones de pesos en Paseo de la Reforma (Bolsa Mexicana de Valores), según información de la empresa con clave de pizarra AMX.

- En el primer trimestre de 2005, la emisora colocó un bono de $1,000 millones de dólares a 30 años. “Esa emisión marcó otro logro importante” dice Ruth Mazonni: “extiende la vida promedio de la deuda de AMX a más de 10 años”. En un informe reciente, la analista de la financiera Deutsche Bank presenta el comparativo: hace apenas tres años, la mayor parte de la deuda de la compañía vencía antes de 2007.

- Brasil, la gran compra
Pero los elogios de la comunidad inversionista se ganan con esfuerzo y tiempo. Y con confianza. En algunos momentos es más complicado estar bien que en otros. Por ejemplo, hay que echar un vistazo a lo ocurrido en 2003. Durante el transcurso de un mes, América Móvil vació su caja. Desembolsó más de $1,200 millones de dólares para hacer adquisiciones claves en Brasil y Argentina, países que cuentan con una férrea competencia.

- En los meses anteriores, América Móvil reportaba deuda financiera por $3,700 millones de dólares. Una baja en su calificación por parte de Moody’s y Standard & Poor’s hacía más caro su costo de capital y ponía en peligro su plan de negocios. Para colmo, el sector de telecomunicaciones vivía su peor momento y el empresariado mexicano tenía la fama de ser constructor de imperios, no necesariamente generador de valor.

- “Fuimos a platicar con las calificadoras”, dice Carlos García Moreno. “Les comentamos cómo veíamos las cosas. Dimos la tranquilidad suficiente de que en América Móvil sí había un compromiso de mantener nuestra calidad de crédito y de que buscaríamos digerir estos activos antes de embarcarnos en otras compras

- Los días de pánico
Justo antes de que Luz Inacio Lula Da Silva fuera elegido presidente de Brasil, la incertidumbre política y económica era tal que algunos inversionistas se asustaron y dieron rienda suelta al ‘panic hedging’, es decir, hicieron conversiones entre monedas en momentos de pánico y amarraron pérdidas. Pero para García Moreno, el mercado “había sobre reaccionado”. Los inversionistas inteligentes, dice el ejecutivo, no practican ‘panic hedging’. Uno tiene que viajar al país donde invierte, conocer a la gente indicada, y entender sus preocupaciones. Los números son muy importantes, pero una pantalla de Bloomberg, señala el director de Finanzas de América Móvil, no lo dice todo.

- Con base en su experiencia que había vivido como Director General de Crédito Público de la Secretaría de Hacienda (1997-2000), García Moreno aplicó un plan. Con dólares compraron muchos reales devaluados. “En el proceso redujimos el monto de la deuda sustancialmente y luego, además, se apreció el tipo de cambio”, dice.

- Otro factor fue el incipiente apetito de los inversionistas institucionales por el papel de AMX. Las Afores y sociedades de inversión mexicanas fondearon una parte importante del crecimiento de la compañía hacia el sur.

- A pesar del éxito que han tenido las transacciones para financiar las adquisiciones en Brasil, ese país sigue siendo un dolor de cabeza para América Móvil, particularmente para su director general Daniel Hajj Aboumrad, yerno de Carlos Slim Helú, y para el director de operaciones en América Latina, Carlos Cárdenas Blásquez, yerno de Jaime Chico Pardo, director general de Teléfonos de México (Telmex). Stephan Graham, analista en Río de Janeiro de la financiera multinacional UBS indica que las operaciones en el gigante de Sudamérica son muy importantes para América Móvil pero que todavía no contribuyen al Ebitda de la compañía.

- En un informe reciente, el experto muestra que la capacidad de la compañía mexicana de generar valor más allá de su precio de entrada y recursos adicionales colocados (conocido como CAPEX) ha sido impresionante en todos los países donde opera, menos Brasil.

- México, a través de la división de Telcel, continúa siendo una maquinita de dinero para América Móvil: contribuye con 75% del Ebitda de la compañía, Centroamérica contribuye con un 15% del Ebitda, Colombia, Ecuador y Estados Unidos con otro 10%.

- En Colombia, el negocio de la compañía vale casi $1,000 millones de dólares más de lo que ha invertido. En Ecuador, AMX ha generado casi $680 millones de dólares de valor. Según estimaciones de UBS la compañía habrá invertido unos $5,000 millones de dólares en Brasil.

- Graham escribe: “Aunque las operaciones más grandes de América Móvil están en México y Brasil, una parte creciente de su valor (actualmente la cuarta parte), proviene de las operaciones de otros países. La compañía ha pagado más de $3,000 millones de dólares por las adquisiciones y tal vez otros $2,000 millones de dólares en CAPEX en Argentina, Colombia, Ecuador, Centroamérica, Uruguay y Perú. Según nuestras estimaciones, habrán creado unos $3,000 millones de dólares de valor agregado en el proceso”.

- Whitney Johnson, analista de corporativos del sector de telecomunicaciones para el banco de inversión Merrill Lynch también se fijó en Brasil en su último reporte sobre la telefónica mexicana. Regresando a Nueva York después de asistir al evento para inversionistas al que convocó AMX en la Ciudad de México, la experta, como la mayoría de sus colegas, reiteró su recomendación de ‘compra’ de la acción de la empresa. Sin embargo, reconoció que “confiaba menos” en las metas anunciadas para la generación de Ebitda en Brasil a causa “de los aumentos en los subsidios en los teléfonos celulares”.

- Fue Carlos Slim quien atacó este punto en la reunión celebrada en mayo con los inversionistas. Según el empresario, la estrategia que se aplica en Brasil es la indicada. Ofrecer teléfonos celulares a precios subsidiados ayudará a América Móvil a crecer su negocio. ¿Por qué? La respuesta no es nada nueva: se dio en 1903 y Slim lo bautizó como el Gillette Plan en honor de King Gillette, fundador de una compañía de hojas para afeitar.

- En un negocio que se basa en volumen y en el cual, un producto no se distingue fácilmente de otro –como es la navaja de acero o el servicio de telefonía inalámbrica– la clave consiste en ganar la lealtad del consumidor. Eso se hace promoviendo una marca y subsidiando (o regalando) un producto que hace que el consumidor pague más por otro. Gillette produjo rastrillos baratos en los cuales se podrían usar sólo las navajas de acero (caras) de su marca. Para 1910, Gillette dominaba el mercado local de navajas de afeitar. Slim pretende hacer lo mismo en el mercado de servicios celulares.

- Carlos García Moreno no conocía a Slim Helú hasta que se entrevistó con él para conseguir su actual empleo. Desde sus oficinas pequeñas y sencillas, el ejecutivo dice que no pasa un solo día sin un nuevo acontecimiento.

- Las otroras oficinas de García Moreno eran tres veces más grandes que su actual espacio de trabajo. Antes a través del teléfono rojo –emblemático artefacto usado sólo entre los funcionarios públicos de alto nivel– le reportaba directamente a Alejandro Werner, subsecretario de Hacienda y eventualmente al entonces secretario, José Ángel Gurria. El contacto con la poderosa cúpula de Hacienda no le hace falta al directivo de América Móvil. Ahora forma parte del equipo del cuarto hombre más rico del planeta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- “Aprendo una cosa diaria de él. Lo primero que me llama la atención es la enorme eficiencia con la que controla su flujo de información y la analiza. Eso es frecuentemente eficiente. En general su capacidad de ver la esencia de las cosas y no perderse en lo accesorio. Y su manera de sintetizar. Es impresionante”.

- ¿Usted cree que el Ingeniero ha aprendido algo de usted? La respuesta es breve, contundente e inmediata: “No”.

Ahora ve
La investigación de la presunta injerencia rusa en EU salpica a Jared Kushner
No te pierdas
×