La piedra en el zapato de Bush

Un aumento en las tasas de interés, debido a una mejora en la economía, podría causarle problemas

Al igual que su padre hace 12 años, el presidente George W. Bush está -enfrentando la reelección en un tiempo en que la economía está rebotando, -pero muchos votantes no lo han notado.

- Por ello, no fue bien recibida la noticia del Consejo de la Reserva Federal -(Fed) al anunciar que una tasa de interés clave estaba aumentando, y podía -continuar subiendo en forma gradual en los próximos meses, cargando -potencialmente a muchos consumidores con tasas hipotecarias más altas y mayor -deuda en tarjetas de crédito desde ahora y hasta el día de la elección.

- Los analistas dicen que la acción de la Fed tendrá, por sí misma, poco -efecto político inmediato en las perspectivas de reelección del presidente -Bush; el incremento de un cuarto de punto fue pequeño y ampliamente anticipado -por los mercados, los consumidores y la Casa Blanca. Incluso antes del anuncio, -un vocero ya estaba listo para argumentar que las tasas tenían que elevarse -porque la economía estaba creciendo demasiado rápido. “No es inesperado que, -mientras la economía continúa fortaleciéndose, las tasas de interés puedan -subir un poco”, expresó Scott McClellan, secretario de Prensa de la Casa -Blanca. “Y en este punto eso no es una preocupación. Sólo es un reflejo de -que la economía se está volviendo más fuerte, y de que la gente está -encontrando empleo.”

- Aun así, la perspectiva de una serie de aumentos en la tasa –y el final de -una larga era de tasas bajísimas estables– frustró las esperanzas de la -administración de que todas las noticias económicas entre ahora y el día de -la elección serían favorables.

- El planteamiento anterior pone a la administración del presidente Bush en la -desagradable posición política de argumentar que el incremento en la tasa es -algo bueno por ser una señal de fortaleza en la economía.

- “Los economistas saben que eso es verdad. Sin embargo, las tasas -hipotecarias se están yendo para arriba y las tasas en las tarjetas de crédito -están aumentando”, señaló Ed Rogers, estratega republicano que trabajó en -la Casa Blanca en la administración de Bush padre. “Es difícil celebrar un -incremento en la tasa de interés desde un punto de vista político.”

- Sin embargo, Rich Bond, estratega del Partido Republicano, quien además ha -sido consejero de la dinastía Bush, notó que un aumento en las tasas de -interés no causaría daño, pero otros incrementos podrían traer problemas. -“¿Será que la Fed irá más allá de un solo incremento de tasas para -aplicar otros durante el otoño? –se preguntó–. Desde las perspectivas del -consumidor y la economía, eso sería totalmente imprudente. Desde el punto de -vista político sería absolutamente mal recibido.”

- John Kerry encontró dificultades para atacar el aumento. En la respuesta -formal de la campaña de Kerry, el consultor económico Gene Sperling criticó a -Bush por incrementar el déficit del presupuesto federal, que aseguró -resultaría en tasas de interés más altas a largo plazo y declinó comentar -sobre la decisión de la Fed alegando que el candidato respeta la independencia -de la Reserva Federal.

- A pesar de dichas objeciones, las decisiones en cuanto a la tasa de interés -son escrutadas por importancia política, en especial en un año de elección.

- En esta instancia, dicen los analistas, el daño político a Bush puede ser -limitado porque las tasas permanecen extremadamente bajas.

- “Aunque la tasa se está moviendo en la dirección equivocada, desde la -perspectiva del consumidor el nivel sigue siendo bastante mejor”, señaló -David Wyss, economista en jefe en Standard & Poor’s. “El pueblo -estadounidense no va a percibir el daño verdadero sino hasta que entremos en el -próximo año.”

- Y cualesquiera sean los problemas políticos que se generen al elevar las -tasas de interés, la acción de la Fed puede ahorrarle al mandatario en turno -otro dolor de cabeza económico al contener la inflación. Si al final el -presidente Bush es apoyado por la decisión de la Fed, será un cambio de -posición irónico para su familia, que ha estado ligada al presidente de la Fed -desde hace más de una década.

- Bush padre culpó a Alan Greenspan –quien ha sido presidente de la Fed -durante casi 17 años–, por su fracaso en la reelección de 1992. Aunque la -economía se había empezado a recuperar de una recesión antes del día de los -comicios de ese año, todavía no era evidente para los votantes y analistas -económicos. Y mientras la Fed había reducido las tasas de interés firmemente -a lo largo del periodo del mandatario, los funcionarios de la administración -culparon a Greenspan por no actuar de manera más agresiva con el fin de -estimular la economía.

- “Alan Greenspan me decepcionó”, dijo Bush padre al entrevistador -británico David Frost en 1998. “Pienso que si las tasas de interés hubieran -bajado más dramáticamente… yo habría sido reelegido presidente, porque -entonces la recuperación en la que estábamos se hubiera notado más.”

- El actual mandatario está en una posición política distinta, y que en -apariencia sería más fuerte que la que tuvo su padre hace más de una década.

- La recuperación de la economía ha empezado mucho antes de la elección del -2 de noviembre, gracias en buena medida a la voluntad de Greenspan para reducir -radicalmente la tasa de interés clave a 1%, la más baja en 46 años, y -mantenerla ahí por más de 12 meses.

- “La Fed ha sido adaptable durante un tiempo notablemente largo”, afirmó -Greg Valliere, estratega político en jefe en el grupo de investigación Schwab -Washington. “Yo no creo que alguien pudiera acusar a Greenspan de ser un -obstáculo durante la campaña política de Bush.”

Newsletter
Ahora ve
Anthony Horth fotografía el Palacio de los Emiratos Árabes
No te pierdas