La polémica deuda del DDF

Si bien las finanzas del Distrito Federal no han sido asunto prioritario en las campañas, es eviden
Maricarmen Cortés

Uno de los temas polémicos dentro de la campaña para llegar a la jefatura de gobierno del Distrito Federal, y que constantemente esgrimieron los candidatos de los partidos de oposición –principalmente Cuauhtémoc Cárdenas y Carlos Castillo Peraza–, fue la deuda de dicha entidad, una especie de “incómoda herencia” para el próximo jefe de gobierno, el primero electo por voluntad popular.

-

La deuda, según las cifras divulgadas por Javier Beristáin, secretario de Finanzas del Departamento del Distrito Federal (DDF), asciende a $7,600 millones de pesos –poco menos de $1,000 millones de dólares– y actualmente representa 20.5% del presupuesto de egresos del DDF, que es de $37,000 millones de pesos para 1997.

-

De acuerdo con el Departamento, la deuda no constituye un problema económico para el futuro jefe de la ciudad de México, ya que se trata de una deuda a un plazo promedio de seis años, y su servicio (pagos de intereses y de capital) representa alrededor de 7% del presupuesto anual de egresos. Esto significa que de cada peso que gaste el nuevo jefe de gobierno, tendría que destinar únicamente siete centavos para cumplir con el servicio de la deuda que heredará de la administración priísta encabezada por Oscar Espinosa Villarreal.

-

CUENTAS CLARAS
-
Desde luego, en la política todo depende del cristal con el que se mire. Para Espinosa, esta deuda constituye una especie de orgullo, porque por vez primera se logró que el DDF tuviera acceso a fuentes de crédito internacionales. De hecho, la deuda proviene de recursos otorgados por el Banco Mundial, el Eximbank y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), así como de proveedores y bancos diversos.

-

Sin embargo, para los partidos de oposición –y aquí coinciden tanto Cárdenas como Castillo Peraza–, la deuda del Distrito Federal es una herencia no sólo incómoda sino inaceptable, e insisten en que, de llegar al poder, deberá ser absorbida y pagada por el gobierno federal.

-

Lo primero que hay que preguntarse es para qué se utilizaron los recursos, si la deuda fue autorizada por la Asamblea de Representantes y si está debidamente documentada. En este sentido, tanto Beristáin –quien fuera rector del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM)– como Héctor Flores Santana, secretario de Desarrollo Económico del DDF, afirman que se entregarán cuentas claras al futuro gobernante de la capital y señalan que, desde luego, la deuda fue autorizada por la Asamblea.

-

Además, los funcionarios sostienen que los recursos se han destinado básicamente para tres proyectos que no serán concluidos en este año, sino en el transcurso del próximo trienio, por lo que su inauguración –a no ser que se suspendan por falta de recursos– corresponderá al futuro jefe de gobierno. Estos proyectos son:

-

1. El programa de Infraestructura Hidráulica, en el que se han invertido más de $1,500 millones de dólares y que, de acuerdo con Flores, es el proyecto más ambicioso del mundo en materia de ingeniería hidráulica realizado por una ciudad, ya que permitirá que para el año 2000 la totalidad del agua que se utiliza en el Distrito Federal sea reciclable, haciendo posible su recuperación en el manto freático.

-

Cabe señalar que, actualmente, 60% del agua que se consume en el DF proviene del manto acuífero y 40% del río Lerma, por lo que es indispensable que se avance en este proyecto que permitirá reciclar y recuperar el vital líquido.

-

Flores afirma que, de hecho, el principal problema de la ciudad de México no es ni la contaminación ni la inseguridad, sino el agua. Aquí no se trata únicamente de continuar con la inversión, sino de que el proyecto –de acuerdo con las estimaciones realizadas por el DDF– sólo será financiable si se mantiene la actualización en las tarifas. El riesgo sería que el nuevo jefe de gobierno aplicara una política populista en el cobro de las tarifas de agua y decidiera no sólo no actualizarlas, sino conceder subsidios.

-

2. El segundo gran proyecto es la construcción de la línea B del Metro (que irá de Ecatepec a Buenavista), puesta ya en marcha. La inversión estimada para esta obra supera los $750 millones de dólares y se espera que, una vez que entre en operación (a fines de 1998 o principios de 1999), permita el transporte de 500,000 personas diariamente.

-

Sin duda, esta es una obra de gran rentabilidad social que apoyan todos los candidatos a la jefatura de gobierno, porque ayudaría a resolver parte del problema de transporte y representaría un ahorro sustancial para los trabajadores que hoy tienen que pagar más de siete veces el costo del boleto del Metro para trasladarse de sus casas a sus centros de trabajo.

-

El no pago de la mencionada deuda podría provocar si no la suspensión de este proyecto –que además es un importante generador de empleos–, sí problemas con los proveedores que participan en la construcción.

-

3. Finalmente está el proyecto del acuaférico de Xochimilco, destinado también a contribuir a la solución del problema de abastecimiento de agua en la ciudad, así como a la conservación y restauración de la zona. En este proyecto se han invertido alrededor de $500 millones de dólares.

-

Es en verdad difícil que el nuevo gobierno de la ciudad se oponga a continuar con estos proyectos de elevada rentabilidad social, aunque tampoco es fácil aceptar que un gobierno federal priísta acepte asumir la deuda del DF y allanar el camino a un jefe de gobierno de la oposición.

-

Si bien la deuda no ha sido un tema prioritario en las campañas, es evidente que el nuevo funcionario iniciará su gestión –en noviembre próximo– preocupado no sólo por todos los problemas de la capital del país, sino por el servicio de su deuda, por negociar con acreedores y evitar que estos proyectos se retrasen o cancelen.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Desde luego, también habría que preguntarse si realmente el fin justifica los medios o, mejor dicho, si el fin justifica la deuda.

Ahora ve
La muerte de cientos de peces hace sonar las alarmas en Paraguay
No te pierdas
×