La receta de los gestores

-
Jesús Hernández, Marina Delaunay, Adolfo Ortega, Bárbara Anderson, Verónica Ortiz y María Elena Medina.

Los responsables de diseñar las 11 sociedades de inversión que obtuvieron  cinco estrellas en el Star Ranking de Standard & Poor’s revelan cuál fue su estrategia para conseguir buenos resultados en su desempeño, y aconsejan a los inversionistas conservadores, medios y arriesgados cómo invertir sus capitales durante el próximo año electoral, en el que no se esperan sorpresas, pero se recomienda ser prudente.

- Sergio García Márquez,
-
director general de Value
-Clasificado como agresivo y altamente flexible, puede invertir desde 5 hasta 97% en valores de renta variable, 95% en papeles gubernamentales y hasta 20% en valores listados en el sistema internacional de cotizaciones. Hoy maneja activos por alrededor de 310 millones de pesos y su estrategia consistió en colocar sus inversiones mayoritariamente en deuda de empresas, casi un tercio de sus activos en bonos gubernamentales y el resto en capital especulativo de acciones del mercado de valores, como Hylsamex, “que dejó buen dinero hasta el día que se vendió”, lo mismo que la bursatilización del tramo carretero Peñón-Texcoco.
-
-Conservador
-
Los fondos de deuda son los más seguros, y en caso de invertir en deuda de empresas, que éstas tengan tasas revisables y que los bonos gubernamentales sean de largo plazo.
-Medio
-
Certificados bursátiles de empresas privadas; que los bonos gubernamentales sean de muy largo plazo, ya que pagan buenas sobretasas pero son volátiles, e instrumentos razonablemente líquidos y de rendimientos moderados.
-Agresivo
-
Fondos de renta variable y alto riesgo respaldados en acciones de los mercados de valores nacional e internacionales; buscar que en los portafolios estén las empresas del índice Standard & Poor’s, ya que algunas podrían dar aún más de 50% de rendimiento, e invertir en papeles de empresas de alta volatilidad.

- Mauricio Brocado,
-
director de Análisis de Actinver
-De perfil agresivo en renta variable y con rendimientos de casi el triple de la inflación, su portafolios tiene objetivos claros de inversión en acciones líderes en la Bolsa mexicana: las AAA, que tuvieron un muy buen desempeño en la Bolsa durante este año y generaron utilidades corporativas.
-Con esto en cuenta, se busca hacer una composición de la cartera según las perspectivas, algo que constantemente se revisa en el Comité de Inversiones de Actinver.
-
-Conservador
-
Mantener la estatura del portafolios sin cambios, alta exposición de deuda en pesos, deuda en euros y en dólares, todos en un plazo de 12 meses, así como diversificar posiciones en fondos de distintas familias.
-Medio
-
Diversificar en fondos de deuda en pesos en el corto, mediano y largo plazo; Bolsa de Valores mexicana y estadounidense, y deuda en euros y dólares de largo plazo.
-Agresivo
-
Posición relevante en renta variable: la generación de utilidades corporativas en la Bolsa mexicana de este año apoya esta postura para 2006.

- Enrique Solórzano,
-
director de Fondos de Inversión de Bank of America
-El 23 de noviembre pasado este fondo tenía activos, en su serie A, por 119.9 millones de pesos, y casi 140,000 millones en su serie B; integra su portafolios con instrumentos de muy baja duración y fácil realización. Invierte en valores gubernamentales, bancarios y privados. En su posición conservadora, 100% de los instrumentos que lo componen tienen calificación AAA; en su posición neutral utiliza hasta 32% de instrumentos AA, y en su posición agresiva, hasta 9% de a, siempre condicionado a que la calificadora mantenga el fondo como AAA. Es un fondo de renta fija de bajo riesgo y poco volátil, y su modelo de gestión persigue consistencia y no altos rendimientos.
-
-Conservador
-
La recomendación es que tengan en efectivo 60% de sus activos, 30% en bonos, 10% en dólares y nada en acciones, en donde se prevén algunos periodos de volatilidad previos a las elecciones, pero en donde se espera un desempeño favorable siempre y cuando la FED no se vea en la necesidad de restringir en demasía la política monetaria.
-Medio
-
Deberían invertir 25% de sus activos en efectivo, 55% en bonos (que son apoyados por los indicadores básicos del país y por la tendencia de la inflación convergiendo hacia su meta de mediano plazo), 10% en dólares y 10% en acciones.
-Agresivo
-
Deberían mantener 10% de sus activos en efectivo, invertir 50% en bonos, 10% en dólares (en donde se prevé una ligera depreciación del peso en la medida en que se avance en la reducción de las tasas de interés de corto plazo) y 30% en acciones.

- José Antonio Castillo,
-
director general de Fondos de Inversión de Banorte
-La operadora de fondos tiene una comisión multidisciplinaria en la que participan especialistas en renta variable, deuda y mercados cambiarios, el área de análisis nacional e internacional del grupo e, incluso, politólogos, para observar cómo influye la política en su desempeño. A estos fondos, que son de corto plazo, se asignó este año un VAR (value at risk) o tope de riesgo que permitió conocer qué plazo máximo tenían sus carteras, y se movieron con duraciones bajas (plazo corto de revisión de tasa de 28 días y con duración de un año). Su mezcla fue de 75% en instrumentos bancarios y gubernamentales, y 25% en corporativos. En momentos de incertidumbre no se movió la mezcla, aunque aumentó la apuesta en instrumentos más revisables que de tasa fija.
-
-Conservador
-
La mejor opción en este caso son los fondos de corto plazo (a un mes o de liquidez diaria). Se trata de un horizonte de inversión que abarca hasta un mes. Se mantiene el formato de 75% de instrumentos gubernamentales y 25% de corporativos.
-Medio
-
Una combinación entre fondos de mediano plazo (con un horizonte de inversión de un año) y de corto plazo (a un mes en promedio) podría llegar a tener un buen rendimiento como resultado de la volatilidad de las tasas. Aquí la mezcla adecuada sería una que combine 30% de instrumentos corporativos y 70% de gubernamentales y bancarios.
-Agresivo
-
Podría haber una volatilidad leve, por lo que se mantienen las recomendaciones de este año: una cartera muy inclinada a fondos de largo plazo (instrumentos con vencimiento a cinco años) y de renta variable (acciones de empresas). La mezcla perfecta sería 90% en instrumentos bancarios y gubernamentales, y 10% en empresas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Jesús Mendoza,
-
director ejecutivo de Inversiones de Santander
-Su cartera, con un valor de 4,000 millones de pesos, se compone de instrumentos de corto plazo (35%), bonos de regulación monetaria del Banco de México (35%) y papel de plazo promedio ponderado de 27 días (30%). Se trata de un fondo no volátil creado hace un par de años para los inversionistas conservadores que desean un rendimiento competitivo en el corto plazo. Su consistencia se debe a que su composición no incluye papel de alto riesgo-rendimiento; al contrario, contiene bonos de regulación de Banxico, cuya tasa se revisa todos los días, lo que permite el control diario de la ganancia. Esto, aunado a que las finanzas del país se mantienen sólidas, que el tema del petróleo no dará más sorpresas y que el crecimiento mundial sigue sincronizado, el fondo no presentó ninguna variable que se saliera de control y de las expectativas.
-
-Conservador
-
Una combinación entre un fondo como STER10P y renta variable, porque con el nivel actual de las tasas de interés en el mercado no tiene caso invertir en moneda extranjera como el dólar.
-Medio
-
Fondos como el STER10P, pero para personas físicas, con instrumentos de corto plazo, digamos con una duración de 115 días con opción a revisión de tasa diaria donde el componente riesgo es más controlable.
-Agresivo
-
Fondos dinámicos pero con riesgo controlado. La mezcla debe contener un porcentaje mayoritario de acciones que rinden más aunque son más volátiles, y también de renta variable, sin dejar a un lado opciones que ofrezcan liquidez en el corto plazo para cubrir imprevistos.

- Eduardo Riojas,
-
director de Distribución de Sociedades de Inversión de Vector 
-Estos fondos, de muy corto plazo y enfocados a un segmento de clientes de perfil conservador en busca de buen rendimiento y poca volatilidad, valen 3,400 millones de pesos en activos. En su gestión se da prioridad a la prudencia en el manejo de los activos, con base en el riesgo de la tasa de interés y de crédito, cuidando la volatilidad mediante la revisión diaria de la cartera y buscando que ésta sea de alta liquidez y operatividad. En su mayoría consisten en papeles gubernamentales en tasa revisable, como BREM, del Banco de México, y bonos de desarrollo (BPA), así como instrumentos corporativos de empresas AAA. La operadora Principal administra la operación de los fondos de Vector.
-
-Conservador
-
Atención en fondos con un riesgo de mercado 1, y con portafolios invertidos predominantemente en instrumentos gubernamentales y bancarios con un riesgo de crédito bajo AAA o AA, para evitar papeles corporativos de compañías, incluso grandes, con problemas para cubrir sus deudas.
-Medio
-
Se recomienda incluir algo en renta variable, aunque reducir el monto 20% respecto de lo que se invirtió en 2005, así como arriesgar un poco más en el plazo del portafolios del fondo y en el riesgo corporativo.
-Agresivo
-
No retirarse de la Bolsa y mantener lo que se tiene en renta variable, así como aumentar el riesgo de crédito en papeles corporativos, que tienen mayores rendimientos que los gubernamentales. No conviene aumentar el riesgo de mercado por la curva de tasas de interés.

Ahora ve
Esto es lo que verás en ‘La forma del agua’, del mexicano Guillermo del Toro
No te pierdas
×