La ruta México

¿Qué piensan las empresas en concreto, los inversionistas extranjeros de carne y hueso, acerca del
Elia Parra D.

A través de tres de sus corresponsales en el extranjero, EXPANSIÓN reunió las percepciones de diversos inversionistas de Chile, Francia y Japón, países de regiones que mantienen presencia en México. No se consideraron Estados Unidos y Canadá, ya que merecen tratamiento aparte debido al peso de sus inversiones en el país. En una próxima edición, a la luz de una evaluación del Tratado de Libre Comercio, se presentará un panorama completo de dichos flujos de inversión.

-

Hay de dulce, de chile y de manteca entre quienes han depositado parte de su capital en México: desde los que creen a pies juntillas en un futuro cercano y prometedor para México, y siguen invirtiendo, pasando por los más cautelosos que elaboran estrategias para que sus dineros no se les escapen como arena entre los dedos, hasta los de respuestas herméticas, que se obstinan en no revelar el monto de su inversión y ven el panorama como un túnel sin salida.

-

Sin embargo, algo los asemeja: su necesidad de reglas claras para la inversión —ya sean convenios bilaterales o una legislación que estimule y garantice la entrada de capitales— y de estabilidad económica y política.

-

Alemania —para la que México es el segundo destino más importante en América Latina, después de Brasil y el tercer lugar en monto de inversiones aquí, luego de Estados Unidos y Gran Bretaña—, puede constituir un buen resumen de esta percepción abigarrada. Según H.D. von Bothmer, consejero económico y comercial de la embajada germana en México, el país se encuentra en pleno proceso de modernización y reestructuración industrial y enfrenta una aguda necesidad de empleos para su creciente población joven. “Por ello ninguna de las más de 550 empresas alemanas presentes se retiró del mercado mexicano a raíz de la crisis actual.”

-

Indica que la gran mayoría de dichas inversiones directas —ubicadas en los sectores químico-farmacéutico, electrónico, automotriz y de autopartes, maquinaria y herramientas— cuenta con una visión bien definida a mediano y largo plazo. Según la Secretaría de Comercio mexicana, esas inversiones ascienden a $2,600 millones de dólares, pero von Bothmer señala que esta cifra no incluye a las que han llegado vía terceros países ni a las reinversiones. “En realidad, las inversiones alemanas superan los $7,000 millones de dólares, con un valor de facturación de más de $10,000 millones”, enfatiza.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Destaca, por último, que las empresas alemanas en México y también los inversionistas potenciales perciben que el desarrollo del país lo ubicará como una nación abierta al mundo. Sin embargo, sostiene que para ello se precisan “reformas políticas y cambios estructurales dirigidos a la estabilización económica, basándose en una plataforma legal y de seguridad jurídica”.

Ahora ve
Lina es el auténtico automóvil del futuro por ser biodegradable
No te pierdas
×