La telaraña de las alianzas globales

-
Antonio Puertas

Si el mundo de las alianzas globales en telecomunicación a veces es descrito como una gigantesca e invisible telaraña, cuyos hilos se entrecruzan hasta el infinito (al grado de que, por la necesaria interconexión, todas las compañías están asociadas entre sí), en México aún pasarán algunos años antes de que el entramado de los proveedores globales de servicios –como Global One, Concert o WorldPartners– logre tejer más complejas, apretadas y completas alianzas con las nuevas compañías de larga distancia.

-

Varias son las causas que pueden explicar esta lentitud con la que se mueve el mercado. Para algunos analistas, la cautela va de la mano con la incertidumbre, la cual a su vez crece en proporción directa al excesivo control que las autoridades mantienen en el proceso de desregulación del mercado de larga distancia. Este mercado inició su proceso de apertura el primer día de 1997, pero los grandes proveedores globales vienen afinando sus armas desde hace varios meses y ligarán las marcas de sus servicios al nombre de la compañía que los represente localmente: Global One con Telmex, Concert con Avantel y WorldPartners con Alestra.

-

Según Jorge Arredondo, director del departamento de telecomunicación de Select-IDC, la cautela del gobierno tiene un buen fundamento: el efecto que cualquier anuncio sobre el sector telefónico tiene sobre la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y la economía mexicana. Un ejemplo: aun cuando, a mediados de abril de 1996, las nuevas compañías pedían que las tarifas de interconexión quedaran en 1.35 centavos de dólar el minuto –Telmex propuso que quedara en 14 centavos–, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) fijó finalmente la tarifa en 5.32 centavos el minuto. Las acciones de Telmex representan hasta 30% de las transacciones que se realizan en la BMV.

-

Arredondo piensa que, en el corto plazo, las firmas que competirán contra Telmex no lograrán crear la impresión de tener una fuerte presencia en el país. “El camino para Alestra o Avantel es aún largo. Pero ello no quiere decir que las grandes multinacionales no mantengan interés en los servicios que ofrecen Concert o WorldPartners.”

-

Además, aún existen problemas con el marco legal. Si bien hace casi dos años el Congreso aprobó la nueva Ley de Telecomunicaciones, las compañías siguen operando sin un nuevo reglamento. Más aún, las autoridades han dado claras muestras de no tener claro qué es lo que el país debe lograr, en términos de desarrollo económico, con la apertura del sector de telecomunicaciones. Así, como ejemplo de esta informalidad, Arredondo menciona el hecho de que, en los últimos cinco años la SCT ha tenido no menos de cuatro titulares. “Otras naciones tienen planes a largo plazo. Aún estamos muy lejos de lo que Australia o Corea del Sur han logrado. Mientras el gobierno federal mexicano define sus principios de política de telecomunicación en 50 páginas, el de Singapur hace lo mismo en media cuartilla.”

-

Este desorden se refleja puntualmente en el ámbito empresarial. Muchos corporativos alegan la necesidad de tener acceso a servicios especiales de comunicación global. Así, la demanda de servicios eficientes de transmisión de voz y datos –incluyendo correo electrónico– crece día con día entre los directivos de mandos altos e intermedios. Hoy, el cargo que realiza Telmex por estos servicios es sumamente costoso. Sin embargo, muchas empresas mantienen en suspenso su elección de un proveedor de servicios globales.

-

Arredondo cree que tanto Concert, como Global One y WorldPartners, tratarán de obtener ventaja de su presencia regional a través de sus socios. “Sin embargo, en México no pueden operar como -carriers.” De acuerdo con directivos de las principales telefónicas (Telmex, Avantel y Alestra), las negociaciones con sus aliados (Global One, Concert y -WorldPartners, respectivamente) comenzaron a perfilarse apenas durante el primer semestre de 1996.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

¿Habrá más oportunidades para otras compañías? Arredondo cree que sí, siempre y cuando no sean -carriers. Un ejemplo es lo que sucede con Internet. Este año, pronostica, el acceso a bases de datos y a servicios de correo electrónico aumentará dramáticamente. Ahí habrá mucha competencia. Pero Telmex deberá mantener condiciones para que los pequeños proveedores puedan sobrevivir con base en tarifas acordes a la realidad del mercado.

Ahora ve
México tuvo en octubre pasado el mes más violento en dos décadas
No te pierdas
×