La verdadera reina de corazones

-

Tal vez se le antoje terminar de manera realista y hasta trágica una historia que empieza así: "Ella era una joven heredera francesa, hermosa y refinada; él, un minero escocés y apuesto, aunque siempre andaba en líos con la justicia..." Pero Barbara Cartland (1901-2000), que todo lo veía color de rosa, le encontraría a este inicio de novela un increíble happy end. Para esta representante de la novela romántica no existía nada que impidiera el desarrollo de un "amor verdadero". Según ella había una (y sólo una) panacea que todo lo curaba –adicciones, obsesiones, diferencias culturales, sociales o raciales–: el amor.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Quizás usted esté pensando que esta inglesa no tenía el mínimo "principio de realidad", y no se equivoca. Más sorprendente aún es el hecho de que en la vida real, Barbara encarnaba a una de las heroínas de su imaginación. Sí, la abuelastra de Lady Di siempre estuvo rodeada de ricos aristócratas; vivía envuelta en brocados y terciopelos; era transportada por su chofer en un Rolls Royce blanco, le dictaba sus novelas a una secretaria y junto a ella siempre estaba una botella de agua caliente, su adorado pequinés blanco y varios ramos de flores; además, vendió más de 2,000 millones de libros alrededor del mundo y su obra se ha traducido a 36 idiomas.

-

Ahora ve
LaWS, el láser de la armada de EU, está listo para ser usado hoy mismo
No te pierdas
×