Las difíciles referencias

Nada más peligroso que un <i>headhunter</i> desinformado.
John Smith

En México, la práctica de verificar la información de los candidatos a puestos ejecutivos es poco frecuente y menos rigurosa que en países desarrollados. Eso ocurre por varias razones.

- -

1 Falta de fuentes de información institucionales fidedignas.
-2 El ambiente de pueblote, que comprende el universo de la caza de talentos.
-3 La visibilidad y, por lo tanto, la vulnerabilidad de candidatos de alto perfil.
-4 El dominio total de la ciudad de México en el enrolamiento de alta dirección.

- -

Hagamos el contraste. Por ejemplo, en Estados Unidos es indispensable revisar y examinar todos los empleos anteriores de un candidato. Es una práctica normal verificar sus títulos universitarios, antecedentes penales y posibles adicciones (la proliferación de demandas legales en la unión americana no deja mucha alternativa). Aunque parezca obvio que el récord del individuo es tan blanco como la nieve, hay que seguir el proceso (laborioso y costoso) para evitar cualquier riesgo legal.

- -

Ahora, aterricemos la idea. Al Dunlap estuvo como CEO de Scott Paper en 1994 y de Sunbeam en 1996. Para los dos puestos fue elegido por dos firmas de reclutamiento de ejecutivos distintas, ambas prestigiosas multinacionales (con oficinas en México). De hecho, ninguna de las corporaciones encontró defecto alguno en el pasado del candidato, aunque en los años 70 fue despedido en dos ocasiones, de dos instituciones, por situaciones de fraude. El escándalo puso de cabeza a la comunidad de headhunters del vecino país del norte.

- -

En México también deberíamos hacer una comparación de referencias más a fondo. Se lo debemos a nuestros clientes. Pero ellos tienen que entender que en el país no existen muchas fuentes de información fidedignas, así que cotejar referencias resulta más una responsabilidad compartida que una amenaza legal. Una ventaja, en todo caso, es que la comunidad ejecutiva nacional es del tamaño de un pequeño pueblo, concentrado básicamente en el área de la ciudad de México.

- -

Es decir, de los casi 100 millones de mexicanos, estimo que alrededor de 500,000 personas tienen el perfil de candidato a ocupar un puesto de alta dirección: personas bilingües, con maestría en administración de empresas, entre 30 y 45 años de edad, exitosas y, no necesariamente, buscando empleo, pero que siempre están dispuestas a escuchar una oferta. En fin, más vale asegurarnos, siempre, que el candidato valga la pena. Todos saldremos ganando.

- -

–El autor es presidente de Smith Search, firma de cazatalentos.

-

Ahora ve
Falla en juego mecánico de la Feria de Ohio deja un muerto y siete heridos
No te pierdas
×