Las galletas del semáforo

Inició un negocio con $60 pesos. Hoy vende $90,000 al mes y va por más.
JFB

Pablo López Garibay, de 27 años, llegó al Distrito Federal a estudiar gastronomía. Por falta de recursos tuvo que abandonar sus estudios y, para colmo, fue despedido del restaurante en el que trabajaba como mesero. Su único capital eran $60 pesos de propina que recibió el último día de trabajo.

-

Invirtió esa suma en harina y otros ingredientes, y pidió a una amiga que le hiciera unas galletas, porque no tenía dónde prepararlas. Para venderlas, se vistió de chef y, con una canasta prestada, se puso a la obra.

-

Su entusiasmo inicial desapareció cuando se vio en medio de la calle. Entonces una joven bajó el vidrio de su auto y le dijo, “te voy a comprar nada más porque te estás muriendo de la pena”.

-

A cuatro años de distancia, ya registró la marca Las galletas del semáforo y su logotipo es precisamente uno de estos postes luminosos vestido de chef.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Las venta de las primeras 11 bolsas le redituó $110 pesos. La pequeña empresa de López Garibay vende hoy día 12,000 paquetes de galletas al mes, maneja seis sabores y una variedad baja en calorías. Tiene 18 empleados, un gerente, un chofer, vendedores en 14 cruceros de la ciudad de México y distribuye su producto a 100 cafeterías capitalinas. Atiende siete cruceros de Guadalajara –está por llegar a Puebla–, registra ingresos mensuales por $90,000 pesos y su rentabilidad es de 17%.

Ahora ve
Un paseo por el remodelado museo Victoria & Albert de Londres
No te pierdas
×