Las ideas también facturan

Nueva escala de valores: hoy es más importante gerenciar el capital intelectual que el financiero.
Joaquín Peón Escalante

De Peter Drucker a docenas de otros autores, todo mundo está de acuerdo que, en la era del conocimiento, la batalla por la competitividad la ganarán las empresas que logren generar un mejor capital intelectual y humano. Esto se dice fácil. Pero ¿existe algún remedio práctico para tanto atraso que tenemos en México? No es lo mismo tener un buen capital financiero, que un fortalecido y revalorado capital intelectual. Sólo las empresas inteligentes van a tener un sano y consistente desarrollo. La pregunta es, entonces, ¿cómo lograr esto a nivel de cada firma?

-

La solución más accesible para el mejoramiento del capital intelectual pudiera estar en las nuevas estrategias de Knowledge Management (KM), o administración del conocimiento.

-

Más de 200,000 personas en Estados Unidos forman la comunidad del Knowledge Management (administración del conocimiento). Esta cifra equivale a la población entera de Ginebra, Suiza, y a todos los habitantes de La Paz, en Baja California Sur. Pero, ¿qué hacen tantas personas dedicadas a una actividad que suena tan extraña?

-

Se trata de expertos que desarrollan estrategias y acciones dentro de las empresas para instalar espacios donde fluyan ideas en forma continúa y horizontal. En la práctica, se trata de crear grupos de personas en las empresas que (en todos los niveles) compartan cotidianamente con el resto de la firma nuevos aprendizajes, mejores practicas, innovaciones y cambios.

-

Una de las herramientas para el mejoramiento del capital intelectual es precisamente el KM. El principio básico de esta corriente es que si una empresa sabe hacer bien algo (lo que debe de hacer) está mejor posicionada para enfrentarse a los retos de una economía global y deja atrás a una compañía sin conocimientos específicos.

-

Los especialistas en KM aseguran que actualmente es más importante poseer un poderoso capital intelectual y menos relevante administrar un capital financiero fuerte.

-

La aplicación del KM brinda un enorme valor agregado. Por eso, repiten que el conocimiento es la base del éxito en el siglo XXI. No es una panacea, pero en los países más competitivos como Estados Unidos, Canadá y Finlandia, la administración del conocimiento es una ventaja competitiva para las organizaciones. Algunas de las multinacionales que explotan este método (con éxito) son Intel, Ford, IBM, Motorola, el Banco Mundial, Siemens, British Petroleum y Eli Lilly.

-

En México pocas empresas han tomado en serio estas ideas. La más aplicada es Cemex, aunque ya hay otras que comienzan a aplicar las mejores prácticas como un secreto para crecer con éxito, como es el caso FEMSA.

-

El ABC del conocimiento
El capital intelectual es ni más ni menos que el conjunto de conocimientos de los directivos, técnicos, empleados y trabajadores de una empresa (ya sea creado por ellos mismos o bien adquirido fuera de la empresa).

-

El Knowledge Management, en cambio, es un sistema para que la información y el conocimiento fluyan a la gente que lo requiere en el momento oportuno, para que puedan tomar decisiones inteligentes y lograr sus objetivos de manera eficaz. También trata de la capacidad de una organización para crear nuevos conocimientos e integrarlos a su organización.

-

Los principios básicos de la administración del conocimiento son casi un postulado: 
* Nadie tiene todas las respuestas, ni el jefe, ni los directivos.
* No hay últimas respuestas a nada.
* Cualquier idea es una aproximación.
* La curiosidad es la llave del aprendizaje.
* Se debe tener una visión sistémica.
* El capital de conocimientos de una empresa siempre puede y debe multiplicarse.

-

La mayoría de las firma que han descubierto los beneficios del KM lo utilizan para transferir las mejores prácticas, para incrementar la capacidad de los empleados, para compartir información y mejorar procesos, para fortalecer el capital intelectual, desarrollar nuevos productos, así como para administrar relaciones con clientes (CRM) y claramente para identificar y atacar nuevos mercados.

-

Administrar conocimiento... ¿para qué?
El Knowledge Management se relaciona con los principios de la calidad total, ya que precisamente un grupo de especialistas en este campo fueron quienes desarrollaron la idea del KM en la década de los 90. Pero la nueva corriente, basada en modernos modelos de aprendizaje, también incluye áreas como la comunicación organizacional, la planeación estratégica, la capacitación corporativa, y hasta la antropología. Se trata de compartir y manejar la información, ya no de forma tradicional ‘del jefe hacia abajo’, sino en todos los niveles y en todas direcciones.

-

El pedagogo Led Vygotsky, fundador de la escuela “socio-constructivista” subrayó que “la mejor forma de incrementar los conocimientos en los niños es a través de la interacción entre varios de ellos”. Este principio funciona igual o mejor con los adultos: aprendemos con otros. Este mismo y simple concepto se aplica a las empresas.

-

El Knowledge Management lo utilizan compañía que ya descubrieron que el jefe y los directivos ignoran todas las respuestas, que nunca hay soluciones definitivas para una duda, que una idea es una aproximación y que la curiosidad es la llave del aprendizaje.

-

Con esta visión funcionan firmas como Apple Computer, Boeing, British Airways, Chevron, Dell, Dow, Dupont, Johnson & Johnson, Kraft, McKinsey y Pfizer.

-

Todo esto ocurre si la empresa fomenta una nueva cultura donde todos aprenden a compartir ideas individuales o grupales para transformarlas en resultados de ventas y rentabilidad.

-

El Knowledge Management podría volverse el arma secreta de las empresas mexicanas que han buscado la forma para superar la competencia de China y otros países y también para acelerar el proceso de modernización de nuestra planta productiva.

-

JOAQUÍN PEÓN ES DIRECTOR GENERAL DE GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO S.C. Y CREADOR DEL PREMIO NACIONAL DE CALIDAD DE MÉXICO (JOAQUINPEON@GMAIL.COM).

Ahora ve
No te pierdas