Las marcas patito

-

¿Las han visto? ¿A estas marcas? En el supermercado, en las tienditas, en la calle, en el súper, así, como que no quiere la cosa. Están ahí y nos tienen rodeados. Alguien las debe estar comprando, reflexionas, pues permanecen en los supermercados. Y un buen día descubres que ya no están sólo en los comercios, sino en las casas de tus amigos, en las reuniones, probablemente en los restaurantes, donde nadie las ve. Incluso, llega el momento en que descubres que también han llegado hasta tu alacena. Las marcas patito, las marcas chiquitas, las que no ves anunciadas.

-

Comienzas a preguntarte si esto está bien. ¿Qué diría la gente si te vieran un día con esto? Con esta marca de dudosa calidad, en realidad no es de dudosa calidad, la has probado varias veces y sirve igual de bien que las otras marcas, las que te hacen sentir extrañamente cómodo. Te avergüenza un poco, es verdad, pero también sabes que las necesitas. Exageras. No es para tanto. Simplemente querías ahorrar un poco. Comienzas a comprender que son esencialmente más baratas. Todo depende de tu vanidad. Del status quo. Simplemente, no habías probado la otra marca porque no te hacían sentir cómodo. Bueno, y qué decir de la ropa interior. ¿A poco esos boxers de autor son tan suavecitos?

-

Las marcas patito no son piratas, son, sencillamente, marcas sin el glamour de las otras. Sí, las más de las veces compramos el prestigio, no el producto. Y los canijos de mercadotecnia lo saben, por eso nos dan esos precios (a veces, más de 400% del costo de producción). Saben que no nos atreveremos a comprar barato en público. No por nada han pasado de los $50,000 mdd que se gastaban en publicidad en 1979, a $200,000 mdd que se gastan ahora.

-

Pero la competencia, los de las marcas patito, también tienen los suyo: pobres, pobres, lo que se llama pobres, no lo somos. Somos codos, ahorrativos, y ahí sí que tienen argumentos. Son contadas, pero han existido ocasiones en que estas marcas le han ganado terreno a las “tradicionales”. ¿Recuerdan el famoso 2 de abril de 1993? ¿Cuando Phillip Morris se vio obligado a bajar 20% el precio de algunos de sus cigarros para poder competir con los otros? Las marcas patito no son lo mismo que las marcas propias. Son parientes próximos, hermanos, pero no gemelos. La marca propia está garantizada por el establecimiento que la vende, la patito carece de prestigio, se ampara en su calidad y, sobre todo, en su precio.

-

El mercado mexicano aún no ha sido del todo explotado por estas mercancías. La piratería ciertamente le pega, pero, también, les ha faltado más enjundia. La publicidad sigue apelando a la vanidad, al cliché del triunfador. Tengo la certeza de que una campaña de publicidad descarada, tendría éxito en la promoción de algunos productos patito. Imaginemos el anuncio: “Que no te vean la cara de idiota: compra lo mismo, paga menos”.

-

Comentarios a: hzagal@yahoo.com.mx

Newsletter
Ahora ve
El camino de Trump para revocar el programa de salud propuesto por Obama
No te pierdas