Las memorias de Aníbal

-
Ricardo Medina Macías

Marzo 16. El eterno problema de los buenos y los -malos. Hemos sido educados en el maniqueísmo totalitario, a tal grado que supuestos próceres de nuestra incipiente democracia manifiestan aún reflejos de intolerancia. Es la intolerancia de los tolerantes.

-

”Cena en casa del medievalista Vicente Porta y su esposa Cecilia. El español Matías, ayudado por Cristina, su novia, confecciona una deliciosa fabada asturiana. Resulta una temeridad cenar fabada, pero es soportable por la buena manufactura del platillo que es acompañado de abundantes libaciones de vinos riojanos, con los que hemos colaborado los demás comensales a instancias de Vicente.

-

”La novedad entre los invitados son Jorge Matorelli y su -pareja, una robusta mujer con el pelo pintado de color caoba. Matorelli es académico universitario y en su descansado semblante se perciben los beneficios de unos 60 días de huelga que apenas ayer se dio por concluida. Empiezan los malos entendidos. Comentan una polémica que Matorelli sostuvo en las páginas de -La faena (el diario morralero por antonomasia) con un tal Alonso de Pablo acerca de la ETA y los terroristas vascos. Por cortesía indago acerca de los términos de la polémica y aventuro que, finalmente, el terror es terror del signo que sea. Matorelli me responde desdeñosamente que ese no es el problema, que hay terror en todas partes, en el periférico o en una cantina. Su mujer, Fernanda, asiente con la cabeza apoyando la argumentación de su pareja. Los demás nos miramos desconcertados porque finalmente no sabemos si Matorelli defiende a la ETA, la abomina o de qué trató la polémica. Me callo la boca...

-

”Más tarde, Matorelli condescendió a explicarnos los términos de la polémica. El tal Alonso había criticado que el gobierno español detuviera a un apologista del terrorismo. Dice Matorelli que se vio impelido a protestar mediante una carta al periódico porque en el fondo ETA es un movimiento -fascista y un diario como La faena no podía permitirse apoyar movimientos que llegan a ‘matar gente de izquierda’ (me pregunto si Matorelli tendría algún inconveniente si ETA ejerciera un terrorismo más selectivo que se limitara a liquidar ‘gente de derecha’). Matías, como español que ha vivido el asunto del terrorismo etarra, explica que no es válido el recurso a la violencia cuando existen opciones de -interlocución pacífica para las reivindicaciones separatistas de los vascos. Matorelli escucha y aprueba las observaciones de Matías como el profesor que dispensa una buena calificación a una opinión -políticamente correcta.

-

”Fernanda, que habla con afectada voz de locutora de Radio Universidad, y que resulta que trabaja en -La faena, sentencia dirigiéndose a Matorelli: Jorge, hubieras dado por terminada la discusión escribiendo en una carta al director: No cabe duda que Alonso es un imbécil. Atentamente, Matorelli.

-

”Cecilia, la esposa de Vicente, comenta con amabilidad que mi esposa Patricia y yo tenemos cuatro hijas. Tanto Matorelli como la mujer que le acompaña nos dirigen una mirada horrorizada. Esto se parece cada vez más a una discusión en la ‘mesa de coyuntura’ de la reforma política..., en cualquier momento nos califican de -forajidos sexuales por tener tantos hijos...

-

”En cierto modo, el primer equívoco de la noche (¿qué piensa en realidad Matorelli de la ETA?) dificultó la conversación toda la velada. ¿Cómo distinguiremos a los buenos de los malos? ¿Quién dictamina quiénes pertenecen a cada bando? Sospecho que Patricia y yo somos de los malos de derechas en la clasificación de Matorelli, ¿debemos temer un atentado dinamitero?

-

”Marzo 18. Oleada de fervor nacionalista por el aniversario tantos más cuantos de la expropiación petrolera. Oportuna andanada de los -progres para frenar la privatización de las plantas petroquímicas. Me avergüenzo pero no acabo de entender cuál es la diferencia, para los comunes mortales que no somos del sindicato de Pemex ni cobramos en el gobierno, entre Pemex -patrimonio de todos los mexicanos o Shell Petroleum. De cualquier forma, me siguen cobrando cada vez más por la gasolina (importada, por cierto), los impuestos que paga Pemex no alcanzan para que los demás paguemos menos impuestos y las cuentas por cobrar de Pemex son dadas en aval de empréstitos que el gobierno pacta en el -extranjero...Sabemos más de cualquier empresa privada que cotiza en la bolsa que de las finanzas de Pemex, de sus márgenes de ganancia y de su productividad. ¿Pemex es de todos los mexicanos?, curiosa noción de los derechos de propiedad...”

-

(Extractos de las memorias inéditas de Aníbal Basurto Corcuera, el Gordo. Continuará).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El autor es periodista y directos editorial del diario - El Economista.

Ahora ve
Así es la potente computadora que SpaceX envió al espacio
No te pierdas
×