Las profecías de Toffler

¿Poniendo a México al día y a la vanguardia? Según este afamado analista, nada de eso.
Gabriela Ruiz

Steven Spielberg pudo haber provocado hastío con su filme Inteligencia artificial. Sin embargo, crear vida inteligente con medios antinaturales no es una propuesta del todo descabellada. El paso de la agricultura a la industrialización, a la era de la información, a la oveja Dolly, indican que es viable crear un ente –robot o similar– con sentimientos e inteligencia. La ciencia puede ir mucho más lejos que las clonaciones. Para Alvin Toffler, ex periodista y actual asesor de George W. Bush, esto transformaría la evolución del hombre y –no lo duda un ápice– es muy probable que esto suceda, si bien no sabe cuándo. “Mi negocio no es dar fechas”, declara.

-

Él y su esposa Heidi han dedicado años a analizar lo que pasará en el porvenir, pero no quieren que les llamen “futuristas”. Tras el éxito del libro El shock del futuro, publicado hace ya tres décadas, la pareja ha escrito numerosos títulos que han resultado ser predicciones acertadas de lo que va a pasar. Programar personas genéticamente resistentes a las radiaciones ultravioleta o a enfermedades como el cáncer y el síndrome de inmunodeficiencia suena atractivo. No obstante, existen otros numerosos problemas que el analista prefiere abordar durante su conversación con Expansión. Respecto a sus previsiones para México se puede confiar en lo que pronostica, pero no es muy alentador.

-

El olor del miedo
¿A qué huele el año que empieza?
A temor bien fundado. El 2003 será de turbulencia geopolítica y en muchos otros ámbitos. Vamos a tener sorpresas desagradables que llevará tiempo resolver por el problema del terrorismo. Estamos entrando a una explosión; ya comienza una combinación de tecnología de la información con biología. No es algo que vaya a durar uno o tres años. Nadie lo puede saber. Lo que sí te puedo decir, es que lo que estamos presenciando es por lo menos tan grande como la revolución industrial… quizá mayor.

¿Entramos los mexicanos en este contexto?
Sí, porque siguen siendo muy dependientes de la economía de Estados Unidos y nadie sabe cuándo va a rebotar, ni de qué manera. En años por venir los métodos para generar riqueza serán distintos y estarán basados en el conocimiento.

Suena muy bien respecto a países con recursos suficientes para investigar y desarrollar tecnología. Pero en México la riqueza se genera aún a través de exportaciones y actividad maquiladora…
La demanda por las exportaciones se está enfriando porque su principal consumidor son los Estados Unidos. Las maquiladoras van a emigrar a China y África, donde la oferta de trabajo es más barata que en México. Sería valioso que hubiera una estrategia clara para que el país se inserte en el desarrollo basado en el conocimiento. No pueden considerar que la mano de obra barata vaya a ser una ventaja permanente. Es sólo un primer paso. Como estrategia temporal está bien, pero no va a durar.

-

¿Gobierno del cambio?
¿Considera que el gobierno mexicano cuente con un “plan B”?
No hay tal plan donde las autoridades y la sociedad se interroguen cuánto durará la estrategia y qué hacer para empujar a México y convertirlo en un país más avanzado. Fox y su gobierno hablan de invertir en el sur, donde más se necesita. Hay que preguntarse si abrir más líneas de ensamble es la respuesta. Se necesita una estrategia que se pregunte: “¿Por cuántos años me va a durar? ¿Qué necesito hacer mientras funciona? Y ¿cuál es el siguiente paso?” Serviría que los planes vayan más allá de los seis años de la administración. Durante conversaciones con el mandatario mexicano he detectado que está muy entusiasmado por sus alianzas comerciales con la Unión Europea, creo que está sobreestimándolas porque son bastante retrógradas. Tienen una profunda fobia por las nuevas tecnologías y viven en el pasado. Felipe González (ex Presidente español) es muy apasionado al respecto y lo admite. Yo quise ser diplomático en cuanto a mis críticas y él insistió en criticar llanamente esa actitud europea.

Entonces, ¿vamos a seguir siendo el patio trasero de los norteamericanos?
Lo mejor que pueden hacer en México es arrancar del diccionario las páginas que tienen las palabras derecha e izquierda, socialismo y capitalismo. América Latina tiene gente muy inteligente, pero los obstáculos para lograr el desarrollo son enormes. La inestabilidad política es uno de ellos. Argentina, por ejemplo, tiene una población muy bien educada –no tienen una población campesina o indígena tan grande como la de México–, pero sus políticas son horribles.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El despertar de la conciencia
En ese caso, ¿debemos continuar viendo al norte como modelo a seguir?
No asumas que para tener una economía avanzada te debes de convertir en un estadounidense. Por el contrario, su modelo industrial se basa en la uniformidad, la homogeneidad, la producción masiva. El futuro está en la diversificación, la individualización de productos y servicios, de políticas, sociedades y economías. De los mercados masificados nos vamos a la segmentación. Van a surgir muchas más opciones para que los países tracen sus propios caminos. Basta ver lo que están haciendo compañías como McDonald’s, que tienen los días contados respecto a seguir siendo ejemplo del modelo industrial. Dado que en muchos países desarrollados se les percibe como fábricas de quitar hambre sin importar cómo, la firma ha penetrado países donde no tenía acceso, por ejemplo economías emergentes y el bloque soviético. Adicionalmente introducen nuevos productos para satisfacer los gustos locales. Esto les ha dado licencia de vida, pero el futuro radica en la variedad y lo hecho a la medida. No creo que vayamos a seguir viendo tantas películas de Hollywood; en lo personal me parece que ustedes hacen mejor cine y me estoy haciendo fanático del cine iraní también. Mi respuesta es: manténganse únicos, pero no sean el México del pasado, sean los mexicanos del futuro.

Ahora ve
Luto en el colegio Enrique Rébsamen tras el sismo en la CDMX
No te pierdas
×