Las verdaderas joyas de la corona

Un líder —si así quiere ser calificado— debe descubrir y formar otra generación con igual o má
Yoshio Ishizaka

¿Qué se necesita para formar un líder de negocios internacionales? Vaya pregunta. Sin duda, es una cuestión muy difícil de responder. Pero, luego de visitar más de 1,000 distribuidores de Toyota –diseminados en 60 países de los cinco continentes– creo que puedo recomendar algunas medidas.

- Primero, usted debe aprender qué se necesita para tener éxito en su oficina central: Conocer bien el negocio y su compañía, así como la manera de operar con efectividad en su cultura corporativa, antes de hacerse cargo de una función en otro país.

- Ese conocimiento le servirá para acudir a la gente indicada (en los lugares apropiados), sobre todo en el momento en que necesite recursos para su nuevo territorio de operación. De hecho, le permitirá comparar los dos sitios, sus semejanzas y diferencias, elementos básicos para tomar lo mejor de ambos mundos y desarrollar el nuevo negocio.

- Por otra parte, es recomendable terminar, al menos, dos asignaciones en otros países: una, en una nación industrializada y otra, en una región en vías de desarrollo. La sugerencia es que labore cinco años –como mínimo– en cada lugar.

- Cuando regrese a la oficina central trabaje como asistente de un alto directivo. Así obtendrá una perspectiva más amplia y mejorará su conocimiento acerca de cómo funcionan las cosas en el interior de la compañía. Además, ese roce le brindará algunas oportunidades para relacionarse con otros líderes de alto nivel. Pero tómelo con calma, en general, deberán transcurrir alrededor de 20 años para cultivarse –completamente– como un líder experimentado.

- Ahora, ¿qué se requiere para encontrar y preparar a un gran líder negocios globales? Tengo algunas reglas de “Yoshi” que me gustaría compartir con ustedes. Las llamo “Las ocho reglas para hallar grandes joyas”. Helas aquí:

- Encuentre personas de mente abierta a quienes les guste viajar.
A fin de que puedan comprender la escena global de los negocios, los candidatos a líderes deben estar preparados para viajar a todas partes del planeta –y no necesariamente en el jet de la empresa (lo cual vendrá más adelante, si todo resulta bien)–.

- Sólo mediante viajes extensos, los futuros líderes tendrán la oportunidad de conocer a otras personas y obtener experiencia de primera mano. Una parte de ser un campeón de viajes consiste en mantener la mente abierta y contar con la capacidad de comunicarse, incluso, cuando no se conoce el idioma.

- Contrate personas que comuniquen, por igual, al escuchar y al hablar.
Un ejecutivo tiene que ser un buen comunicador (estar atento). Muchas veces se me pregunta cómo superar los problemas de comunicación por la diferencia de idiomas y culturas. Esto respondo:
* Escuche con atención.
* Sea cortés, no importa qué entrañe la situación.
* Procure tender un puente entre culturas diferentes.
* Anime a todos para que miren hacia delante, no hacia atrás.
* Invite a las personas clave a que viajen con usted. De esta manera, ellas comenzarán a comprender su cultura.

- Además, los buenos líderes evitan llegar a conclusiones precipitadas. No caen en la trampa de tomar decisiones antes de comprender por completo las opiniones de los otros participantes; dedican tiempo a escuchar y conocen las consecuencias que existen detrás de lo que se está diciendo.

- Busque personas que tengan una actitud positiva.
Los buenos líderes aprenden también a dejar atrás el pensamiento negativo. La actitud positiva es de gran utilidad cuando se enfrenta una nueva cultura y un diferente entorno de negocios. La actitud positiva tiene dos aspectos. Uno consiste en que siempre debemos creer en nuestras expectativas positivas acerca del futuro y expresarlas verbalmente (todo tiene una solución, si creemos que la tiene).

- El otro aspecto es la eliminación de lo negativo. El pensamiento pernicioso se alimenta a sí mismo y se extiende como fuego. Lleva a inventar excusas que, a su vez, invitan al mal desempeño y éste desemboca en más pensamiento negativo. El ciclo continúa en una espiral descendente.

- Los buenos líderes también buscan las barreras que son perjudiciales para el desempeño o la moral de la organización. Luego hacen todo lo posible para eliminarlas, aprenden a romper el ciclo de pensamiento negativo y ponen las cosas en el camino positivo otra vez.

- Contrate personas que inviertan en sus mentes y sus cuerpos.
es muy importante que los líderes se mantengan en buena forma física y mental. Por ejemplo, siempre que hago viajes muy prolongados tengo cuidado con lo que como y procuro descansar mucho. Asimismo, cuando es posible, me esfuerzo por regresar temprano a mi habitación, de manera que pueda reposar y estar listo para las actividades del día siguiente.

- Mi filosofía personal es conservarme libre los fines de semana. Sé que es tentador correr a la oficina para atender esta o aquella crisis, pero existe una razón de mayor peso para abstenerse del trabajo por algún tiempo: la distancia ayuda a darnos una perspectiva para la toma de decisiones. La tarde del viernes, antes de salir de la oficina, hago una lista de todos los asuntos pendientes. Así puedo despreocuparme –por unas horas– y tener la confianza de que el lunes siguiente sabré por dónde comenzar de nuevo.

- La vida balanceada nos conduce a un estado mental más sano. Los mejores líderes, por lo general, tienen el respaldo de familias animosas. Además, los ejecutivos –faltaba más– necesitan pasar tiempo con su esposa e hijos. En este punto recomiendo mucho aire fresco y actividad física en campo abierto.

- Busque personas que sean estudiantes de por vida.
Los líderes son lectores. Creen en aprender durante toda la vida. Los aspirantes a esta categoría no deben leer solamente libros de negocios, también ejemplares sobre la historia y la cultura del país donde van a trabajar. Es aconsejable que hablen con otros CREOS y administradores durante las comidas y cenas de negocios. Por otra parte, también sus colegas y mentores les pueden enseñar muchas cosas (deben aprovechar la amplia variedad de oportunidades de desarrollo).

- Este año, por ejemplo, Toyota Motor Sales está patrocinando la creación del Instituto Presidencial de Liderazgo, mediante una asociación con la Universidad Toyota y la Universidad del Sur de California. El instituto ayudará a nuestra siguiente generación de líderes a adquirir habilidades clave para su progreso.

- Reúna a personas que respeten a los demás, sin importar el nivel jerárquico.
Las personas que llegan a grandes líderes se dan cuenta de que el respeto es el ingrediente crucial que impulsa todas las buenas relaciones humanas. Muestran su respeto a los otros al escucharlos, mantienen una mente abierta y aceptan las costumbres locales. No tardan en aprender que, para obtener respeto, primero deben tenerlo para los otros.

- Ser respetuoso es crucial para los trabajadores de todos los niveles. Claro está que es importante ser respetuoso con nuestro jefe y escuchar cuidadosamente sus consejos y lo que nos diga sobre su experiencia, pero también es fundamental respetar a las personas que están en las líneas de combate de la organización porque, muchas veces, están muy cerca del manejo diario del negocio y tienen apreciaciones únicas. La clave no es juzgar, sino escuchar y examinar.

- Hay un viejo dicho que, me parece, expresa muy bien esta cuestión: “La gente no sabe qué tanto sabemos hasta que sabe qué tanto nos interesamos por ella”. El respeto es, simplemente, interesarnos lo suficiente por las personas como para tomarnos el tiempo para realmente ver las cosas desde su punto de vista.

- Los verdaderos líderes creen en desarrollar a la totalidad del equipo.
Los mejores líderes que he conocido no sólo se esfuerzan por mejorarse a sí mismos, hacen iguales esfuerzos por asegurarse del crecimiento de las personas que los rodean. A menudo, la organización más eficaz es aquélla en la que todos colaboran, en la que el personal, sin importar las jerarquías, contribuye a la visión de la compañía. Está de más decir que los líderes tienen que apoyarse en otros para alcanzar sus metas, lo cual requiere establecer relaciones de confianza (es una forma avanzada del respeto y lleva tiempo establecerla).

- Sin embargo, el aspecto más importante –y la marca del verdadero líder– es que apoya a los integrantes de su equipo cuando se equivocan. Los líderes que respalden a su gente en las buenas y en las malas se ganarán algo más que su confianza. También se beneficiarán de esfuerzos extraordinarios que no pueden comprarse con ningún sueldo.

- Contrate personas que sepan cómo divertirse.
Creo que el líder internacional debe estar capacitado para pensar estratégicamente, pero también tiene que encontrar las maneras para divertirse. La vida es demasiado breve para que tratemos nuestro trabajo como una situación de vida o muerte. Los líderes que aprendan a aportar un poco de diversión al lugar de trabajo siempre serán bienvenidos. En realidad, todo se reduce a aprender a disfrutar con la gente y gozar de la vida cuando trabajamos juntos. Nuestro trabajo no ha de ser nuestra vida, pero siempre debiéramos tratar de poner algo de vida en nuestro trabajo.

- Durante mis viajes, me hago el propósito de dedicar algún tiempo a gozar con las personas con quienes trato. Si eso significa que debo probar una nueva clase de comida, participar en algún deporte o, incluso, habérmelas con un caimán, soy materia dispuesta. Esos son los momentos que la gente recuerda. Establecen un nexo especial que hace que la vida y el trabajo valgan la pena.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Ahí las tiene. Son “ocho reglas para hallar grandes joyas”. Son ideas para formar líderes que harán la diferencia, tanto en su compañía, como en el mundo exterior. No puedo pensar en ningún otro propósito que sea tan importante como el de descubrir y formar personas que sean grandes ejemplos que otros puedan imitar. Tal vez el mundo esté reduciéndose, pero la necesidad de grandes líderes está creciendo. Hay que seguir trabajando juntos para satisfacer esa exigencia. Debería ser nuestra tarea más elevada.

- Yoshio Ishizaka es director ejecutivo señor de Toyota Motor Corporation. Su experiencia en la administración y dirección  es el fruto de su  paso por Europa, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda. La colaboración del autor se obtuvo a través de Arthur D. Little. La traducción es Julio Galindo U.

Ahora ve
Los incendios en Portugal y España han dejado decenas de víctimas
No te pierdas
×