Lección de comercio

Estas empresarias aprendieron que la importación no es un juego de niños.
Víctor Reyero

Hace 10 años que María Inés Álvarez Soberanis y Alma López empezaron a importar material didáctico preescolar, para completar la oferta de su empresa, La Casa de la Educadora. Y aunque no están arrepentidas de su aventura, sí confiesan estar desalentadas, pues “ser un micro importador en este país es vivir en un calvario permanente”, aseguran.

-

La importación ha probado ser casi un juego de serpientes y escaleras. Estos son los pasos que deben seguir:

-

• Enviar muestras de los productos a importar a la Secretaría de Salud (SSA), aun cuando los fabricantes tengan certificados con validez mundial.

-

• Esperar 30 días una resolución.

-

• Pagar el flete, los impuestos y los estudios del muestreo.

-

• Someter los productos a un estudio sobre el origen, que hace la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial.

-

• Llevar el muestrario a la Unidad de Verificación de Etiquetado de la Secofi.

-

Al ser autorizadas las importaciones, “apenas comienza nuestro martirio”. Las compras tendrán que ser evaluadas por vistas aduanales que, según las empresarias, aplican diferentes criterios según el puerto de entrada. Además, puede haber revisiones de la PGR.

-

La Casa de la Educadora introduce un contenedor semanalmente y en cada uno estima una merma de 2%, “pues hay que considerar, además de los faltantes de origen, las muestras que toman el vista y el agente aduanal, así como la PGR. Eso sí, pagamos impuestos sobre la factura, no sobre las existencias”.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y que no se les ocurra a los proveedores enviarles artículos promocionales para la difusión de sus marcas, porque están sujetos a los mismos trámites que el resto de la mercancía.

-

Ahora ve
¿Por qué es tan fácil matar periodistas y sacerdotes en México?
No te pierdas
×