Leonardo Rodríguez Alcaine <br>&#34La C

-

Es el heredero del hermético espacio de poder que dejó tras su muerte Fidel Velázquez. Con casi 80 años a cuestas, este líder no tiene empacho en insultar a los reporteros, solicitar a sus interlocutores los favores de sus hermanas o, si se le provoca llamándole por su apodo (“la Güera”), amenazar con arma de fuego a quien se le ponga enfrente. “Revolucionario” de hueso colorado, Rodríguez Alcaine sostuvo una atropellada charla con Expansión.

-

¿Qué tipo de CTM recibe tras la muerte de Fidel -Velázquez?
-
Una CTM consolidada que, con el trabajo del compañero Velázquez, realiza acciones dentro del marco grave de la economía nacional y para lo cual hemos estado luchando para mejorar los intereses de los trabajadores.

-

¿Cuál es el trabajo que usted se propone hacer en la CTM?
-
Tener un Congreso del que saliera unánimemente un nuevo Comité Ejecutivo Nacional. Luchar permanente para mejorar la Ley Federal del Trabajo y por la unidad en todas las organizaciones confederadas.

-

¿Cómo piensa alejarse del estigma de corrupción que persigue a todo líder sindical?
-
Yo no tengo por qué alejarme de ningún estigma porque no lo tenemos. Simplemente queremos que las informaciones que se dan con relación a los líderes sindicales sean realistas y que tengan una verdad en el trabajo del líder obrero, porque hay líderes de otras organizaciones que, simplemente, son más perversos que nosotros y que quizá por el dinero que tengan se pueden defender.

-

¿Está dispuesto a dialogar con las nuevas centrales obreras?
-
Claro que sí. Ya el compañero Hernández Juárez me hizo el favor de hablarme y con toda seguridad la semana próxima vamos a conversar. Lo único que le pedí es que no hubiera intermediarios.

-

La CTM ha declarado su total apoyo a las medidas económicas, políticas y laborales del gobierno, ¿piensa usted seguir prometiendo ese apoyo al gobierno si la oposición llega a la presidencia?
-
Depende de qué oposición llegue y depende cuál será la forma de la administración. Si es nacionalista y se lleva dentro del cauce de la filosofía de la revolución armada, quizá.

-

La CTM prometió votos al PRI el pasado 6 de julio, votos que no pudo conseguir...
-
Perdóneme, pero no es cierto. La CTM no prometió votos, simplemente prometió trabajo entre sus filas porque somos miembros de la CTM para que la base vaya a votar en favor del PRI, pero nunca prometimos un solo voto.

-

Si la oposición llega al máximo poder, ¿no cree que le va a cobrar caro su apoyo incondicional al PRI?
-
Posiblemente, nada mas que se olvidan que nosotros somos una organización no de ahorita, de muchos años, muy consolidada, con firmes convicciones y que a la hora de la hora, también a la oposición la podemos parar de cabeza.

-

¿Piensa mantenerse tanto tiempo al frente de la CTM como su predecesor?
-
Yo espero, en primer lugar tenga vida para cumplir los 6 años para los que me eligieron, pero hasta ahí, nada más.

-

¿No piensa reelegirse?
-
No.

-

La CTM, ¿es la verdadera central obrera?
-
No queremos ser los únicos, pero sí somos los rectores del movimiento organizado de México.

-

Entonces, ¿por qué tantas rencillas entre las centrales obreras?
-
Yo creo que no hay rencillas, simplemente hay la necesidad de buscar un mayor número de afiliados en cada una de las siglas.

-

El esquema en México ha cambiado: el poder ya no es monopolio del PRI, la sociedad está más politizada, los medios comienzan a experimentar la independencia... En este contexto, ¿qué deben tener los sindicatos para sobrevivir?
-
La Ley es clara y la Constitución también. No tenemos que hacer nada fuera del marco de nuestras leyes laborales.

-

De las demandas obreras, ¿para la CTM cuales son las prioritarias?
-
La del salario, que estamos muy por debajo de la realidad económica del país.

-

Pero, ¿en qué momento la CTM permitió que los salarios cayeran?
-
La CTM nunca ha permitido nada. Ha tenido que ajustar sus peticiones a la realidad económica del país y, afortunadamente, los trabajadores, a pesar de que han soportado todo el peso del bache económico, lo han entendido y, tan es así, que ya el presidente Zedillo está teniendo éxito en la recuperación económica del país.

-

Los empresarios están dispuestos a pagar más en cuestión de salarios, pero dicen que son los sindicatos los que se oponen.

-

Eso es una mentira. Yo trato más con empresarios que usted y su revista juntos. Lo que pasa es que los empresarios desean pagar justo porque el mercado interno se contrajo. Con todo respeto eso es una mentira.

-

Para los analistas, fue Salinas quien decidió alejarse de la CTM...
-
Perdóneme, pero la CTM perdió posiciones políticas relativamente. La CTM es el brazo fundamental de mi partido. En eso no hay ninguna duda. Perdió posiciones por dos razones: por la pluralidad que ahora existe en la política y, segundo, porque se acentuó en ese momento el bache económico y la gente protestó del bache en las urnas. Esa gente ahora se está arrepintiendo con lo que está sucediendo en el DF.

-

Pero, ¿no cree que al gobierno ya no le es útil la CTM?
-
Perdóneme, pero nada tiene que ver el gobierno con la CTM. Nosotros tenemos un pacto de ayuda revolucionaria. Pero el gobierno nada tiene que ver en la CTM, institución que, para fortuna de ella, es libre y se maneja internamente 100%. Aquí no viene nadie a mandarnos. Ni siquiera el señor Presidente.

-

Pero, ¿sabe que mucha gente no lo cree así?
-
Que otros no piensen así no les da el derecho de hablar de lo que no conocen. Ahorita me están acusando de estar vinculado al narcotráfico. Estoy demandando a dos periódicos de México porque es muy cómodo darle a la gente una impresión errónea de lo que soy.

-

El argumento de que la CTM es autónoma cae por tierra cuando manifiesta su apoyo incondicional al Presidente...
-
Por eso somos libres, porque podemos manifestar apoyos incondicionales, porque creemos en el presidente que lleva los postulados de la revolución.

-

¿Cómo puede jurar lealtad incondicional a esos gobiernos que han golpeado tanto al movimiento obrero mexicano?
-
Se contesta usted mismo su pregunta: no nos manda nadie. Y nosotros hemos estado aguantando ese tipo de cosas. De los últimos 10 presidentes, cinco quisieron acabar con Fidel Velázquez y no lo pudieron hacer porque hay una verdadera cohesión en la CTM y se manda sola. Nuestro poder va en beneficio de los trabajadores, a pesar de que hemos estado muy por debajo de lo que realmente necesita el pueblo.

-

Entonces, usted es muy ingenuo. Si los presidentes sólo les han golpeado, insisto, ¿por qué seguirlos apoyando?
-
Perdóneme, pero no hay ingenuidad, hay nacionalismo. Esos presidentes le han dado una infraestructura importantísima al país, a pesar de lo que se diga. Ha habido sacrificios, sí. Pero allí está la infraestructura que hace de este México un país mejor. ¿Por qué la industria se ha desarrollado? Por la confianza que tienen en los trabajadores. Confianza que logramos a través de las contrataciones colectivas y confianza que damos en nuestro partido que, con todos los defectos que tengamos, hemos gobernado este país por varias décadas.

-

Los abogados creen que la jurisdicción de lo laboral debe trasladarse del ejecutivo al judicial, ¿qué opina de ello?
-
No sé quiénes son esos abogados que usted menciona...

-

Son gente de criterio muy respetado en México...
-
¿Cómo quién?

-

Como Néstor de Buen...
-
No, esos son puros hijos de la chingada... Y puede publicarlo.

-

Bueno, pero ¿dónde debe estar esa jurisdicción?
-
La jurisdicción debe de estar en los órganos laborales que marca la ley.

-

¿A cuánto ascienden los ingresos anuales de la CTM?
-
En verdad no sé. No se lo puedo decir, pero es muy poco lo que tenemos.

-

Y usted, ¿cuánto gana?
-
En la Confederación, ningún miembro del Comité gana un solo centavo. Yo gano lo que me paga la Comisión Federal de Electricidad como secretario general del sindicato.

-

Pero, ¿cuánto gana?
-
Se lo voy a decir, pero a la buena: gano $22,000 pesos mensuales y con 60 años de trabajo.

-

¿Y eso le permite llevar la vida de opulencia y lujos que se da?
-
Pues, si mi vida es de lujos, yo creo que la suya es de más lujos...

-

Pero yo no tengo un BMW...
-
Yo tampoco...

-

Yo creo que usted sí...
-
No, anduve en un BMW unos días, pero era prestado. Y además quiero decirle que ojalá tuviera ese BMW porque es más barato que cualquier carro de los americanos y encima dura 10 años.

-

¿Cómo es posible que un líder sindical pueda respaldar un salario mínimo como el que se tiene en México?
-
En primer lugar, en la CTM no lo hemos respaldado...

-

El que me va a perdonar ahora es usted, pero si anuncia apoyos incondicionales a su Presidente, y eso incluye aceptar a priori un salario que no garantiza una vida digna al trabajador, ¿no cree que su contradicción es muy simple?
-
Perdóneme, pero el salario mínimo no es una medida de gobierno. Por eso las informaciones que ustedes dan son equivocadas. La Comisión Nacional de Salarios Mínimos está integrada por patrones, por obreros y por gobierno. Es una solución tripartita y que sí, acepto que no satisface las necesidades que marca la constitución para las familias mexicanas, pero que se ha tomado como un principio económico para lo que sucede en la economía. Se ha convertido en indicador, pero no hay un solo individuo en la república que gane el salario mínimo. Ahora, si eso usted lo quiere tomar como bandera política, es otro boleto y ya me defenderé de usted...

-

Sí, pero si usted es capaz de decir que la CTM puede poner de cabeza a la oposición yo creo que mejor debería decirme que la CTM es capaz de poner de cabeza al gobierno y luchar verdaderamente por los trabajadores...
-
¿Sabe por qué no lo hacemos? Le voy a contestar: porque en eso, como en otras muchas cosas, cuando la CTM diga ¡basta!, este país se acaba en seis meses y si lo hacemos como lo estamos haciendo, poco a poco, vamos a resurgir como país.

-

Sin ánimos de ofenderle, ¿no cree que es cínico invocar una recuperación gradual cuando México se está quedando atrás en la dinámica del desarrollo mundial? ¿No cree que ya ha sido un ritmo muy lento por siete décadas?
-
En primer lugar no son muchas décadas. Perdóneme, es sólo una. Con todo respeto para usted, déjeme decirle que en las otras hubo mucha abundancia. Creo que usted es mucho más joven que yo y no lo vivió. Es sólo una década en que nos ha ido del cocol...

-

Cuando deje su puesto, ¿en qué condiciones quiere dejar la CTM?
-
Si logramos todos los pasos que estamos programando, dejaremos a la CTM con el rescate total de los salarios y, sobre todo, con una industria que tenga confianza en México y que haya creado los empleos que necesitamos.

-

¿No se le antojaría más hacer de la CTM una central obrera independiente? ¿No siente el gusanillo de ser soberbio y optar por algo verdaderamente trascendente para sus representados?
-
Perdóneme, pero la CTM es completamente independiente. Una cosa es lo que dicen esas personas que usted mencionó, que en realidad están sujetos a manos extranjeras, a una independencia real que tenemos...

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

¿No cree que el argumento de la extranjería está ya muy gastado? Como el cuento del coco que vendrá y te comerá...
-
No, no, no... Se actualiza. Ahora con motivo del TLC los extranjeros quieren meter las manos por todas partes. Mañana la Unión Europea también va a querer meter las manos... Nosotros vamos a velar porque las cosas de los mexicanos sólo sean para los mexicanos...

Ahora ve
León marino que era alimentado por una familia atacó a niña y la tiró al agua
No te pierdas
×