Leyenda en venta

-
RM

Goldman Sachs, el banco de inversión neoyorquino, es una leyenda. Uno de sus directivos, John Whitehead, tenía en su oficina el anuncio de la oferta de acciones de Ford en 1956, la mayor colocación hasta ese momento. Aparecían los nombres de los 722 intermediarios participantes. Cada vez que uno de ellos desaparecía o se fusionaba con otro, Whitehead lo tachaba de la lista con un marcador rojo. Queda Goldman Sachs, como el único banco de inversión que ha mantenido intacta su estructura de propiedad. No por mucho tiempo. El banco acaba de anunciar que pondrá a la venta una parte de su capital en la bolsa de valores de Nueva York. La anécdota de Whitehead es contada por Lisa Endlich, ex vicepresidente de Goldman, en el libro Goldman Sachs: The Culture of Success (aún no publicado en español). Es el recuento de una historia a punto de terminar. A diferencia de otras casas de bolsa, cuya principal motivación es la avaricia, Goldman Sachs había sido un refugio del conservadurismo y la meritocracia. Con la entrada en la bolsa desaparecerá el incomparable privilegio de sus empleados, de ser accionistas de Goldman Sachs tras casi una vida dedicada a las finanzas.

-

Newsletter
Ahora ve
Reino Unido descarta cambios en el nivel de alerta antiterrorista
No te pierdas