Licencia bajo la piel

-
Marina Delaunay

Actualmente en Estados Unidos 50 personas utilizan el chip implantable, y aunque aún se encuentra en fase experimental en ese país, esta tecnología llegará a México durante 2003, con un estimado de 300,000 usuarios potenciales.

-

Su uso hará innecesaria la portación de identificaciones o tarjetas de cualquier especie. Los defensores de los derechos humanos temen que los chips se conviertan en condición de una empresa para dar empleo, de un gobierno para dejar a un presidiario en libertad bajo palabra o para ofrecer asistencia social. También advierten sobre el riesgo de que las compañías o los gobiernos accedan a información del portador o lo rastreen invadiendo su derecho a la intimidad. Eso nunca debería ocurrir, pues el portador es el que debe autorizar su implante.

Newsletter
Ahora ve
Aerolíneas se ‘burlan’ del veto de EU a aparatos electrónicos en vuelos
No te pierdas